Laporta esconde los éxitos de la herencia de Bartomeu en las galas de France Football

Aunque cinco de los seis últimos trofeos han sido para jugadores del Barça, el Museu le niega el séptimo Balón de Oro a Messi, no hay foto de Laporta con el Triplete de 2021 y la web segrega los premios de Pedri y Gavi

Joan Laporta, amb Robert Lewandowski, Alexia Putellas i Gavi

Joan Laporta no tuvo más remedio que aferrarse a ese posible retorno de Messi cuando, después del trompazo del primer equipo ante el Inter en la Champions, compareció el viernes de la semana pasada ante las cámaras de Barça TV con el manual de la distracción en la mano y la necesidad de desenfocar la actualidad a pocas horas de visitar el Bernabéu en la Liga, un encuentro menos trascendente desde el punto de vista económico y también deportivo de lo que pueda parecer. Igualmente fue un partido inoportuno que, como consecuencia de la derrota, ha contribuido al malestar general barcelonista.

La opinión pública se ha cobrado dos víctimas y media, los capitanes Sergio Busquets y Gerard Piqué, y, también, aunque con menos virulencia, la del técnico Xavi Hernández en la misma proporción por el desacierto de sus planteamientos como por sus explicaciones.

Malos días para un presidente que, poniendo la venda antes de la herida de Madrid, había anunciado que “el lunes veré a Messi”, dando erróneamente por supuesto que Leo también estaría en la gala de la entrega de los premios Balón de Oro de France Football en París, y que allí tendría la oportunidad de aparentar que su relación vuelve a ser lo bastante fluida como para visualizar que esa puerta de regreso se ha abierto de verdad.

Todo era, nuevamente, una farsa. Laporta y Messi habían coincidido, efectivamente, en la edición anterior, un año atrás, cuando no habían cicatrizado todavía las heridas recientes de su despido por las bravas y Leo había advertido al presidente mediante terceras personas que no se le acercara si no quería verse envuelto en alguna escena desagradable. El mal humor de Messi no tenía su origen en los hechos del 5 de agosto de 2021, cuando se le comunicó que el Barça no lo iba a renovar. Aunque ese fue un golpe durísimo que el delantero acusó anímicamente y al que debió hacer frente con valentía y con la ayuda de su familia, lo que Messi no ha perdonado es que Laporta, en declaraciones posteriores, hubiera insinuado que estuvo negociando al mismo tiempo a dos bandas con el Barça y el PSG.

Por ese motivo no existe una foto del pleno de ganadores azulgrana del 2021, Messi y Alexia Putellas en las dos categorías absolutas y Pedri como mejor del mundo sub-21, los tres junto al presidente, una imagen negada al barcelonismo que hubiera tenido una potencia mundial insuperable y sin precedente.

Como castigo y venganza a la ausencia de Messi, Laporta y su equipo de comunicación decidieron segregar los premios, dando prioridad mediática al de la estrella del femenino azulgrana, Alexia, que venía de ganar la Chamapions, la Liga y la Copa, o sea el triplete, aislando y reduciendo el galardón de Pedri, reconocido como la promesa internacional del año.

Así fue como la propia web del club el FC Barcelona no celebró ni dio visibilidad al hecho indiscutible de haber acaparado y arrasado en las votaciones del premio más reconocido y de mayor prestigio del fútbol planetariamente.

Aún peor, Laporta no consintió que, como club, el Balón de Oro 2021 de Messi, correspondiente a su última temporada en el Camp Nou, 2020-21, se pudiera relacionar con la camiseta azulgrana. Una actitud impropia, infantil y lamentable, pues Messi completó una temporada individual realmente destacada como Pichichi de LaLiga con 30 goles, por encima de Benzema (23), además de proclamarse campeón de Copa y campeón de la Copa América con Argentina.

Laporta le hizo el vacío hasta el extremo que ese séptimo Balón de Oro, conquistado por el delantero de Rosario con la camiseta del FC Barcelona, no ha quedado expuesto, como los otros seis, en el Museu azulgrana. Una decisión incomprensible, mucho menos habiéndose despedido como lo hizo, profesando su amor eterno a los colores azulgrana, llorando por dejar obligado y por la fuerza el Camp Nou y aceptando, a fin de cuentas, que la institución decidiera poner fin a su carrera, única y excepcional.

También debe añadirse una circunstancia que, evidentemente, ha provocado que Laporta haya desarrollado una alergia aguda a esos premios de France Football, que vienen a reconocer el trabajo y los éxitos de la directiva anterior de Josep Maria Bartomeu, pues, se quiera o no, la continuidad de Messi la temporada 2020-21 fue debido a la firme determinación de Bartomeu de no permitirle salir después de que Messi enviase a las oficinas un burofax exigiendo su libertad el verano anterior.

El merecido premio a Alexia Putellas, derivado de la extraordinaria campaña del femenino, no puede tampoco disociarse del acierto de profesionalizar la sección años antes y de dotarla de una estructura de cantera igual que el primer equipo masculino. Sabido es que Laporta no conocía ni el nombre de las jugadoras más destacadas unos meses antes ganar las elecciones.

Lo mismo ocurre con Pedri, un fichaje, como Araujo, Nico, Gavi o Balde, que ha resultado ser un gran descubrimiento y uno de los jugadores de talento con más futuro en el concierto internacional. Las tres nominaciones del año 2021, un pleno azulgrana que ningún club había conseguido alcanzar antes, formaba parte de esa herencia tan denostada por Laporta.

Laporta no quiso sacarle ningún brillo a aquella ceremonia y mucho menos esta vez (2022) al doblete de Alexia Putellas y de Gavi, el sucesor de Pedri en el trono Sub-21, conquistado por un futbolista de solo 18 años recién cumplidos. La herencia de Bartomeu, como el buen papel de las secciones profesionales, es un frente más de esa lucha mediática de la junta directiva actual por evitar que estos éxitos presentes, en ningún caso atribuibles a la gestión de Laporta, se puedan relacionar con el buen quehacer de la directiva anterior.

Aunque los resultados son incontestables, pues cinco de los seis últimos grandes trofeos otorgados en las galas de France Football han sido para jugadores del Barça, Laporta se ha encargado de que brillen lo menos posible, sólo individualmente, como si la institución no pudiera lucirlos y celebrarlos con legítimo y justificado orgullo.

(Visited 128 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario