Citizen Lab oculta en el ‘CatalanGate’ a las personas supuestamente espiadas que están vinculadas a la trama rusa del ‘procés’

Alexander Dmitremko, guía de José Luis Alay en su visita a Moscú para buscar apoyo a la independencia, dice que ha sufrido nueve ataques con Pegasus pero no aparece en el informe del colectivo canadiense

Alexander Dmitrenko assegura en aquest tuit que l'han espiat 9 cops amb Pegasus però no figura al 'CatalanGate' de Citizen Lab

En el informe bautizado como CatalanGate que elaboró Citizen Lab sobre el supuesto espionaje a personas partidarias de la independencia de Catalunya existen ausencias sorprendentes. En el documento que subió a su portal de Internet el pasado 18 de abril del año pasado este colectivo canadiense choca que no aparezcan dos personas: Alexander Dmitrenko y Víctor Terradellas.

Dmitrenko acompañó a Josep Lluís Alay, jefe de la Oficina del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, como mínimo, en uno de los tres viajes que realizó a Rusia, entre junio de 2019 y febrero de 2020. Alay sí aparece en el CatalanGate de Citizen Lab, donde se asegura que recibió seis mensajes sospechosos de estar vinculados con el programa espía Pegasus. Estos mensajes habrían sido enviados el 13 de julio de 2020 o en los días inmediatamente anteriores o posteriores. Sorprende que Dmitrenko no aparezca entre las presuntas víctimas del espionaje denunciado por Citizen Lab porque él mismo explicó en Twitter que su teléfono móvil había sido atacado 9 veces con Pegasus entre el 11 de diciembre del 2019 y el 30 de junio del 2020.

¿Quién espió a este empresario nacido en Rusia y que vive en Cataluña desde muy joven? ¿Por qué no aparece como víctima del espionaje con Pegasus en el CatalanGate cuando él mismo ha hecho público que ha sido atacado 9 veces con este programa?

Citizen Lab asegura que ha detectado que los teléfonos móviles de 65 personas fueron infectados o se intentó hacerlo con Pegasus u otro malware llamado Candiru. En su CatalanGate figuran los nombres de 60 de estas personas, pero hay 5 que aparecen como anónimas. Una de estas víctimas se esconde detrás de las siglas A.C. Este caso aparecía en el informe publicado el 18 de abril a nombre de Antoni Comín, pero el director de Citizen Lab, Ronald Deibert, reconoció el pasado diciembre que había sido un error y que no tenía constancia de que el teléfono del ex-consejero de Salud hubiera sido infectado. Sustituyó su nombre por ese misterioso A.C.

De uno de los otros cuatro presuntos espiados que por alguna razón que se desconoce no dan la cara en el informe se dice que no se sabe cuándo le infectaron el teléfono. De los otros tres se afirma que las infecciones se produjeron en 2018, 2019 y 2020. ¿Alguno de ellos es Dmitrenko? ¿Es posible que Víctor Terradellas sea otro? Terradellas es el dirigente del partido de Carles Puigdemont que le organizó la entrevista con unos emisarios rusos en octubre del 2017 que ofrecían el apoyo a la independencia de Catalunya a cambio de que el gobierno de la Generalitat reconociera la soberanía de Rusia en Crimea y que convirtiera a Cataluña en un paraíso de las criptomonedas.

En las reuniones que Terradellas organizó entre miembros del gobierno catalán y los emisarios del Kremlin participó Elsa Artadi, entonces consejera de la Presidencia y portavoz del gobierno de Puigdemont. En el Catalangate consta como espiada pero sin que se indique cuándo se infectó su teléfono.

Es evidente que Citizen Lab ha querido echar tierra sobre la trama rusa del procés, ya que esa conexión justifica, lógicamente, el espionaje de las intenciones de un gobierno autonómico que ponía en peligro la cohesión de la Unión Europea. A Rusia le interesaba y le interesa una Europa dividida. Y a Citizen Lab no le interesaba que se hablara de Rusia en su CatalanGate. Alexander Dmitrenko ha explicado que la confirmación de las infecciones de su teléfono móvil la había conseguido con la ayuda de Amnistía Internacional. Citizen Lab ha asegurado que pidió a Amnistía internacional que analizara 4 de los 65 casos que incluye en su informe para confirmar su afirmación de que habían sido atacados con Pegasus. Ninguno era el del empresario ruso. De hecho, la palabra Rusia no sale en ninguna de las páginas y gráficos del CatalanGate. Curioso.

(Visited 162 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario