La Audiencia de Barcelona descarta recusar al instructor del caso Volhov al no apreciar «interés directo o indirecto»

Los magistrados admiten que la entrevista de Joaquín Aguirre a una televisión alemana quizás no era necesaria, pero concluyen que no afecta a la causa

Josep Lluís Alay
Josep Lluís Alay

La Audiencia de Barcelona ha desestimado las tres peticiones de recusación contra el magistrado instructor del caso Volhov, el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, ​​Joaquín Aguirre, que investiga los supuestos vínculos entre Rusia y el independentismo catalán. Según el tribunal, no se ha demostrado objetivamente un «interés directo o indirecto» del juez en el caso, por lo que concluye que no se le puede apartar de la causa.

La defensa de Josep Lluís Alay, jefe de la oficina de Carles Puigdemont, pidió la recusación de Aguirre a raíz de una entrevista en la televisión alemana ARD. El escrito presentado por la defensa de Alay alegaba como motivo una «pérdida absoluta de imparcialidad» del magistrado durante la entrevista, en la que hablaba de la causa abierta que investiga. El abogado Gonzalo Boye destacó que en las afirmaciones de Aguirre no había «nada de imparcialidad ni pudor» ni una tesis investigadora sino «persecutoria». Por todo ello, solicitó que se apartara al instructor de la investigación.

De hecho, según recoge la ACN, el abogado se mostraba convencido de que tarde o temprano se demostraría que la entrevista «ni siquiera fue casual ni un acto de irresponsabilidad», sino «algo bastante más serio» y pedía que se emitiera una orden europea de investigación para acceder a los originales de la entrevista.

Por otra parte, en la petición de recusación, la defensa de Alay también se refería a otras muestras de «falta absoluta de imparcialidad» y citaba las manifestaciones hechas por el magistrado recusado en el interrogatorio a otro investigado, Víctor Terradellas, en mayo de 2022, durante la cual afirmó que «Puigdemont se cagó en las bragas» y tachó al expresidente catalán de «débil y cobarde», entre otras expresiones.

La Audiencia ha reconocido que los comentarios son «ciertamente inoportunos, impertinentes e innecesarios», pero que tampoco demuestran un interés directo o indirecto del magistrado en el procedimiento, y ha indicado que Aguirre cumplió el protocolo de comunicación de los jueces y no ofreció información confidencial del caso, añade la misma información.

(Visited 34 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario