La persona ‘arrauxada’ con más ‘seny’ del mundo

Cuando lo dijo Josep Sanz en la ceremonia de despedida del periodista Josep Cabayol, fallecido el pasado 8 de agosto, pensé que lo había definido perfectamente. «La persona  arrauxada con más seny que he conocido», dijo. Y es tal como yo le veía.

Era varios años -no muchos- mayor que yo y nuestras trayectorias profesionales se habían ido cruzando sin coincidir nunca en la misma redacción o trabajando codo con codo. Los dos estuvimos en Ràdio 4 y Com Ràdio pero en cargos y puestos de trabajo que no nos hicieron sentar nunca uno al lado del otro.

No fue hasta que busqué a alguien que me sustituyera como presidente de la asociación Solidaridad y Comunicación-SICOM que empezamos a colaborar. Y digo ‘colaborar’ porque aunque asumió la presidencia de la asociación me dio más trabajo que nunca en la entidad. Yo creía que traspasándole la presidencia podría apartarme un poco de la actividad cotidiana de SICOM pero fue todo lo contrario. Cabayol se había jubilado pero tenía una enorme capacidad de trabajo. Su cabeza era un hervidero de ideas y dio un impulso espectacular a la asociación. Los resultados se pueden consultar en el portal sicom.cat/blog.

Era una persona arrauxada, como dijo Sanz. Cuando hablábamos por teléfono y ponía el altavoz, mi mujer me preguntaba si estaba enfadado. Y yo le decía que no, que era así, que era la forma como expresaba sus convicciones. De vez en cuando se enfadaba, claro. ¡Y quién no se enfada en este mundo tan injusto y mal repartido en que vivimos!

Pero al mismo tiempo, era sensato, no hablaba por hablar, conocía los temas de los que informaba o debatía. Y si no sabía lo suficiente de uno de ellos lo reconocía. Era tertuliano apasionado pero nunca uno de esos que habla de todo pero no sabe de apenas nada.

Algunas de sus afirmaciones me costaban de asimilar. Pero el tiempo me fue haciendo ver que sus predicciones más chocantes solían acabar siendo acertadas. Cuando se metió a fondo en la información sobre la emergencia climática se convirtió en uno de los mejores periodistas conocedores de su realidad, consecuencias y peligros. Lo ha demostrado en los artículos que ha escrito sobre esta cuestión –que nos animaba a algunos compañeros que le ayudábamos en la redacción o recogida de datos a firmar también- y en el último documental que ha impulsado: “50 graus”. Tiempo atrás, titular así un documental que tratara los efectos del cambio climático en Cataluña sería considerado la obra de un arrauxat. Este verano, mientras se proyecta en muchas televisiones locales, centros cívicos y plazas populares y poco antes de que podamos verlo en la TVC, queda claro que es la denuncia y la advertencia de una persona con seny.

Una persona arrauxada con mucho seny que, como amigos y como sociedad, echamos y echaremos de menos.

Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas