El caso Negreira pone en apuros y tensiona a la prensa laportista

La reacción de Laporta, ambigua y poco trasparente, provoca recelos y críticas en sus más fieles bastiones mediáticos mientras los grupos de opinión emiten un comunicado ridículo y sumiso

José María Enríquez Negreira, en el programa 'Gol a gol', en el 1993
José María Enríquez Negreira, en el programa 'Gol a gol', en el 1993.

La prensa y las redes sociales barcelonistas, mayoritariamente de signo y tendencia laportistas, están en un verdadero aprieto como consecuencia del caso Negreira, en el que, de forma directa y admitida, a falta de explicaciones, el actual presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, se ha visto implicado de acuerdo a las informaciones que han trascendido de las investigaciones de la Fiscalía.

Las tertulias y las opiniones, en general, arremeten contra el papel aparentemente irresponsable y puede que ilícito de los cuatro presidentes de la cadena iniciada en 2001 cuando Joan Gaspart puso los cimientos de una relación tan perversa y tóxica que, a lo largo de los siguientes 18 años, llegó a convertirse, por las trazas que presenta, en una especie de chantaje y de corruptela. No parece que el Barça, mediante este relación articulada a través del clan de los Negreira y de Josep Contreras, haya condicionado las actuaciones arbitrales, eso parece fuera de toda duda, pero resulta del todo opaco y sucio el destino acumulado de más de 7 millones finalmente retirados en efectivo desde las cuentas de la sociedad de Enríquez Negreira. Está por esclarecer el motivo de las facturas giradas a Contreras y flota en el ambiente, según el burofax de Negreira, la sensación inevitable de un enriquecimiento personal, o de terceros, habida cuenta de que el patrimonio personal del excolegiado no ha sufrido un aumento que pueda relacionarse con el chollo que se había montado.

Las escasas alusiones de Laporta, más dirigidas contra la prensa y contra Javier Tebas, no han tranquilizado, al contrario, a su poderoso aparato mediático y propagandístico, escamado con ese aumento de las tarifas aplicado a los servicios Dasnil 95 SL coincidiendo con su llegada a la presidencia y con el hecho de que, en ningún caso, ni antes ni después, existió un contrato vinculante para ambas partes. Joan Gaspart, Joan Laporta, Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu abonaron por propia voluntad una factura detrás de otra durante 18 años.

Para contrarrestar esto, se ha lanzado el globo sonda de la reunión mantenida por Joan Laporta con Jorge Messi la semana pasada, dando pie a especulaciones sobre el futuro de Leo que, en ningún caso, pasan por un regreso al Camp Nou ni por una normalización de las relaciones que, hasta ahora, han sido tensas, por calificar de alguna manera el cabreo del jugador y de su entorno desde que lo echaron, y la ausencia de contactos. Jorge Messi simplemente se ha visto obligado a reparar el impresentable episodio de su hijo Matías, en una aparición en Twitch para menores, con una visita a Barcelona y una reunión largamente aplazada con Laporta.

Otra distracción en un momento en que el liderato del equipo en la Liga está sosteniendo la estabilidad social y el buen ambiente en el Camp Nou, mientras el entorno mediático, político y económico se ha visto sacudido y afectado por el caso Negreira. Es la primera vez que ese bloque sólido y entregado a la causa laportista eleva la crítica, califica de inaceptable la sucesión de pagos al ex olegiado y exige aclaraciones que, más allá de ser clarificadoras, sean también satisfactorias.

En este sentido no pude calificarse de otro modo que no sea el de lamentable y ridículo el comunicado firmado por Dignidad Blaugrana, Compromissaris FCB, El Senyor Ramon, Seguiment FCB y Un Crit Valent, que han querido aparentar su condición de activistas con una llamada a la unión y un alegato incomprensible a favor de los valores del club y del compromiso con los socios de transparencia y de participación. No se cita ni se alude a la situación ni a los hechos, no hay nombres ni acusaciones, a diferencia de las notas habituales en tiempos de Bartomeu, cuando se demonizaba a la junta por cualquier indicio, sospecha o actuación. Son los colectivos que la directiva de Laporta lleva toreando y ninguneando desde hace dos años, enseñándoles la zanahoria y llevándolos por donde quiere y le conviene a los intereses y la imagen del presidente. Algunos de estos grupos levantaron la mano pidiendo, por favor, información más precisa y detallada sobre el Espai Barça y la contestada elección de la constructora Limak. Laporta no les ha hecho el menor caso ni atendido esa petición, que debería ser una obligación y una pauta de conducta establecida y recurrente. Laporta no les puede tratar peor ni ellos ser más sumisos y genuflexos.

La tormenta interna se deja notar mientras ayer creció la sensación de que, en Madrid, el rearme es el previo a una invasión inminente. Según medios de la capital, el caso Negreira podría interesar a la Fiscalía Anticorrupción, que está siguiendo muy de cerca la investigación que se viene realizando desde mayo de 2022 sobre pagos que, en apariencia, constituyen un delito de corrupción, que ha despertado la atención de la unidad especializada en estos delitos. Aunque no ha actuado por ahora, si los hallazgos obtenidos por la investigación apuntalan que el caso tiene visos de ser un caso de corrupción entre particulares con ramificaciones e implicaciones inquietantes para el fútbol español, la Fiscalía Anticorrupción podría valorar la posibilidad de solicitar dicha investigación y delegarla en los cuatro fiscales especializados que esta unidad tiene actualmente en Barcelona. “En ese caso, pasarían a estar a su disposición los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que a día de hoy están al servicio de la Fiscalía Provincial de Barcelona en este caso actuando como policía judicial», ha apuntado OK Diario.

La misma Fiscalía Anticorrupción ha pedido la imputación de Victoriano Sánchez Arminio, expresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), cargo que ejerció hasta 2018, por el presunto desvío de 8 millones de euros que la Federación destinaba a los colegiados. Esta medida, impulsada por una petición previa de LaLiga, se enmarca en la operación del caso Soule, que persigue presuntas irregularidades cometidos durante la gestión de Ángel María Villar al frente del ente federativo. Una investigación en la que vuelve a aparecer el apellido Enríquez, en este caso por el hijo de Enríquez Negreira, Javier. Éste habría recibido 4.400 euros en varios pagos efectuados entre 2011 y 2016. LaLiga pidió en su día aclarar estos pagos, pero ahora, a raíz del estallido del caso Negreira, la patronal ha reiterado su petición.

La prensa catalana está ampliando también las informaciones sobre el tercer agente implicado directamente en los pagos realizados a cambio de asesorías en la materia, el fallecido Josep Contreras, que estaba relacionado con un presunto agujero de 22,2 millones que se generó en el seno de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), según consta en el sumario del caso Soule. Una parte estaba relacionado con el pago de reformas realizadas, entre 2011 y 2017, en distintas sedes de la Federación Catalana de Fútbol y de la Delegación catalana de Mupresfe, adjudicadas a empresas vinculadas a Josep Contreras. Otra de sus sociedades, Tresep 2014 SL, es la que facturaba al FC Barcelona, insólitamente siendo miembro de la comisión deportiva del filial azulgrana.

El círculo se estrecha peligrosamente en torno a este caso al que Laporta debe responder lo antes posible, más allá de las acciones penales con las que amenaza a los medios que, en base a las informaciones aparecidas hasta ahora, infieren que el Barça lleva años jugando sucio financiando los servicios del clan Negreira.

(Visited 218 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario