Los miedos e inseguridad de Alex Santos provocan una purga en el área de comunicación

Las muchas críticas a la gestión mediocre del dircom de Laporta se traducen en el despido fulminante del histórico jefe de prensa Toni Ruiz y de sus personas de plena confianza

Alex Santos

En el Barça de Laporta impera cada vez más la ley del miedo y del más fuerte, como en el lejano y salvaje oeste. No hay más sheriff que el presidente ni nadie con más poder que, por pertenencia al círculo, emana de quienes aún gozan de su plena confianza, básicamente aquellos que tienen suficiente estómago como para soportar su gula, su ira, su mal genio, su irascibilidad, sus frecuentes ataques de nervios y los caprichos propios de un pequeño tirano al que pocos se atreven a contradecir. Con la purga realizada en el área de comunicación, donde ha caído Toni Ruiz finalmente, uno de los pocos profesionales capaces de poner pauta, tempo, distancia y clarividencia en las tormentosas crisis mediáticas diarias en las oficinas azulgrana, cae también el último representante del arquetipo ya extinguido del hombre de club; o sea, del empleado imbuido de ese sello de barcelonismo y de la defensa de sus valores por encima de los personalismos, los miedos y también de la torpeza de quien manda puntualmente sometido a la presión de esa interinidad.

El desmantelamiento de esa pequeña, aunque tan importante, unidad de trabajo significa una peligrosa revolución de incalculables consecuencias en este momento crítico de la vida del club, el final de ciertos límites y cauces históricos, tradicionalmente sensibles y alineados con los sentimientos y la idiosincrasia del club en cuestiones de imagen, visibilidad, contacto con el exterior y relaciones con la prensa, el ventilador con el que se transmite y dispersa la atmósfera diaria del club bajo ese mantra de la comunicación.

Toni Ruiz operaba desde esa atalaya de servicio al club y el sentido común controlando la revista por medio de Ketty Calatayud, el mensaje digital a través de David Saura y a los jefes de prensa de cada sección a través de José Manuel Lázaro, los otros tres caídos en esta refriega en el primer pulso perdido después de muchos años con los sucesivos directores de comunicación. A saber, sobreviviendo a Jordi Badia, Jordi Finestres, Pere Jansà, Ketty Calatayud, Xavi Martín, Albert Montagut, Albert Roura y Jaume Masferrer.

Esta figura del dircom, propia de los tiempos más modernos, se ha venido sobreponiendo a la figura del jefe de prensa de toda la vida para interponer entre el presidente y el área de comunicación un ejecutivo capaz de controlar el aparato, el mensaje, los canales y la transmisión de los valores y de los intereses de quien gobierna por encima del sottogoverno del club. La experiencia ha demostrado que el dircom acaba cayendo fulminado al cabo de uno o dos años por la propia naturaleza de un cargo insoportable en el cual convergen todas las críticas y las quejas, las propias de la junta y de los altos ejecutivos y las provenientes de la marea de imparable del periodismo y de los comunicadores de fuera del club.

El actual dircom, Alex Santos, no ha sido una excepción. Al contrario, ha acumulado proporcionalmente más problemas, tensiones, crisis y fracasos que el resto de sus antecesores en menos tiempo hasta verse en la encrucijada actual, completamente desorientado y fuera de control, al borde de un cese irremediable si no llega a defenderse, como seguramente hubieran querido hacer también esos ilustres despedidos, con una escabechina como la que acaba de hacer.

Desde luego, es una forma de mantenerse si se cuenta como en este caso con la bendición del presidente, al que seguramente le da igual quien maneje los medios en la batalla diaria, y de su brazo derecho, Jordi Finestres, ideólogo y consultor jefe en este ámbito. No se debería aislar el uso compulsivo y autorizado desde arriba de la guillotina con el frustrado fichaje de Joan Maria Piqué, exresponsable de prensa de presidente de la Generalitat Artur Mas, en principio para suplir a Sandra Hors como jefe de la comunicación internacional. La revelación del diario Ara, que anunció incluso la existencia de un preacuerdo firmado, ha podido ser el detonante de esta crisis abierta todavía alguna baja más y ascensos dentro del propio departamento sin descartar que en los días siguientes se produzcan fichajes. Ya se sabe que las palancas dan para seguir gastando descontroladamente en lo que sea.

No debe confundirse la disciplina impuesta por el laportismo mediático -que es el resultado de favores, prebendas, acuerdos comerciales, pactos, extrañas relaciones, algunas personales, y también de amenazas- con que Alex Santos haya podido mejorar la deteriorada imagen y las miserias de una junta mediocre y desfigurada que apenas pinta nada en la administración de una entidad dominada por los bufones y los cortesanos del presidente.

Esta revolución defensiva de Alex Santos también debe entenderse como el cerrojazo a otra de esas áreas sensibles del club donde, a partir de ahora todo el poder y el conocimiento de lo que pasa, como las decisiones, quedarán concentradas en apenas dos mesas de trabajo, la del dircom y la de Jordi Finestres. Al resto le tocará obedecer ciegamente, callar y ser cauto bajo la amenaza de verse en la calle como a los purgados en otra acción ‘estalinista’ del aparato laportista.

Ni los socios ni los medios percibirán de un día para otro las consecuencias de estos importantes relevos. No pasará nada que suponga una alteración evidente. Será con el paso de los días cuando comiencen a notarse los mismos efectos de esa gradual pérdida de credibilidad, eficiencia, profesionalidad e imagen del club por culpa de una gestión contaminada y de supervivencia. Lo ocurrido no es más que otro reflejo de esos temblores e inquietudes que siembra la mediocridad y una gestión que, sobre todo, tiene su razón de ser en guardar más las apariencias que en defender los intereses del FC Barcelona, un club que ya ha perdido la batalla en cuanto a los derechos más elementales de los socios..

(Visited 303 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario