Doctrina Queer, la locura de un pez que se muerde la cola

La OMS despatologiza en 2018 la transexualidad, no considerando la disforia de género enfermedad, si no, “desconcierto identitario”. Suprime “la psiquiatrización”, quedando los derechos LGTBI supuestamente mejor protegidos. Surge de la nada una extraña doctrina, presentada como no violenta, y disfrazada de progresismo de izquierdas, que suprime la praxis saltándose la psicología diferencial, el marco médico-psicológico, fomentando un marketing de la transición sexual en nombre de la libertad, generando un tsunami “Transit” con pingues beneficios para los promotores y sus círculos. Con la limitación de espacio de que dispongo, tratare de transmitir el estado de la situación.

Mi posición desde un principio; toda persona que no se sienta bien con su sexo, tiene derecho a encontrarse a sí mismo y dejar de padecer. El tránsito de género que siempre fue minoritario y de riesgo, se habría banalizado, cual corte de pelo. ¿Qué habría cambiado? 1.-Veto inverosímil al habitual acompañamiento profesional. El psicólogo no está ya para reflexionar y garantizar una sólida decisión, estásolo” para “confirmar” (terapia afirmativa).2.-Propuesta; él desde la escuela: se promueva inferir subrepticiamente detecciones de trans, en quien ni si quiera se lo habría planteado, supone un atentado contra el ser humano. 3.-Una prevalencia trans del 1,5%, deriva en un brutal incremento exponencial de las peticiones (+ del triple/x año) y en tramos de edad, antes apenas existentes. ¿De verdad, si un niño de 3 años, tras llegar la nueva hermanita, pide unas botitas rosas, hay que ponerse ya en alerta de transición?  4.– ¿Apresurar beta bloqueadores hormonales o mastectomías, impidiendo un tránsito temporal madurativo pausado? ¿Qué prisa es esta, que deja al libre albedrio una decisión tan crucial para la vida, en la que no habría vuelta atrás, pudiendo ademas (atención) no estar el desconcierto en el cuerpo? 5.- Esta doctrina cuasi religiosa obvia la salud mental, actúa en clave de ruptura y violenta imposición, y se implanta en clave de “moda”.6.- Un patético “Circo Disney”, valida el género como sentimiento y acepta “trans-especies”, tipo: “me siento gato, lobo, paloma”. Se instala una incongruencia de afirmación patológica, implantada ilegalmente desde una “oficial clandestinidad”, al ser adoptada inaudita y fervientemente por gobiernos que se creen progresistas como el Ministerio de igualdad y la “Conselleria” de sanidad.

La ley trans, está ya en las comisarías, la prueba: Alto, barbudo y cuadrado cual armario, un colega al renovar su DNI, a la pregunta de la funcionaria; ¿Sexo?, tras darse una “ojeada” a sí mismo, devuelve una mirada inquisitiva…, ella: “oiga, yo pongo lo que me diga, pero me lo tiene que decir Vd.”. Educado en un entorno familiar mordaz, él barrunta preguntar; “¿y que opciones tengo?, aunque pensándolo mejor, decide no hacerlo y responder a lo que nunca pensó que no pudiera ser, lo que, para él, no podía ser más obvio.

Si el colega hubiera respondido “mujer, así constaría en su DNI.  Si la respuesta fuera “me siento gata”, no sabemos, pero la urgencia psiquiátrica, quedaría descartada. El ciudadano de “a pie”, ante la ley trans, no sabe que, cualquier “persona” puede hoy reconsiderar su condición sexual libremente, y sin más la sociedad debe respetarlo como tal, y la administracion atender a su demanda, sea de intervención médica, farmacológica y/o quirúrgica. Compartida por autonomías populistas, esta doctrina (no ley) se instaura en la administración catalana, desde 2017. El fugado, exconseller Comín, la consideraría “progre”. Varios desafueros de perversa índole educativo sexual, producidos este verano en Cataluña, se sustentan en esta doctrina, que el “govern” parece fomentar entusiásticamente pidiendo hoy suprimir el sexo del DNI.

Instaurada y fomentada inauditamente por la universidad quien expulsa de sus foros a cualquier opositor

Esta doctrina presenta indicadores trans de hasta 37 géneros y 10 orientaciones sexuales

Se desvirtúa  el concepto de transexualidad entendido hasta ahora, complicando terriblemente el escenario a este sensible y sufriente colectivo.

Indicadores de alerta.

A.-Hoy de cada 5 peticiones de cambio de sexo, casi 4 son de mujeres. ¿Vuelco inexplicable?, ¡No!: Oportunidad de oro para librarse del riesgo “de ser mujer”. Una sociedad que “aun” la maltrata; abusos, desprecios, asaltos sexuales, y asesinatos (1.166 desde 2003, media de 58 x año, sin mentar a los países absoluto “infierno” para ellas). Motivación pues aspiracional de la que subyace un deseo de reparación. Fin de la “angustia de ser mujer” y alcance de una posición de poder “masculino”, social, deportivo, profesional. El tránsito (menor) de hombres a mujeres habría generado gran confusión “en los vestuarios”, pero sobre todo en las ligas deportivas, viéndose las atletas “originales”, fulminadas en todos sus récords.

  1. B. El boicot en Barcelona a la presentación del libro de Errasti y Marino- “Nadie nace en un cuerpo equivocado”- es de una ferocidad inaudita, desde incendiar la librería, hasta insultos contra los autores -renombrados profesores- instándoles a “callar la boca”, y obligando a los “mossos” a “batirse el cobre” para impedirlo. También la universidad Balear, reconsidera el permiso de presentación ante las amenazas de un colectivo similar. Sin olvidar a la profesora de la UB que tuvo de desistir de impartir un programa en el que “osaba” tratar este tema, ante el abandono coral de unas alumnas, convenientemente adoctrinadas. El colofón (difícil de creer) lo pone, la Comisión ética del PSOE, amenazando a los militantes que cuestionen dicha ley.

Dotada de un poder y unos recursos asombrosos la doctrina Queer nace en EE. UU, acuñada en España por Podemos (ministerio de igualdad-327trabajadoras-). El PSOE la compra, una vez más, como moneda de cambio. Tras la presentación pública de la ley TRANS, se desencadena, un feroz debate que exige múltiples enmiendas. La “pelea” la protagoniza la mujer: en un lado las defensoras, feministas “progres” (“trans friendly”), en el otro, las opositoras (feministas “clásicas”). Dotadas estas de mayor recorrido experiencial, para ellas esa ley otorgaría una libertad tan absurda como peligrosa, susceptible de un gravísimo riesgo físico y psicológico tanto a niños y jóvenes como a adultos. Las defensoras, “progres”, con menor experiencia, pero con una convicción tan firme como radical, –sin imaginar estar echándose piedras en su propio tejado-, defienden “a muerte” la doctrina, tachando a las primeras, de tránsfobas retrogradas de derechas, latiguillo habitual del populismo de izquierdas, cuando fallan los argumentos.

¿Dónde se gesta la doctrina Queer?: en un foro comunista, anarquista o en el club Bilderberg? La disforia de género (sentimiento de alienación respecto del propio sexo biológico) se plantea como llave de libertad para la auto determinación, logrando el espectacular aumento de peticiones indicado. Pero ¿qué está pasando aquí? Estamos ante una propuesta ideológica “vestida paradójicamente de mujer”. Veamos el “cómo”, en un abracadabra maquiavélico, se pretendería diluir, el sexo femenino haciéndolo desaparecer, al fusionarlo con las múltiples variables “descubiertas”: binarias, transexuales agéneros, bi-género, pangénero, poligénero, fluidas, transvestidas, así hasta 37 definiciones (ver Generalitat Servicio Transit). Asterix coincidiria “¡ ils sont fous ces romains ¡. Hace medio siglo la moda identitaria, solo afectaba a la imagen externa: hacerse mod, rocker o punk”, era reversible en la madurez, la “moda” de hoy afecta a órganos vitales y suele ser irreversible. Vayamos al “quien”: el progreso de la mujer habría causado hartazgo en determinados altos “proceres” quienes, apostando por el “borrado” femenino, lograrían frenar un ascenso considerando amenazante. Y lleguemos al; ¿para qué?; preservar el predominio “masculino”, incrementado ademas con los mayoritarios tránsitos a hombre. Un programa diabólico gestado, desde unas falsas izquierdas, creado y redactado por hombres o, en cualquier caso, desde la masculinidad.

Alertas de la barbarie: EUROPA España incluida, estaría revelándose ante tal despropósito. Autoridades sanitarias; psiquiatras, psicólogos, psicoanalistas, cirujanos, endocrinos y jueces, desde la evidencia, desvelan consecuencias de proximidad criminal. Decisiones de tránsito reconsideradas, sin control ni tutela, llevan a una angustiosa situación en la que el deseo de “volver atrás”, se presenta con terribles consecuencias físicas y psicológicas asociadas.

“Non nocere”. (no hacer daño) 1er artículo del código ético de las profesiones cuidadoras. En la ley Trans, la yatrogenia a la población concernida es estremecedora, tanto en cuanto a los efectos de las brutales medicaciones suministradas carentes de ensayo previo como respecto a las sentencias de los de los jueces. El Tribunal Supremo dictamina que los niños no pueden dar su consentimiento informado a un tratamiento que pueda volverlos estériles. Para concluir: ¿quien mueve los hilos de esta historia, “para no dormir”? Fuerzas oscuras pretenden reconducir un mundo demasiado femenino y “demasiado poblado que, NO conviene a los intereses de una elite. La lucha anti-queer, vista su implantación va a ser muy dura, pues ademas hay en juego economías que involucran a consultas, hospitales y laboratorios. Deberíamos analizar el alcance del movimiento Woke, chequear los proyectos del club Bilderberg y saber que tiene que ver Soros y su Open Society, en todo esto. Es urgente, parar y revertir este peligroso sin sentido.

Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas

 

Desactiva tu adbloker en nuestra web para disfrutar el contenido

  1. Pulsa el icono del adblocker
  2. Selecciona «No actuar en páginas de este sitio web» (o similar). También puedes pulsar el botón «Activado para este sitio» o «Pausar adblocker».
  3. Pulsa el botón refrescar de tu navegador para ver el contenido completo.