Una empresa catalana cobró 32.600 euros por hacer una web especial para el ‘CatalanGate’ de Citizen Lab

Axel Gasulla, administrador de Domestic Data Streamers, agradeció su colaboración para obtener este encargo a Elies Campo, activista independentista acusado por Telegram de ser un impostor

Web creat per Domestic Data Streamers per fer més atractiu l'informe 'CatalanGate' del col·lectiu canadenc Citizen Lab

El informe que el colectivo canadiense Citizen Lab presentó en su web, el 18 de abril del año pasado, sobre supuesto espionaje a independentistas catalanes con el nombre de CatalanGate contenía un elemento que le diferenciaba de otros que había publicado con anterioridad. Era el enlace a otra web, más atractiva de leer, con un trabajo infográfico y audiovisual mucho más elaborado que publicaciones previas de este colectivo. El nuevo portal fue elaborado por la empresa catalana Domestic Data Streamers. La Universidad de Toronto, a través de su Escuela Munk de Asuntos Globales y Políticas Públicas, de la que depende Citizen Lab, pagó 46.900 dólares canadienses (unos 32.600 euros) a esta empresa por la realización del portal web especial. Este dato consta en la respuesta a la petición de información que hizo a la Universidad de Toronto el profesor de la UNED Javier Olivas que ha denunciado la carencia de rigor del CatalanGate de Citizen Lab. Sin embargo, la universidad se ha negado a explicar a Olivas qué entidades o particulares han contribuido a financiar el informe del colectivo canadiense.

¿Por qué Citizen Lab rompió su tradición de presentar informes sin esfuerzos audiovisuales especiales para captar la atención de sus destinatarios? Quizás la explicación esté en el mensaje que colgó en su perfil de Linkedin el administrador de Domestic Data Streamers, Axel Gasulla, coincidiendo con la publicación de su trabajo en el portal de Citizen Lab. “Muy, muy contento del trabajo que hemos hecho en Domestic Data Streamers con Citizen Lab, Elies Campo. Y como siempre, mil gracias a Genís Roca”, escribió Gasulla entonces.

Elies Campo es un experto en tecnologías digitales que no acabó sus estudios de Ingeniería Informática en el centro universitario La Salle y al que Telegram acusa de impostor porque durante años se hizo pasar por alto cargo de la empresa. Cuando Citizen Lab publicó su CatalanGate, la entonces presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, afirmó que «sin él, su entrega y profesionalidad» no habría sido posible el informe del colectivo canadiense. Citizen Lab fichó a Campo como “fellow assistant”, tres meses antes de publicar su informe sobre el supuesto espionaje. El 1 de octubre de 2017 introdujo una urna en el Casinet de Hostafrancs, entre los aplausos de los asistentes. Cuando se publicó el CatalanGate, fue entrevistado en medios como TV3, Catalunya Ràdio, el periódico ARA o RAC1, pero desapareció de ellos cuando EL TRIANGLE publicó la denuncia de Telegram que mentía cuando afirmaba que era un alto cargo de la compañía.

Genís Roca es un arqueólogo reciclado en experto en tecnologías digitales a quien, en 2020, el entonces presidente de la Generalitat Quim Torra le encargó que elaborara un plan de futuro conocido como Catalunya 2022. Para hacer este informe, Roca coordinó un equipo de unas 400 personas, con la ayuda de Victòria Alsina, que meses más tarde sería nombrada consejera de Asuntos Exteriores y Transparencia de la Generalitat. En mayo del pasado año, la primera actividad que realizó la consejera en una visita a Canadá fue reunirse con el director de Citizen Lab, Ronald Deibert.

Domestic Data Streamers fue creada en 2013 como un estudio creativo que mezcla periodismo, arte y datos. En los últimos tres años ha trabajado para siete departamentos y agencias del gobierno de la Generalitat, lo que le ha supuesto ingresos por valor de unos 185.000 euros. El contrato más reciente que se ha hecho público lo firmó con el departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural. El pasado 14 de octubre, cobró 14.655 euros por encargarse del apartado gráfico de la exposición “Todo lo que no se come”. Por la web del CatalanGate le pagaron más del doble.

Axel Gasulla no ha sido convocado a la comisión de investigación de este supuesto espionaje creada por el Parlament de Catalunya. Tampoco lo ha sido Elisenda Paluzie. La mayoría independentista de la Comisión Pegasus no quería que compareciera Elies Campo, pero En Comú Podem consiguió que dé su testimonio. Ronadl Deibert y él deberían explicar cómo se gestó el contrato entre Citizen Lab y Domestic Data Streamers.

(Visited 446 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario