La sombra de la conexión rusa del ‘procés’ vuelve al Parlamento europeo

El profesor José Javier Olivas presentó en Bruselas “El caso Pegasus. Una revisión crítica del informe 'CatalanGate' de Citizen Lab”, con 36 páginas dedicadas a esta trama

Pàgina de l'informe 'El cas Pegasus' de José Javier Olivas on apareix el cap de l'Oficina de Puigdemont, Josep Lluis Alay a Moscou

La conexión entre dirigentes independentistas catalanes y emisarios rusos para conseguir apoyo por la independencia de Catalunya volvió a estar presente en el Parlamento europeo. Ya se había hablado de ella en varias sesiones de la comisión PEGA (encargada de examinar el uso del programa espía de vigilancia Pegasus y otros programas equivalentes) y de la que estudia las injerencias extranjeras en todos los procesos democráticos de la Unión Europea. El informe “El caso Pegasus. Una revisión crítica del informe CatalanGate de Citizen Lab”, elaborado por el profesor del departamento de Ciencias Políticas y de la Administración de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) José Javier Olivas lo volvió a poner sobre la mesa de la Eurocámara, el pasado jueves 9 de febrero. Lo presentó en la sede del Parlamento europeo en un acto organizado por el grupo de Ciudadanos, que le había invitado anteriormente a comparecer en la comisión PEGA pero fue vetado a última hora.

Olivas recibió la invitación de la comisión PEGA para comparecer pero Citizen Lab, el colectivo canadiense que publicó el informe bautizado como CatalanGate el pasado abril puso en marcha una campaña de desprestigio en contra de él. El director de Citizen Lab, Ronald Deibert, amenazó con que no participaría ningún representante de su equipo en la comisión si lo hacía el profesor de la UNED. Por último, la invitación a Olivas le fue retirada pocos días antes de la comparecencia prevista. El eurodiputado de Ciudadanos, Jordi Cañas, explicó que la presentación del informe de Olivas era un desagravio del maltrato que había recibido.

El apartado que este informe dedica a la trama rusa del ‘procés’ se titula «Conexiones con Rusia y la estrategia de blockchain para la secesión». Ocupa 36 de las 247 páginas del estudio y comienza así: “A pesar de las conexiones conocidas de varios de los participantes con los emisarios del Kremlin, el informe CatalanGate no hace ninguna referencia a Rusia y no considera que los servicios secretos rusos ni los piratas informáticos rusos puedan estar detrás de ninguna de las infecciones que afirman haber detectado en España, una hipótesis verosímil que Citizen Lab optó por descartar”. Y sigue: “Casualmente, las últimas rondas de análisis del informe CatalanGate fueron realizadas por Citizen Lab poco después de que surgieran varias pruebas incriminatorias de las investigaciones judiciales relativas a las relaciones entre líderes secesionistas y Moscú y la aprobación en el Parlamento Europeo en marzo de 2022 de una propuesta para investigar los vínculos entre el secesionismo catalán y Rusia”.

El informe hace una exposición exhaustiva de todas las informaciones que se han conocido sobre la trama rusa del ‘procés’, las reuniones del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont con emisarios del Kremlin coincidiendo con la proclamación de la independencia de Catalunya en octubre de 2017, la oferta de estas personas de apoyar la secesión con dinero e incluso soldados, las visitas a Moscú de Josep Lluís Alay, jefe de la Oficina de Presidencia, en 2019, para conseguir este aval, las aportaciones al ‘procés’ del informático Edward Snowden, exiliado en Rusia, o del programador australiano Julian Assange.

También analiza la estrategia de apuesta por las criptomonedas como una herramienta de promover la independencia financiera y la relaciona con la petición de los emisarios rusos de convertir a Cataluña en un paraíso para estas monedas a cambio del apoyo a la secesión.

A Olivas se le hace «difícil de comprender por qué Citizen Lab ignoró completamente estos vínculos al establecer hipótesis de la autoría del espionaje y su posible legalidad». Entiende el profesor de la UNED que varios países y servicios de inteligencia “podrían tener un claro interés en vigilar a estos políticos y activistas, ya que podrían contribuir a una operación de desestabilización que podría tener consecuencias de gran alcance por Europa. Los servicios secretos rusos pueden estar interesados en aumentar el número de víctimas en la denuncia como medio para desacreditar a España y a los gobiernos occidentales en general”.

Ninguno de los eurodiputados que aparecen en el CatalanGate de Citizen Lab como víctimas del espionaje con Pegasus -Carles Puigdemont, Diana Riba y Jordi Solé– estuvieron presentes en la sala del Parlamento europeo donde Olivas presentó su informe. Lo pudieron seguir on line desde sus despachos. El argumentario independentista sostieneque la trama rusa del ‘procés’es un invento de los contrarios a la independencia. La comisión que estudia las injerencias rusas en las democracias europeas volverá a tratar esta cuestión próximamente. La eurodiputada de Ciudadanos Maite Pagazaurtundúa ha solicitado al Centro Europeo de Excelencia para la Lucha contra las Amenazas Híbridas (Hybrid CoE) que realice un análisis específico de las injerencias de Rusia en Catalunya para desestabilizar a la Unión Europea. Lógicamente, la Unión Europea está interesada en combatir las campañas de desestabilización originadas en el Kremlin.

(Visited 370 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario