Sánchez anuncia el reconocimiento del Estado palestino: «Es una decisión histórica que tiene por objetivo contribuir a la paz»

El presidente español dice que España contempla las fronteras de 1967 y Jerusalén Este como capital

El president del gobierno central, Pedro Sánchez, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, en una reunión en el Cairo (Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa)

España se suma este martes a los 140 países del mundo que reconocen el Estado Palestino. Lo hace por acuerdo del Consejo de Ministros que se reúne este martes y de manera sincronizada con Irlanda y Noruega. En una comparecencia institucional sin preguntas, en castellano e inglés, el presidente español, Pedro Sánchez, ha anunciado la decisión «histórica» que tiene «un único objetivo: contribuir al hecho que israelíes y palestinos logren la paz».

Pedro Sánchez ha dicho que «el reconocimiento del Estado de Palestina no solo es una cuestión de justicia histórica, sino una necesidad para lograr la paz», porque «es la única manera de avanzar en la solución de un Estado Palestino que conviva en paz y en seguridad con el Estado de Israel«.

Sánchez ha recordado que este Estado tiene que ser «viable», con «Cisjordania y Gaza conectadas por un corredor y Jerusalén Este como capital», unificadas con «el gobierno legítimo de la Autoridad Nacional Palestina«.

Un criterio alineado con las resoluciones de las Naciones Unidas y con la posición que tradicionalmente ha mantenido la Unión Europea. Por eso, según Sánchez, el Estado español «no reconocerá cambios en las líneas fronterizas de 1967 que no sean los acordados por las partes».

El presidente español ha querido destacar que esta decisión que no se adopta «contra nadie», y «menos contra Israel, un pueblo amigo a quien respetamos, apreciamos y queremos tener la mejor relación posible». «Esta decisión refleja nuestro rechazo frontal y rotundo a Hamás, que está en contra de la solución de los dos Estados».

Por este motivo, según Sánchez, desde este martes el ejecutivo se centrará en hacer posible la solución de los dos Rstados. Primero haciendo un llamamiento a un alto el fuego permanente, pero también pedido la entrada de ayuda humanitaria y h la liberación inmediata de los rehenes que se encuentren en manos de Hamás.

Sánchez también ha anunciado que el ejecutivo apoyará a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en el proceso de reformas iniciado por su nuevo gobierno. La ANP es «nuestro socio para la paz y necesitará todo nuestro apoyo», ha dicho. España también destinará esfuerzos para una conferencia de paz que apruebe la solución de los dos estados.

Con este paso, según Sánchez, el Estado español busca impulsar la «paz y a prosperidad» y actúa «de acuerdo con el que se espera de un gran país como es España».

Según fuentes de la Moncloa, la decisión no se tiene que convalidar en el Congreso de los Diputados, porque ya existen resoluciones de la cámara en esta dirección.

El reconocimiento del Estado Palestino llega en medio de la ofensiva de Israel en Rafah. A pesar de la orden del Tribunal Internacional de parar las operaciones en esta zona, Israel bombardeó el domingo un campo de desplazados donde mató al menos 45 personas. El gobierno de Benjamín Netanyahu ha afirmado que se trató de un error y ha anunciado una investigación.

La decisión llega en plena campaña electoral de las elecciones europeas del 9 de junio, y también tiene derivadas en clave interna en España

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, afirmó este lunes que a pesar de que es partidario de la solución de los dos Estados, reconocer ahora el Estado Palestino «hace daño» en el pueblo palestino porque «beneficia» Hamás.

España adopta la decisión a pesar de las amenazas de Israel, que ya ha llamado a consultas su embajadora en Madrid y que considera que la decisión «es una recompensa para Hamás». Un video difundido por el gobierno de Benjamín Netanyahu va más allá para advertir que «los días de la Inquisición han acabado» y «a los que nos hagan daño, les haremos daño como respuesta».

Las advertencias de Israel han topado con la respuesta del ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, que aseguró que «nadie atemorizará» al Estado español. También del alto representante de la Unión Europea, Josep Borrell, que afirmó que «la reacción de Israel es una agresión verbal totalmente injustificada y extrema».

(Visited 14 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario