España se suma al procedimiento del Tribunal Internacional de Justicia iniciado por Suráfrica contra Israel

Albares no se pronuncia sobre si se ha cometido genocidio: "Esta es una tarea del tribunal"

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, ha anunciado este jueves que España se suma al procedimiento del Tribunal Internacional de Justicia iniciado por Suráfrica contra Israel. Un paso que según ha afirmado tiene como objetivo apoyar a las actuaciones del tribunal y sus medidas cautelares, que son de obligado cumplimiento. Albares no se ha querido pronunciar sobre un elemento clave de este proceso, la acusación de genocidio contra Israel. «España no se pronuncia sobre el delito en si», ha dicho, porque esto «es una tarea del tribunal». El ministro tampoco ha avanzado si el ejecutivo retirará o no la embajadora en Israel, y en cuanto al consulado en Jerusalén ha recordado que las relaciones internacionales se rigen por el principio de reciprocidad.

El gobierno español ha hecho este anuncio en una convocatoria de urgencia a la prensa por parte del Ministerio de Exteriores. Albares ha afirmado que este es un paso que el ejecutivo español ha estudiado hacer desde hace semanas, y ha decidido actuar después de los «acontecimientos de los últimos días» en la operación militar de Israel en Gaza.

El ministro ha afirmado que para España ha sido «definitivo» el hecho de que Israel «no está cumpliendo» las medidas cautelares dictadas por el Tribunal, que entre otros implican parar la ofensiva en Rafah y permitir la prestación de servicios básicos y la asistencia humanitaria en la población civil.

«Pedimos una vez más el cese de los bombardeos, el alto el fuego, la liberación de los rehenes y el acceso de la ayuda humanitaria en la población civil», ha dicho.

Según el ministro, el objetivo de la medida es «que la paz vuelva a Gaza y Oriente Medio», que «se respeten medidas cautelares» y «apoyar al tribunal en su tarea». También «fortalecer el papel de las Naciones Unidas» y avanzar en la «solución de los dos Estados».

Albares ha recordado que una vez el Estado interviene en la demanda, «cualquier decisión del tribunal pasa a ser de inmediata aplicación para este Estado». Por ahora la Fiscalía del Tribunal ha pedido la detención del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu.

De hecho, según Albares, el Estado no se posiciona a favor de ninguno de las partes del procedimiento, sino que solo presenta una «declaración de intervención» después de que el Tribunal Internacional abrió esta posibilidad hace algunas semanas.

Albares no se ha querido pronunciar sobre el objeto del procedimiento iniciado por Suráfrica, determinar si Israel está cometiendo un delito de genocidio. «España no se pronuncia sobre el delito en si», ha dicho. «Lo que hacemos es lo que permite el estatuto del tribunal: intervenir en la demanda apoyando al tribunal».

(Visited 24 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario