La asociación Convivencia Cívica Catalana, que ampara a las familias que han denunciado la inmersión lingüística en las escuelas catalanas, ha comenzado una campaña de denuncia de "politización" en las aulas.

Bajo el lema "Por una escuela políticamente imparcial en Cataluña", piden acabar con el que consideran un "adoctrinamiento de los menores de edad en el nacionalismo y en el separatismo".

El origen de la campaña surge la semana pasada, cuando en el último Pleno celebrado al Parlament, tanto PP como Ciutadans mostraron al hemiciclo fotografias de centros educativos que habían colgado una estelada en la fachada o en la puerta principal, y que el Departament las había hecho retirar.

Convivencia Cívica considera que en las aulas se enseña "una visión nacionalista imaginaria" y pone el ejemplo que "Cataluña es una comunidad autónoma de España y no un país al noreste de la península ibérica".

Con el objetivo de "denunciar la manipulación de la historia", la asociación presidida por Francisco Caja repartirá trípticos y pegatinas con los logos de la campaña en varias localidades catalanas.