Los usuarios del transporte público tardan un 20% más en entrar a Barcelona que los de vehículos privados

Un estudio del RACC concluye que hay que ampliar las redes, incrementar las frecuencias y mejorar la capacidad de absorción

El president de RACC, Josep Mateu, en rueda de prensa (Cedida RACC)

El RACC ha presentado el estudio Análisis de la experiencia de usuario en el transporte público de los accesos a Barcelona, un informe que evalúa el uso de los distintos modos de transporte interurbanos para entrar en Barcelona. El objetivo es entender la competitividad y el nivel de servicio de cada uno de ellos a primera hora de la mañana en días laborables, así como la perspectiva de los usuarios que hacen uso para llegar a Barcelona sin utilizar el vehículo privado. Para realizar este estudio, el Club ha analizado la red con destino Barcelona de Rodalies de Catalunya (Renfe), Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) y Bus Exprés (la red de autobuses de altas prestaciones, que incluye las líneas interurbanas con más demanda de cada provincia).

Entre las principales conclusiones del estudio destaca que el usuario del entorno metropolitano asume que para entrar en Barcelona tarda un 20% más en transporte público que si lo hiciera en vehículo privado. Además de invertir más tiempo en su trayecto, hay que tener presente que también experimenta un desplazamiento incómodo por la saturación de corredores como los ferroviarios del Delta del Llobregat y del Maresme, que están al límite de su capacidad en hora punta. Ante esto, las principales demandas de mejora del usuario del transporte público interurbano son tener cerca las paradas y estaciones para poder acceder a pie y una mayor frecuencia de los servicios.

Concretamente, el acceso a Barcelona en tren desde el Llobregat y desde el Maresme se encuentra al límite de capacidad en hora punta, con un 90% de ocupación, especialmente de 7:30 a 8:30 horas. En los corredores ferroviarios del Baix Llobregat y el Vallès Occidental, servidos tanto por Rodalies de Renfe como por FGC, la ocupación media se acerca al 80%, mientras que el Vallès Oriental es el corredor con menor ocupación, pero también menor oferta. Los servicios de bus exprés presentan un grado de ocupación medio en hora punta próximo al 80%, siendo superior de 7:30 a 8:30 horas que de 8:30 a 9:30 horas.

Por lo tanto, la oferta actual de transporte público no es una opción rápida para el usuario y es por eso que hay que ampliar las redes y extender las líneas para acercarlas a los lugares de residencia de la población, además de incrementar frecuencias en las líneas saturadas para mejorar la competitividad del transporte público en términos de tiempo de viaje. Más allá de la rapidez del trayecto, una movilidad obligada incómoda tampoco es una buena manera de incentivar el uso del transporte público, por lo que también es necesario mejorar la capacidad de absorción de la demanda de la red actual, puesto que sin hacerlo el transporte público interurbano seguirá sin ser una alternativa competitiva para muchos usuarios.

En cuanto a los motivos de uso, los usuarios del entorno metropolitano que disponen de vehículo propio manifiestan que el principal motivo para utilizar el transporte público es evitar las congestiones que se forman en las entradas de la ciudad en las horas punta. Por otro lado, como concluye el estudio, a partir de cierta distancia el usuario es cautivo del transporte público. De hecho, en viajes con más de una hora con origen a las tres primeras coronas, la mayoría de usuarios que usan el transporte público no tienen alternativa en vehículo privado.

En total, se han estudiado 42 de las 50 líneas en las horas de más actividad del día, entre las 7:30 h y las 9:30 h de la mañana, y se han realizado 1.100 encuestas a usuarios de estos servicios para conocer su experiencia y propuestas de mejora.

(Visited 49 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario