El nuevo ‘Zona Franca’ se aleja del humor del odio y pierde audiencia

Más de 700 seguidores abandonan el Twitter del programa que ahora presenta Danae Boronat y que ha prescindido del saludo inicial de 'puta nit i bona Espanya'

Danae Boronat, fent el monòleg inicial de 'Zona Franca', el dimecres 1 de març

El regreso del programa Zona Franca a la parrilla de TV3 ha supuesto su alejamiento del humor del odio que había caracterizado la etapa en la que lo presentó Joel Díaz y un gran descenso de la audiencia. El último programa que presentó Díaz, el 26 de enero, tuvo una audiencia de 139.000 espectadores, un 10,7% de cuota de pantalla. Fue un nivel superior al habitual, impulsado por el escándalo que había vivido el programa con el despido de su colaborador Manel Vidal comunicado el día anterior por la dirección de TV3. En enero, la audiencia de Zona Franca había oscilado entre los 24.000 del día 18 y los 117.000 del día 2. La media era de entre unos 60.000 y unos 80.000 espectadores y entre un 6% y un 9% de la cuota de pantalla.

El primer programa presentado por Danae Boronat, el pasado lunes 30 de enero tuvo 87.000 espectadores y un 6,1% de cuota de pantalla. Al día siguiente, estas cifras descendieron a 51.000 y un 6,6%, y el miércoles se quedaron en 20.000 y un 1,7%. El jueves repuntó y alcanzó los 72.000 espectadores y un 5,9% de cuota. Si el criterio que sigue la dirección de TV3 para mantener Zona Franca en pantalla es la audiencia, su futuro se presenta difícil.

El Zona Franca de Joel Díaz era idolatrado por los independentistas más fanatizados. Su saludo inicial en cada programa gritando puta nit i bona Espanya’ atrajo a la parroquia de la CUP, destacados dirigentes de la cual se rasgaron las vestiduras cuando el director de TV3, Sigfrid Gras, dijo ya había hecho «su recorrido» y había que cambiarlo. Diputados y ex-diputados de la CUP se solidarizaron con Manel Vidal, despedido porque identificó a los votantes del PSC con una esvástica nazi. También lo hicieron con Joel Díaz cuando anunció que renunciaba a seguir presentando el programa.

La productora de Zona Franca, Atomic Beat Media, firmó un contrato con la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) por el que cobraba 1,3 millones por realizar el programa durante una temporada. Atomic Beat Media no estaba dispuesta a renunciar a ese dinero y, por eso, luchó por seguir produciendo Zona Franca incluso cuando muchos medios ya lo daban por enterrado.

Joel Díaz se presentaba como independentista cada dos por tres en Zona Franca. Antes de presentarlo había hecho declaraciones afirmando tener un odio visceral hacia España. Danae Boronat tiene un perfil distinto. Viene de transmitir por TV3 los partidos de fútbol del Barça femenino y de presentar la tertulia deportiva Onze. En su currículum consta haber trabajado en la televisión ultraconservadora 13TV y presentado una gala de Mundo Crypto, una empresa del mundo de las criptomonedas acusada de arruinar a mucha gente.

Boronat saludó el primer día de Zona Franca con un doble ‘Bona nit’ y está haciendo un programa irónico, feminista y amable, alejado de la agresividad de su primera etapa. Muchos seguidores fanáticos que cantaban las alabanzas del de Joel Díaz se han desahogado insultándola en Twitter. Los 24.688 seguidores que tenía Zona Franca el domingo en esa red social se habían convertido en 23.986 el viernes; es decir, más de 700 habían desertado.

Para recuperar audiencia, Zona Franca necesitará invitados que atraigan el interés por el programa. Joel Díaz se hartó de invitar a personajes conocidos para que se sentaran en el sofá de los entrevistados. A menudo invitó durante el programa a los hermanos del grupo Estopa. Misión imposible. Nadie que no fuese de la cuerda independentista o amigos de los miembros del programa quería acudir a un late night show que comenzaba cada noche insultando a España y a los españoles. Ahora, sus puertas están más abiertas que antes a invitados de pensamiento y trayectoria plural.

Zona Franca mantiene algunos tics de la etapa anterior. La colaboradora Yael Brusca se animó a decir, el miércoles, que “decir Holi es como de votante del PSC”. Sin embargo, la audiencia que reía este tipo de humor ha huido del programa. Y el nuevo Zona Franca no lo tiene fácil para captar nuevos espectadores.

(Visited 474 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario