La borrasca Gloria ha hecho crecer el caudal de los ríos hasta provocar, de manera destacada, el desbordamiento del Ter en Girona y Bescanó, del Fluvià en la Vall d'en Bas y Olot, de la Tordera y del Lago de Banyoles. El Gurri también se ha desbordado, ha informado el Ayuntamiento de Vic. En Badalona, el temporal ha roto el Puente del Petróleo; y en Blanes, las oleadas han roto el dique del puerto. Las imáneges de satélite han retratado el fuerte impacto sufrido por el Delta del Ebro, donde el agua del mar ha inundado 2.000 kilómetros cuadrados de arrozales. La alerta de peligro se mantiene este miércoles por la mañana sobre el Fluvià, el alto y bajo Ter (incluyendo el Onyar, la Riera de Osor y el Daró), la Tordera y el Besòs.

Protección Civil ha indicado que el principal riesgo de desbordamiento se localiza en las cuencas del Baix Empordà y ha instado a los ciudadanos a no bajar la guardia porque "el episodio todavía no ha acabado". El nivel de emergencia de Plan Inuncat se ha activado ante la llegada de un frente de tormentas esta tarde.

Cinco personas han muerto debido a los efectos de la borrasca y dos personas han desaparecido en Palamós y Begues. El Servicio de Emergencias Médicas (SEM) ha informado este miércoles por la mañana de que ha realizado 59 asistencias sanitarias debido al fuerte viento, de las cuales 50 han requerido traslados.

149.000 alumnos catalanes se ven afectados este miércoles por el cierre de centros educativos que es consecuencia del temporal, ha informado la consejería de Educación, y la Universitat de Girona ha detenido su actividad. El Servicio Catalán de Tráfico cifra en una cincuentena los tramos de la red viaria afectados por inundaciones, desprendimientos o nieve.

La consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, ha anunciado que el gobierno catalán pondrá en marcha un protocolo de respuesta a los efectos de la borrasca cuando se haya superado la situación de emergencia. El Pleno del Parlamento, previsto para este miércoles tras un primer aplazamiento, se ha vuelto a suspender.