Denuncian la Universitat de Girona por maltratar la gallina que dejaron en unos terrenos militares

FAADA asegura que la usaron de cebo vivo sin garantizar su buen estado sanitario y de salud como marca la ley

    La Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA) pide que se sancione la Universitat de Girona y el biólogo responsable del estudio que provocó dejar una gallina ligada ante unas cámaras de video en unos terrenos militares de la Base General Álvarez de Castro del municipio alto-ampurdanés de Sant Climent Sescebes.

    Los hechos se remontan al pasado miércoles 5 de octubre cuando militares de la base descubrieron una gallina desplumada e inmovilizada junto a dos cámaras de foto-trampa en el campo de maniobras del recinto militar. Los soldados avisaron a los Mossos d’Esquadra que cuando llegaron al lugar de los hechos vieron que una cámara llevaba información de la Universitat de Girona.

    Un biólogo de la universidad se presentó en la base e informó que se trataba de un experimento científico autorizado, y acabó declarando en la comisaría ante los Mossos. La gallina fue devuelta y se abrieron diligencias informativas, según explica FAADA.

    Desde FAADA han comprobado que la Universitat de Girona está llevando a cabo un estudio de fauna en la zona de la comarca del Alt Empordà, en el cual se pretende capturar un ejemplar de Águila Perdicera con el fin de colocarle un transmisor que evidencie cuál es su territorio y evaluar posibles impactos en esta especie. Es decir, la gallina encontrada por los militares se utilizó como cebo vivo para el águila.

    FAADA denuncia que incluso según la autorización otorgada, en caso de usarse un cebo vivo, este tiene que estar en buen estado sanitario y de salud, garantizando su origen y trazabilidad, sin que pueda ser mutilado ni sufrir ninguna lesión física. Sin embargo, tal como afirman los testigos del caso y las pruebas aportadas, con el objetivo de capturar el águila, la gallina empleada como cebo permaneció atada durante varios días por la cabeza y las patas sin comida ni agua.

    Para la fundación animalista, estos hechos evidencian una patente vulneración de la normativa sobre protección animal de la Generalitat de Cataluña. Concretamente, del Decreto Legislativo 2/2008, de 15 de abril, por el cual se aprueba el Texto refundido de la Ley de protección de los animales, y de experimentación con animales. FAADA afirma que el sufrimiento infligido a esta gallina es constitutivo de varias infracciones administrativas graves e incluso infracciones muy graves, si llega a determinarse que el trato dispensado a la gallina en cuestión, produjo consecuencias muy graves para su salud.

    Por todo ello, FAADA ha pedido a su departamento legal que se proceda a la apertura de expediente sancionador contra la Universitat de Girona y el biólogo responsable del estudio, por incumplimiento de la normativa de protección y experimentación animal. Que se proceda a la revocación de la autorización para la realización del estudio en cuestión por incumplimiento de las mismas cláusulas del contrato en cuanto al trato dispensado a los animales. Y, entre otras cosas, además, han requerido que el responsable del estudio demuestre si la gallina recibió la asistencia veterinaria que precisaba después de su hallazgo, y cuántos animales más sufrieron su misma suerte.

    El comunicado de FAADA acaba diciendo que «finalmente, queremos destacar la total falta de sensibilidad de los medios de comunicación en España que se hicieron eco de los hechos y obviaron por completo el evidente maltrato sufrido por el animal, publicando artículos sensacionalistas que ridiculizaban a los militares en lugar de enaltecer su impecable actuación y denunciar el ocurrido».

    (Visited 195 times, 1 visits today)
    Facebook
    Twitter
    WhatsApp

    avui destaquem

    Deja un comentario