Bosch quiere cerrar la planta de Castellet i la Gornal (Alt Penedès), en una decisión que pone en riesgo el trabajo de 300 personas. Así lo ha anunciado este lunes a los trabajadores la dirección de la empresa, que en su día había llegado a dar trabajo a unas 1.200 personas de la zona.

El anuncio de los planes de cierre de Bosch en Castellet i la Gornal coinciden con la movilización de los trabajadores de la división Glass de la planta de Saint Gobain en l'Arboç, donde también están en riesgo medio millar de lugares de trabajo.

El comité de empresa de Bosch se reunirá martes de urgencia para analizar las medidas a tomar a partir de ahora, rechaza frontalmente la decisión y exige alternativas.

La fábrica de Bosch ha sufrido en los últimos años una reducción drástica de plantilla a través de ERO, bajas incentivadas y reducciones salariales, según recuerdan desde los sindicatos, que consideran esto una "clara muestra de la total carencia de implicación y carencia de inversión por parte de la multinacional".

La planta se dedica a la producción de componentes para la automoción.