La socia de Gonzalo Boye defiende acusados de hacer espionaje telefónico mientras él denuncia que es víctima del ‘CatalanGate’

Isabel Elbal es la abogada de Carlos Mier, acusado junto a José Manuel Villarejo, de difundir un audio conseguido mediante Pegasus o un programa malicioso similar

Isabel Elbal i Gonzalo Boye, parella i socis al seu despatx d'advocats

Isabel Elbal, esposa y socia de Gonzalo Boye en su despacho de abogados, está defendiendo estos días en la Audiencia Provincial de Madrid al periodista Carlos Mier, acusado de difundir una conversación entre miembros de la Policía Nacional y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) grabada ilegalmente. No se ha determinado aún con qué programa se realizó ese espionaje telefónico pero todo apunta que se trata de Pegasus o alguno similar adquirido a la empresa que lo fabrica, NSO. Se da la circunstancia de que Boye ha presentado una denuncia contra esa empresa porque asegura que su teléfono ha sido espiado con el programa malicioso Pegasus.

Tal y como informa el portal cronicalibre.com “La Fiscalía sostiene que Carlos Mier, siguiendo instrucciones del comisario Villarejo, hizo una llamada desde su teléfono al del comisario de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, con la que logró grabar parte de la conversación mantenida en la reunión de policías y agentes del CNI. Según Martín Blas, esta grabación se habría producido mediante un software espía que se habría introducido en su propio móvil, a través de una llamada telefónica de Carlos Mier”. En este proceso judicial, ha declarado la directora de cronicalibre.com, Patricia López, que ha explicado que Nicolás Gómez, conocido como el pequeño Nicolás, le ofreció las grabaciones con las conversaciones de los miembros del CNI a cambio de eliminar un artículo publicado en diciembre de 2014 a lo que ella se negó.

El periódico La Vanguardia publicó, el pasado día 21, un artículo bajo el título de “Villarejo, impulsor de virus como Pegasus: así grabó al CNI para salvar al pequeño Nicolás”. La tesis de la acusación es que esa grabación se consiguió infectando el teléfono de Martín de Blas con el malaware Pegasus o similar.

La defensa por parte de Elbal de un acusado de utilizar el programa espía Pegasus o uno parecido coincide con la denuncia de su socio de gabinete de abogados, Gonzalo Boye, de ser víctima de espionaje mediante el mismo sistema. En mayo, Boye presentó en un juzgado de instrucción de Madrid una querella contra la empresa israelí NSO por el supuesto espionaje telefónico que dice haber sufrido mediante Pegasus.

Boye defiende los intereses del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y otros dirigentes independentistas, algunos de los cuales también han denunciado haber sufrido espionaje con Pegasus. Precisamente, el 29 de noviembre, otro abogado de independentistas condenados por su participación en la declaración de independencia de Catalunya, Andreu Van den Eynde, participó como supuesta víctima de espionaje en la comisión del Parlamento Europeo que estudia el uso de Pegasus en doce países europeos, incluida España.

(Visited 946 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario