Cataluña, destino turístico sostenible y reconocido internacionalmente

Los visitantes nos sitúan como destino top en sostenibilidad dentro del arco euromediterráneo, puesto que la oferta turística incluye actividades y destinos que promueven el respeto por el medio ambiente

,

Cataluña se percibe como un destino líder en sostenibilidad, de acuerdo con las percepciones de los turistas de destinos de la Euromediterránea. Así lo destaca, en declaraciones al , el director de la Agència Catalana de Turisme (ACT), Narcís Ferrer i Ferrer. Conseguir esta valoración elevada en sostenibilidad “no es mérito solo del sector turístico”, sino de un conjunto de elementos propios de nuestro país, como “la movilidad sostenible, el reciclaje, la gestión del agua o como se consumen nuestros productos alimentarios”. Avanzar en este reto es clave para el futuro del sector turístico y del país, si se tiene en cuenta, como manifiesta Ferrer, que “el turismo en Cataluña ha llegado a su tope cuantitativo y lo que tenemos que hacer es gestionar esta cantidad con la mejor calidad”, de acuerdo con los cuatro grandes principios turísticos: la desestacionalización; la desconcentración; la diversificación y el aumento del gasto turístico.

Una prueba de fuego para el sector ha sido la gestión de la sequía crónica que sufre Cataluña y otras zonas del Mediterráneo. Desde la Agència Catalana de Turisme se ha optado por comunicar con transparencia la situación, para que el turista fuera consciente que visita un territorio con un equilibrio ecológico delicado y que hay que ser responsables.

El impacto de la sequía en los múltiples destinos turísticos de Cataluña generó una gran preocupación en el conjunto del sector y fue muy importante la comunicación con los mercados más próximos, como el francés, el alemán o el inglés, para que fueran conscientes que no era una crisis de recursos hídricos de Cataluña, sino de todo el Mediterráneo. Según el director Narcís Ferrer, “el Govern hizo un ejercicio de madurez hacia sus ciudadanos, explicándolos que la situación era grave y que nos teníamos que ajustar a la situación del momento”. De cara a los mercados turísticos, había que trasladar que el sector “prestaría los servicios y garantizaría la calidad turística como siempre, pero tomando conciencia del problema climático y de la capacidad de los recursos hídricos. “Estamos orgullosos de la campaña comunicativa, porque la situación es grave y no nos podemos esconder. Tenemos que ser responsables porque hemos apostado claramente por un turismo responsable y queremos captar un turista valioso y responsable, que nos trate de forma consciente”, según Narcís Ferrer.

En esta estrategia por un turismo sostenible, Cataluña tiene en marcha el plan de marketing de la economía del visitante, que quiere “buscar el equilibrio entre el desarrollo y la rentabilidad empresarial y los beneficios sociales hacia la ciudadanía”. Según una nota informativa del Goveern, “es la primera vez que se habla de un plan de marketing de la economía del visitante, porque vincula el destino y la actividad turística con el retorno que recibe el residente”.

Para Narcís Ferrer, la gran diversidad de comportamientos de los turistas “afecta directamente los residentes y lo tenemos que tener en cuenta cuando tomamos decisiones en el ámbito del turismo. Si, por ejemplo, hacemos que el destino sea más confortable para el visitante ante el cambio climático, el residente también se beneficiará”.

Según el trabajo de final de máster Imagen percibida de Cataluña como destino sostenible, de Maria de Mar Gil Cruz, que fue técnica turística durante más de 20 años en las Oficines de Turisme de Catalunya en Barcelona, “se tiene que tender en la planificación turística de un desarrollo adecuado para la capacidad de carga del ecosistema del destino para que sea efectiva. Reducir la huella ecológica del destino y sus visitantes tendiendo al ahorro energético, menguando el impacto ambiental ligado a los hábitos de alimentación, transporte y vivienda, disminuir el consumo de agua y la producción de aguas residuales, optimizar el consumo de bienes y servicios, buscando siempre materiales sostenibles, rebajar en el mínimo los desechos y reciclar las inevitables”. Según afirma el estudio, “la calidad de la experiencia turística implica garantizar el bienestar de las personas que habitan el destino de forma permanente, garantizando el equilibrio entre el destino turístico y las otras múltiples formas de vivir tanto para la comunidad residente como para los visitantes, en cuanto que residentes temporales”.

Según el estudio de Maria de Mar Gil Cruz, se han hecho pasos importantes para avanzar en este objetivo. Cita la Declaración de Barcelona de NECSTouR, la red de regiones europeas para un turismo sostenible y competitivo, que pretende mejorar la sostenibilidad y la competitividad de los impactos sociales y culturales del turismo a Europa (NECSTouR, 2018). Su primera premisa es que “lo que es bueno para los residentes es bueno para los visitantes”, una de las directrices para la planificación turística sostenible. Tres años más tarde, otro adelanto importante fue la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, donde algunas de las empresas más importantes del sector se unieron con los gobiernos para comprometerse a reducir las emisiones de CO₂ a la mitad con horizonte 2030 y lograr el objetivo de cero emisiones el 2050. Cataluña ratificó su firma en Fitur en 2022.

Entre las propuestas recogidas en el estudio para reforzar Cataluña como destino turístico sostenible, una de las más destacadas es “aprovechar las interrelaciones de gastronomía y patrimonio”. Según indica, “en la hora de diseñar actividades sostenibles, las empresas que ofrecen turismo sostenible tendrían que hacer todo lo posible para combinar costumbres locales y atractivos famosos”, y pone como ejemplo clases de cocina combinadas con visitas a los mercados de payés. El hecho que Cataluña se haya centrado en el desarrollo del enoturismo, de acuerdo con las características del clima y el patrimonio cultural en las diferentes denominaciones de origen, se considera un acierto por parte de la autora del estudio.

Desde el ACT, Narcí Ferrer introduce el concepto de enogastronomia y defiende esta apuesta porque “nos hace diferentes, singulares, permite llegar a diferentes perfiles de la demanda con una capacidad de gasto más alto que en otros segmentos y genera una desconcentración de los turistas por todo el territorio”. La variedad de nuestra gastronomía permite al visitante disfrutar de múltiples experiencias durante todo el año, y es “un segmento con una gran potencia de crecimiento”, como afirma el director de la agencia.

En este sentido, Cataluña será la Región Mundial de la Gastronomía el 2025. Se convertirá en la primera región europea que recibe esta distinción, que impulsa el Instituto Internacional de Gastronomía, Cultura, Artes y Turismo (IGCAT). El título quiere promover aquellas regiones que contribuyen a la mejora de la calidad de vida, haciendo valer las diferentes culturas alimentarias, la educación para la salud y la sostenibilidad y la innovación gastronómica. En este reto, el Govern considera clave la implicación de los diferentes agentes del ecosistema gastronómico, turístico y de productores del país, y por eso, pide su adhesión al conjunto de acciones se harán a lo largo del año 2025.

Puedes leer el artículo entero en el número 1580 de la edición en papel del EL TRIANGLE.

(Visited 31 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario