El proceso de investigación interna abierto al FC Barcelona a raíz de la denuncia por el uso de cuentas falsas en las redes sociales, en principio contra el prestigio de diferentes personajes del entorno azulgrana, ha dado sorpresas y alguna situación inesperada como el conocimiento que la misma Fundación Barça tenía de las actividades de la empresa I3 Ventures, responsable según apuntó la Cadena SER el pasado lunes de esta trama organizada de acoso digital.

Las alertas han saltado cuando, a la hora de contrastar qué personas del staff del FC Barcelona y qué departamentos habían estado implicados o estaban al corriente de las verdaderas intenciones de la contratación de I3 Ventures, se puso de manifiesto que la directora de la Fundación, Maria Vallès, conocía desde hacía meses la capacidad y el modus operandi de esta empresa más allá de la monitorización de los contenidos y estado de opinión de la red.

En el momento de poner sobre la mesa toda la información, I3 Ventures, confirmó que mientras otros departamentos o áreas del club, como comunicación y el mismo aparato digital del club azulgrana, estaban completamente ajenos a los encargos, dossieres y análisis revelados por la investigación de la Cadena SER, la Fundación en cambio había mantenido contacto directo a través de su directora, Maria Vallès. Todo apunta que la directora de la Fundación tomó interés por indicaciones de quién entonces era el primer asesor del presidente. Jaume Masferrar, y cerebro de poner en marcha esta red paralela. Se supone que, por extensión, también tendría que estar al corriente el principal responsable directivo de la Fundación, el vicepresidente primero Jordi Cardoner.

Los dos, Maria Vallès y Jordi Cardoner, siempre se han mostrado particularmente interesados y preocupados por aumentar el conocimiento y la popularidad de la Fundación Barça entre la comunidad barcelonista, lo que explicaría seguramente el interés por los servicios de I3 Ventures. Otra cosa diferente, pero, es haber tenido conocimiento previo, cuando menos desde hace un año aproximadamente, de las otras prácticas de esta empresa, ahora denunciadas en la prensa, contra personas concretas, un extremo que en cuanto a la Fundación vendría a desmontar el relato de inocencia y de desconocimiento alegado por el mismo presidente Josep Maria Bartomeu y el club oficialmente.

En este sentido, el presidente habría quedado peligrosamente expuesto porque la Fundación, por su naturaleza, representa la honestidad, el hecho de proceder ético y el contenedor de los mejores y más admirados valores de club. Precisamente, la Fundación Barça se ha especializado a combatir el bullying digital en las escuelas desde que lo impulsó Maria Tejedor, ahora secretaría de la junta directiva y antes miembro de la Comisión Delegada de la Fundación. Tampoco se tiene constancia que, a pesar del conocimiento de estas actuaciones, desde la Fundación se hubiera alertado al departamento de Compliance del FC Barcelona para pararlo o cuando menos para investigarlo.