No aparece el dinero de Mediapro en la cuenta de ingresos 2022-23 del Barça

Aunque la junta afirmó que fue una venta de activos, los analistas suponen que se ha contabilizado como una operación financiera, mientras Goldman Sachs pide la propiedad del club como garantía

Joan Laporta

Las interpretaciones de las cuentas que Joan Laporta lleva a la asamblea siguen siendo, considerando datos que ya figuran en la memoria, confusas y hasta enigmáticas, pues según algunos expertos no está claro que figuren como ingresos los 197 millones de euros que ha aportado la venta del 49% de Barça Studios, una operación dividida en dos porciones del 24,5% cada una a Socios.com y Mediapro a través de Orpheus Media.

Además de ese pellizco a los presuntos 200 millones de euros de la venta de derechos de todo tipo, inexplicables aún en la transacción con Jaume Roures, los informes sitúan en una cuenta aparte esa cantidad como si por algún motivo ambos nuevos partners no hubieran aportado realmente ese ingreso. Ya corrió el rumor en su momento, cuando Laporta hubo de pedir un rescate de última hora para poder inscribir los jugadores fichados el verano pasado, que Mediapro no abonaba su parte, sino que, a efectos de LaLiga, cubría con 98,5 millones, un porcentaje de ese margen salarial que el club necesitaba para la luz verdea a las altas de Lewandowski, Raphinha y Koundé.

Vendría a ser una especie de aval aceptado por LaLiga a la espera de concretar, más adelante, un acuerdo sobre el papel que definiese las condiciones exactas del valor y de las condiciones de esa cesión de derechos sobre activos audiovisuales y digitales. Ciertamente, Socios.com y Orpheus Media no parecen dedicarse ni mucho menos al mismo tipo de negocio ni tampoco que la actividad deficitaria de Barça Studios pueda ser su interés. Queda pendiente, por tanto, resolver la delicada concreción del papel y contraprestaciones de cada una de las partes, incluido el propio club, en esta sociedad nacida para repartirse un pastel tan aglomerado y desconcertante, pues de momento esos 197 millones flotan en el balance como un presunto ingreso financiero y no como el beneficio resultante de una venta.

Como siempre, nada que ver con el comunicado y la información ofrecida por la junta, siempre parca y furtiva, el 12 de agosto pasado en el límite antes del primer partido de Liga frente al Rayo Vallecano: “El FC Barcelona anuncia la venta del 24,5% de Barça Studios a la empresa Orpheus Media, administrada por el Sr. Jaume Roures, productor audiovisual con una extensa trayectoria en la creación de contenidos audiovisuales y digitales, por un importe de 100 millones de euros».

El diario Expansión, una vez analizada la memoria, también deja en una nube los otros 98,5 millones de Socios.com en cuanto al asiento contable que le corresponde: si como ingreso de una operación de venta o como el resultado de una operación puramente financiera. A la pregunta sobre dónde está el dinero de Mediapro, la respuesta sería que, de momento, no figura en la previsión de ingresos de esta temporada, a falta de la información que pueda facilitar Joan Laporta, Eduard Romeu o Jaume Guardiola, si es que aparece finalmente en la asamblea o ya se ha dado a la fuga, como todo parece indicar.

Un embuste más que añadir a una asamblea llena de trampas y de confusión sobre la que ya planean informaciones inquietantes. Entre las más llamativas, la firme determinación de Goldman Sachs de no conceder ni un euro del préstamo de 1.500 millones para el Espai Barça si no es a cambio de la propiedad del club como garantía.

Según esta noticia, avanzada por Culemania, ésta ya era una pretensión y condición planteada en su día cuando la directiva de Josep Maria Bartomeu expuso la necesidad de ampliar a 800 millones el crédito para iniciar la fase constructiva. La junta de entonces consiguió convencer a la financiera de la imposibilidad -no solo en la práctica, sino también en el marco filosófico, debido a la identidad singular e histórica del modelo de propiedad social y universal del FC Barcelona, intocable- de que esa era una vía por la que no era posible avanzar. Goldman Sachs aceptó, después de todo, un plan de negocio que le garantizaba el retorno de la inversión a cambio e los ingresos futuros de la explotación del nuevo Camp Nou.

Ahora parece que no ve nada claro, recela de quienes gobiernan ahora el club, seguramente con motivos de sobra para no dejar en sus manos una operación de tantos millones sin un control directo o esa garantía sobre la propiedad del club que, a todos los efectos, supondría más o menos lo mismo. Goldman Sachs calcula que el valor del club, en marcado descenso a causa de la política de empobrecimiento de Joan Laporta, es hoy similar al montante de ese préstamo y de los intereses, si además también se suman los 465 millones, con intereses, pendientes de amortizar del crédito operativo concedido a petición de la directiva tras hacerse cargo del club en marzo de 2021.

Goldman Sachs ya contaba para ese primer préstamo con la garantía sobre el 90% de los derechos de TV de las próximas diez temporadas. Como Laporta se vio en la encrucijada de vender el 25% como palanca de emergencia, a cambio de liberar un 15% de esos derechos le obligó a anticipar la amortización en 125 millones; o sea, por el valor calculado del 15% del crédito con la carga de intereses correspondientes.

La fuga de Ferran Reverter y los pésimos informes que dio a Goldman Sachs sobre las banalidades e ignorancia económica y financiera de Joan Laporta se han ido confirmando en el día a día de la gestión, especialmente caótica y sospechosa en el ámbito del Espai Barça, donde no ha dejado títere con cabeza de su estructura original ni tampoco del equipo puesto al frente por el propio Laporta hace poco más de un año. El proyecto se encuentra hoy en manos de profesionales del entorno personal y de confianza del presidente, indocumentados y novatos en la materia, a los que les viene demasiado grande esta misión cada vez más imposible en la que se ha convertido el Espai Barça.

Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

1 comentario en «No aparece el dinero de Mediapro en la cuenta de ingresos 2022-23 del Barça»

  1. La revetlla a Can Barça ha començat i això no és d avui.
    El barco comença a tenir masses forats. Cal fer-li unes auditories per tres auditores independents, per saber si totes les operacions que el capità ha fet des de que «mana» a la nau són correctes, lícites, il.licites o fraudulentes. Si no és fa, això s,en anirà a pique amb seguretat.

    Responder

Deja un comentario

Noticias más leídas

 

Desactiva tu adbloker en nuestra web para disfrutar el contenido

  1. Pulsa el icono del adblocker
  2. Selecciona «No actuar en páginas de este sitio web» (o similar). También puedes pulsar el botón «Activado para este sitio» o «Pausar adblocker».
  3. Pulsa el botón refrescar de tu navegador para ver el contenido completo.