La Unidad de Policía Marítima de los Mossos navega hacia competencias exclusivas de la Guardia Civil

Homicidios, lucha contra el narcotráfico o protección de autoridades en el mar son algunas competencias que perdieron en 2019 a favor de la Benemérita

Este mes de julio el consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Joan Ignasi Elena, ha hecho entrega de los diplomas a los agentes de la policía catalana que les acreditan como agentes de la Policía Marítima del Cuerpo de los Mossos d’Esquadra.

Se trata de unos treinta mossos que han superado una formación específica de unas 1.000 horas del primer Curso de Intervención en el Medio Marítimo, que han hecho en el Instituto de Seguridad Pública de Cataluña y en el Centro de Seguridad Marítima Integral, con sede en Asturias, gracias al acuerdo firmando con la Dirección General de Marina Mercante, dependiente del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana. El curso capacita a los mossos de la Policía Marítima en rescate y salvamento, patronazgo de embarcaciones, y también les da conocimientos de legislación marítima.

Con la existencia de esta nueva unidad de los Mossos, el consejero Elena ha defendido que “como policía integral de todo el territorio catalán, los Mossos d’Esquadra están también en el espacio con medios aéreos, el ciberespacio y, obviamente, en el mar”. Elena dice que “queremos una policía que esté junto a la gente porque la seguridad es reacción, pero también prevención y acompañamiento”, y que “seguiremos haciendo una policía de Cataluña más grande, para estar más presentes. Tenemos el horizonte de 22.006 agentes en 2030”.

En este contexto, el titular catalán de Interior ha asegurado que “esto es lo que hará también la policía marítima en el mar: vigilar, prevenir, acompañar y dar seguridad, para garantizar los derechos y las libertades de los ciudadanos y las ciudadanas, especialmente de los más vulnerables”. Para Elena “cualquier ampliación del cuerpo de los Mossos d’Esquadra en más lugares es una buena noticia”.

Desde el Departamento de Interior se informa que las funciones que ejerce la unidad son las de seguridad ciudadana en el mar, vigilancia de la navegación, vigilancia de acontecimientos en el mar, orden público y vigilancia de infraestructuras portuarias e instalaciones náuticas. También actúa como policía judicial y policía administrativa, defensa del patrimonio histórico y arqueológico, vigilancia de las zonas marítimas protegidas, control e inspección de pesca, inspección y vigilancia de las actividades marítimas, medio ambiente y funciones de salvamento marítimo en coordinación con el Servicio de Salvamento y Seguridad Marítima cuando se les requiera.

El debate surge por el hecho de que el mes de marzo de 2019 la Comisión Nacional de Coordinación de la Policía Judicial acordó que la Guardia Civil asumía todas las funciones policiales en el mar, y dejaba tanto a los Mossos d’Esquadra como la policía autonómica vasca, la Ertzaintza, solo las competencias de hacer tareas exclusivamente administrativas en las aguas interiores marítimas.

Esta decisión se tomó después de que la Guardia Civil pidiera que se concretara quién tiene las competencias policiales en el mar, por el hecho de que desde la creación de la unidad acuática de los Mossos, en 2008, había habido algunos problemas de coordinación entre agentes de la Benemérita y la policía catalana. Todavía hoy, la decisión de la comisión está vigente, lo cual puede suponer problemas de convivencia entre cuerpos policiales en el ámbito marítimo.
Para poner un ejemplo, si aparece un cadáver en la costa y la primera policía en llegar son los Mossos, haría falta que estos informaran a la Guardia Civil, que es quien se tendría que hacer cargo de la investigación.

Que el tema no es menor queda patente en un caso que pasó cuando apareció un muerto en una playa de la costa catalana y los primeros agentes policiales en llegar al lugar de los hechos fueron agentes de los Mossos d’Esquadra, que quisieron hacerse cargo de la investigación. En el tira y afloja entre los mossos y los guardias civiles, que llegaron después, faltó muy poco para que los agentes de la Benemérita, además de hacerse cargo del difunto, acabaran deteniendo a los agentes de la policía catalana.

Tres patrulleras nuevas que han costado 1,5 millones de euros
La Policía Marítima de los Mossos tiene, desde el verano pasado, tres embarcaciones de monocasco rígido de una eslora de 12,83 metros y un calado máximo inferior de 0,69 metros, con cabina y con propulsión con motores fuera borda, que han costado 1,5 millones de euros. Se trata de las patrulleras Cap de Creus, con base en Palamós, Narcís Monturiol, con base al puerto de Vilanova i la Geltrú, y Josefina Castellví, con base al puerto de l’Ametlla de Mar.

Los Mossos ya contaban con dos embarcaciones más, la Neptú II y la Thalassa. La primera es una embarcación de buque rígido, de 6,5 metros de eslora, con dos motores. La segunda es una patrullera semirrígida, cedida judicialmente, de 12 metros de eslora y con cuatro motores.

(Visited 554 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

1 comentario en «La Unidad de Policía Marítima de los Mossos navega hacia competencias exclusivas de la Guardia Civil»

  1. Es que acaso la Guardia Civil del mar no hacía bien su trabajo. A qué viene esta novedad? No hace falta que se me responda porque me lo imagino… Más país y, sobretodo, más gasto. Los separatistas verán bien esta medida. Solo ellos.

    Responder

Deja un comentario