Laporta y su prima, Marta Segú, arruinan la Navidad de los niños socios del Barça

La Fundació ha vuelto a hacerles pagar por la jornada de puertas abiertas en el Camp Nou, que antes era gratis

Por segundo año consecutivo, la tradicional jornada navideña de puertas abiertas del primer equipo, que consiste en un entrenamiento con público y una posterior visita de los jugadores a diferentes hospitales y centros clínicos, se ha celebrado cobrando entradas a los socios que, según la información facilitada desde prensa, se destina a cubrir los gastos del programa Robots de la Fundació Barça.

La medida ha levantado críticas entre la masa social, las más llamativas las de socios afines a la junta directiva de Laporta que, por cómo lo han planteado y por cómo han reaccionado a las explicaciones y pequeñas amonestaciones recibidas, desconocían por supuesto que la Fundació azulgrana lleva años patrocinando esta iniciativa, si bien nunca se había obligado antes a pasar por taquilla a los socios del club hasta el regreso de Joan Laporta al palco del Camp Nou y de su prima, Marta Segú, al cargo de directora de la Fundació.

Al contrario, los socios podían retirar entradas gratuitamente, hasta un cupo, y tener preferencia y facilidades para compartir o invitar a otras personas mediante un proceso de adquisición de localidades regulado y a favor del disfrute de los más pequeños de las familias barcelonistas especialmente.

Pero desde que Laporta y su prima han regresado, la jornada de puertas abiertas es de pago, de 3 euros para los socios y de 6 euros para el resto, en un contexto de baja popularidad de la Fundació Barça, coincidiendo con la convulsión estructural, mediática y social provocada por la revelación de ese aumento espectacular del salario de la propia directora de la Fundació, Marta Segú, casi el doble en un año, según consta en la memoria auditada del ejercicio 2021-22 mediante una fórmula contable enmascarada y hasta cierto punto chapucera atribuida confusamente al Comité de Dirección.

En la anterior edición, de enero de 2022, celebrada en el Camp Nou el día 3, los socios pagaron 3 euros por asistir a esa cita tradicional del primer equipo con los niños y la presentación del entonces recién fichado Ferran Torres. La entrada registrada fue de 13.513 asistentes, en un periodo todavía afectado por una de las más importantes oleadas finales de la pandemia.

Según las informaciones añadidas, la Fundació había invitado a más de 250 beneficiarios de entidades como las fundaciones Enriqueta Villavecchia, Mi pequeño deseo, Coral Family, A.E Ramassà y Fundació Climent Guitarte y el equipo al completo del Barça Genuine.

Era habitual antes de la pandemia y en la anterior etapa de la Fundació facilitar el transporte y la estancia en el propio césped del Miniestadi de diferentes colectivos con discapacidad física, que ese día podían compartir con Messi y el resto de los cracks del primer equipo saludos y sobre todo selfies.

No consta que este año se haya incluido este tipo de acción, o parecido, ni tampoco se ha comunicado específicamente si se han tramitado otro tipo de invitaciones a entidades del Tercer Sector. El coste del transporte era por cuenta  de la Fundació.

En esas ediciones anteriores, las condiciones de acceso eran de gratuidad para los socios del Barça y de pago para los aficionados (5 euros). Los socios, para cumplir con la obligación del control de entrada, podían retirarlas en las taquillas unos días antes, mediante la presentación de un máximo de dos carnets de socio por persona, que además podían adquirir un máximo de tres invitaciones gratuitas por carnet o bien a través de la web, sin cargos de gestión. De forma añadida también disponían de la posibilidad de adquirir otras tres entradas complementarias a un precio de 5 euros cada una, con un cargo de gestión de 1,75 euros por entrada si se utilizaba la web. Para el resto de no socios sólo se podían comprar un máximo de seis entradas por persona, a 5 euros, también con 1,75€ de cargo de gestión vía web.

No existía, por tanto, ninguna duda sobre la voluntad de dar facilidades prioritariamente a los socios y a sus familias.

Para esta última edición, celebrada el día 2 de enero pasado, la Fundació y el club informaron que “las localidades estarán disponibles desde el martes 20 de diciembre para los socios y socias a un precio de 3 euros (más 2,5 euros de cargos de gestión por todas las compras realizadas online) y para el público general las localidades estarán  disponibles desde el miércoles 21 de diciembre a las 11 h a un precio de 6 euros (más 2,5 euros de cargos de gestión por todas las compras realizadas online)”.

El relato ofrecido de esta experiencia en la propia web del club se resume así: “Gran mañana azulgrana en el Spotify Camp Nou. El Estadio ha vivido este lunes un gran ambiente festivo en sus gradas, donde 15.324 culés han disfrutado en directo del habitual entrenamiento a puertas abiertas organizado por la Fundació FC Barcelona”.

Los medios que aprovecharon la ocasión para realizar entrevistas a los aficionados pudieron suscribir que, en efecto, la mayoría del público era no socio, visitante ocasional en la ciudad y extranjero. De ahí ese repunte de asistencia, como consecuencia del aumento del turismo en general.

El proyecto Robot del Programa de Bienestar Emocional Pediátrico de la Fundació Barça consiste en permitir a niños hospitalizados o personas en situación de vulnerabilidad, que no tienen posibilidad de desplazarse a las instalaciones del FC Barcelona, vivir la experiencia ‘Barça’ a través de un robot con conexiones de audio y vídeo. Los robots Pol y Joyce, que hacen posible esta magia, son un homenaje a un niño y una niña que murieron de cáncer y que habían participado en proyectos de la Fundació durante su enfermedad y se incluyen dentro del programa de Bienestar Emocional Pediátrico que, a su vez, forma parte del área de acciones en el ámbito de la Salud con una dotación de 532.495 euros, un 17% de los gastos destinados a programas propios.

El propósito del entrenamiento de puertas abiertas, en definitiva, antes se orientaba a ofrecer a los hijos de los socios del Barça y colectivos específicos de vulnerabilidad una jornada de encuentro directo y de proximidad con el primer equipo, de carácter festivo, solidario y como una especie de ‘regalo’ de Navidad. La Fundació de hoy, con Laporta y su prima Marta Segú al frente, con menos presupuesto, menos estructura (un 30% reducida) y el doble de salario de su directora, lo enfocan como un pequeño negocio, una vía más de ingresos más que discutible y seguramente objeto de debate que, en esta ocasión, tuvo lugar apenas tres días después de que la directiva también prohibiera el uso del Carnet Infantil del que eran beneficiarios 3.000 hijos de socios que hubieran podido asistir con sus familias al Derbi Barça-Espanyol de Liga del día 31 de enero. No ha sido desde luego la mejor Navidad para los socios más pequeños del FC Barcelona.

(Visited 272 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario