Aragonès, Peyu y los ‘correbous’

El lema de ProuCorrebous en su perfil en Twitter es «Ha llegado la hora de dar un paso adelante en la protección de los animales en Cataluña». En el mes de abril, En Comú Podem y la CUP presentaron una proposición de Ley para la supresión de los correbous. Esta reivindicación lleva años pendiente de satisfacción, pero los partidos que mandan en Catalunya y en los ayuntamientos donde se hace sufrir a los animales con estas prácticas la arrinconan. Sólo los partidos de la oposición se animan a realizar esta reclamación y saben que, sobre todo en las ciudades y pueblos donde se hacen los correbous, pocos votos obtendrán en las elecciones municipales.

Hace unos días, pareció que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, se movía a favor de la supresión de los correbous. Fue un espejismo. Inmediatamente, en una entrevista en Catalunya Ràdio dijo que no tenían que suprimirse, que, como mucho, “tenemos que ir mejorando el tratamiento. Creo que es un proceso que debe ir avanzando y si es visto como una imposición desde Barcelona no saldremos adelante”. En Barcelona, ​​está el Parlament de Catalunya, que es la sede de la soberanía de los catalanes. Pero se ve que esa soberanía llega hasta las vallas de los correbous.

También hace unos días, el humorista Peyu explicó en Twitter que le habían cancelado una actuación en una población de las Terres de l’Ebre que no citaba “por decir en la radio que los correbous son una auténtica mierda”. Y añadía: “Mientras sigáis permitiendo esta barbaridad no hace falta que me llaméis, ya me cancelo yo voluntariamente. ¡Venga valientes! ¡Que vienen elecciones municipales!”.

Hay disparates tan evidentes que cuesta entender por qué persisten. El maltrato a los animales es uno de ellos. Y hay que tener en cuenta que los correbous no sólo se realizan en Terres de l’Ebre. El 3 de septiembre se hará uno en Vidreres, en la comarca de la Selva, y una decena de entidades animalistas ya han convocado una manifestación para oponerse a su celebración.

Los defensores de los correbous apelan a la tradición. El criterio de si se ha hecho siempre debe seguir haciéndose ha hecho mucho daño al progreso de la humanidad.

Convendría que los partidos que nos gobiernan tuvieran la valentía que ha tenido Peyu para hacer coherente lo que dice con lo que piensa. El humorista debería hacer caso a quienes le dicen que no puede animar los gritos de ‘puta España’ en sus programas de radio y televisión, y Aragonés tomarle la palabra cuando dice que “los correbous son una mierda” y prohibirlos. Aunque Josep Caparrós, alcalde de ERC de La Ràpita, pierda el cargo en las próximas elecciones municipales.

Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas

 

Desactiva tu adbloker en nuestra web para disfrutar el contenido

  1. Pulsa el icono del adblocker
  2. Selecciona «No actuar en páginas de este sitio web» (o similar). También puedes pulsar el botón «Activado para este sitio» o «Pausar adblocker».
  3. Pulsa el botón refrescar de tu navegador para ver el contenido completo.