Destapado el chantaje de Laporta a Frenkie de Jong bajo la amenaza de dejarlo sin contrato

Se le recomendó seguir en las condiciones de su primer contrato o ser denunciado por indicios de delito criminal en su renovación de 2020. Otra vergonzosa actuación de una junta desesperada y cada vez con menos palancas

Frenkie de Jong

El FC Barcelona se encuentra cada vez más en el ojo del huracán de un caso escandaloso y bochornoso de mobbing centrado en la figura de Frenkie de Jong a quien la junta de Joan Laporta lleva acosando y extorsionando desde hace meses con la intención de forzar un traspaso que el mediocampista holandés no contempla, menos aún desde que la directiva y el entrenador han realizado una exhibición de cinismo y de hipocresía en torno a su figura. Ambos, Laporta y Xavi, no dudan en ofrecer una actitud pública de estima y admiración hacia el jugador, por el que dicen sentir el deseo unánime de que se quede -como si Frenkie de Jong se hubiera querido marchar alguna vez-, aunque con esa coletilla final, acusatoria y malintencionada: “… pero necesitamos que ayude al FC Barcelona”.

El resto del relato, los huecos, los ha rellenado perversamente la prensa laportista describiéndolo como un futbolista que cobra mucho más de lo que merece, el doble esta temporada que la anterior, egoísta y enrocado en una posición rebelde como si estuviera, premeditadamente y aposta, urdiendo un plan para perjudicar al club, pues se le acusa de no aceptar bien un traspaso o bien una rebaja de sus condiciones y renuncia a cobrar los atrasos, y ser el único responsable de impedir la inscripción de los fichajes de este verano.

La verdadera y malévola trama es la que ha venido desarrollando la junta desde el final de la temporada pasada, consciente de que De Jong es de los pocos futbolistas con mucho mercado en Europa, pues es joven (25 años) y puede ser carne de traspaso por una cantidad de entre 70 y 80 millones. Una operación con un posible beneficio neto suficiente para evitar la activación de una cuarta palanca y también eludir un aumento de la presión sobre Piqué y Busquets para que renuncien a ficha y atrasos.

Frenkie de Jong era la víctima perfecta. Ahora se ha confirmado a través de un medio del todo solvente, The Athletic, que la junta de Laporta lo amenazó con denunciar y romper su contrato si no cedía a ser traspasado al Manchester United, en base a los indicios de irregularidades y delitos criminales detectados en su ampliación de contrato de hace dos años bajo la presidencia de Josep Maria Bartomeu.

Una amenaza sin precedentes en la historia del FC Barcelona, un chantaje deshonroso para el club por parte de la directiva de Joan Laporta que el futbolista está dispuesto a confirmar y revelar para demostrar al mundo este endiablado montaje en su contra frente al cual ya se están moviendo los diferentes sindicatos de futbolistas y se han alzado voces de algunos compañeros de profesión.

Para ignominia de la propia plantilla y de sus compañeros azulgrana, incluidos los recién llegados, no ha habido reacción conocida del vestuario más allá de la reunión mantenida por la dirección técnica y el vicepresidente Rafael Yuste con el capitán Sergio Busquets el sábado por la tarde en la previa del Gamper sin que haya trascendido los asuntos tratados.

Mientras Xavi, el entrenador, también ha sido cómplice de esta conspiración alineándolo fuera de su posición natural para desmotivarlo y hacerle llegar un mensaje inequívoco en el sentido de que esta temporada va a jugar más bien poco, De Jong ha venido sufriendo en directo este chantaje sin pies ni cabeza por un contrato absolutamente inmaculado.

La directiva de Josep Maria Bartomeu puede acreditar en este caso que el contrato de ampliación firmado en octubre de 2020 fue revisado por los servicios jurídicos del Club y también por la Compliance Officer así como por los auditores de entonces, E&Y, y por supuesto por el equipo legal del futbolista. 

Ese mismo contrato fue posteriormente registrado en la LaLiga Profesional y supervisado por sus propios e independientes servicios de control financiero y de sus servicios jurídicos previamente a la inscripción del jugador como tal en el FC Barcelona.

El propio Bartomeu ha expresado en privado a diferentes medios no solo su absoluta y rotunda seguridad sobre la escrupulosa legalidad de esos contratos suscrito por él y validados por los diferentes equipos de abogados a lo largo del proceso. También ha trasladado sus sospechas de que se trata de algún tipo de maniobra de desprestigio en su contra y en la del futbolista pues duda de que ninguno de los profesionales implicados en todo ese proceso no detectara esos indicios delictivos que ahora se han utilizado para presionar al futbolista. Laporta, según esa información, le habría recomendado seguir en el Barça, pero aceptando las condiciones de su primer contrato a cambio de no denunciarlo ante LaLiga y las instancias necesarias para ser declarado nulo de derecho.

También resulta del todo siniestra y más que dudosa esa naturaleza criminal del contrato de De Jong en julio de este año, cuando ya se ha cumplido año y medio de la toma de posesión de la junta de Laporta y después de una Due Diligence en julio de 2021 y un examen Forensic en diciembre de 2021. ¿Ese contrato escapó de esa estricta y profunda revisión?

Y una última pregunta. ¿Cómo es que ese contrato ha aparecido ahora, de pronto, fuera de la ley siendo el único de los cuatro firmados de una tacada con Gerard Piqué, Ter Stegen y Lenglet

Las respuestas y la realidad acusan indefectiblemente a una junta directiva como la de Laporta, desesperada y capaz de cualquier cosa, incluido este tipo de chantaje, para pagar las millonarias comisiones de los traspasos de Lewandowski, Raphinha y Koundé

Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas