Los Juegos Olímpicos se ‘cocinaron’ en un restaurante de Vilanova i la Geltrú

La Guardia Civil hizo un seguimiento de esta comida, en la cual participaron Alejandro Blanco (COE), Gerard Figueras, Miquel Noguer y Artur Mas

Cataluña, dicen los independentistas, “no tiene rey ni reina”. Pero los Juegos Olímpicos que promovía el “sector de los negocios” de Junts per Catalunya (JxCat) sí que estaban destinados a tener una “reina”: Maite Fandos, exconcejal del Ayuntamiento de Barcelona y ex-dirigente de la antigua Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Después del desastre de los postconvergentes en las elecciones municipales del 2019, Fandos se quedó sin trabajo, a pesar de que estaba en excedencia de su plaza de funcionaria. Sin embargo, ya se sabe que el salario de un funcionario de carrera no es el mismo que el de un alto cargo político, por lo cual Fandos intentaba que le asignaran tareas como cargo de confianza en cualquiera de las administraciones controladas por JxCat. La ex-concejal, sin embargo, no quería un cargo eventual cualquiera, sino que quería un “cargo con autoridad”. Y el mismo Ricard Font, entonces presidente de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC), llegó a comentar por teléfono que había que complacerla para tenerla controlada, que no se desbocara y que no explicara “lo que no toca”.

El 30 de mayo de 2019, Gerard Figueras, secretario general del Deporte, cargo encuadrado en Presidencia, le explica que ella puede ser la directora de un programa, pero hace falta que tenga una plaza en la Generalitat y que desde esta plaza se le adjudique la dirección del programa, desde el cual podría aspirar a otro puesto más alto. La principal posibilidad que plantean es que Maite Fandos vaya a FGC, y desde allá se le puede asignar el proyecto. El proyecto es un concurso para la dirección del programa de los Juegos Olímpicos de invierno 2030, que se está empezando a montar, y quieren que Maite Fandos sea la directora. Como hay un periodo de hasta tres meses hasta su constitución, este es el motivo por el cual se le busca un cargo que sirva de puente.

Maite: Yo quiero que sea la Generalitat quien me contrate para poder decir que es la persona que lleva este programa […]. El problema es que esto no es lo que a mí se me dijo […]. Lo que no entiendo es esto de Ferrocarriles, Gerard. ¿Por qué no puede hacerlo Ferrocarriles?
Gerard: Porque Ferrocarriles, a pesar de que es empresa, es pública y tiene las mismas limitaciones que un departamento. Es decir, no puede crecer ilimitadamente en su capítulo 1. Hay una ley de no sé qué que no lo permite […]. He estado hablando con Ricard Font y llamaron a mi jefa de personal y lo estuvieron mirando, y sí, sí, y dice: “Yo lo que sí que ofrezco es que, si tengo dinero, es que yo la contrato a ella como profesional o en alguna de las empresas que ya colaboran en el proyecto, ya sea Pitu o sea quien sea, y se le concreta el encargo y Maite como trabajadora va allá. Pero como personal de Ferrocarriles, no puedo crecer en estos momentos”.
Maite: Ya, pero es que esto no puede ser, ¿me entiendes? Esto no es lo que se me dijo. Esto es lo que no quiero hacer, y volvemos a lo mismo. Esto ya lo podías haber hecho tú antes, ¿no?
Gerard: Por eso digo que lo que tenemos que intentar primero es continuar haciendo “push” político, decir “aquí había un compromiso político con Maite”, primero con Elsa, después con Turull…
Maite: ¿A Elsa le puedes llamar tú?
Gerard: Sí, sí, sí. Yo hablaré con ambos…
Maite: Es que esto que me dices que me contrate una empresa, esto no es lo que me da una autoridad…
Gerard: Esto, si el programa se externaliza, pues se crea un concurso para la dirección y no sé qué del programa de los Juegos Olímpicos. Y tú eres la directora, es decir, una externalización de un programa como hay tantas. Es decir, por la autoridad aquí no tienes que sufrir…
Maite: Pues sí que sufro […]. Esto no es lo que a mí se me dijo, porque para hacer todo esto, ya lo hacías tú y ya estaba. No había que ir a buscar a la consejera.
Gerard: Lo sé, pero yo diría que yo, en mi nivel de decisión, yo respondo de lo que pueda.
Maite: No, yo digo que yo eso sí que te lo agradezco a ti, pero lo que no acabo de entender es que no haya ninguna plaza… No lo entiendo.
Gerard: Yo no lo sé, supongo que la Budó, yo no sé de qué iba, y diría: “Es un compromiso de Elsa y me han cargado el muerto a mí. Yo tenía mi compromiso con mis amigas para venir a Palau y antes de mis amigas me viene el compromiso de Elsa”. No lo sé, me lo invento […]. Ricard tiene contratado a Pitu, tiene contratado a Beto, tiene contratado a un arquitecto, tiene contratado a un ingeniero… Él contrata por el capítulo dos profesionales y empresas. Por lo tanto, puede hacer lo mismo contigo, y así, por 15.000… por menos, él puede contratar quién quiera… Ahora, para hacerlo más gordo, y una cosa no de 15.000 euros, se tiene que hacer un concurso que dura dos o tres meses. Quiere decir que esto se tiene que empezar a hacerse ahora, que tú tendrías que reincorporarte en tu plaza en uno o dos meses y, a partir de aquí, incorporarte al invento en septiembre o en octubre, ya como directora del programa y habiendo ganado un concurso. Esto es una vía compatible y, como tú dices, que no tiene que pasar ni por el consejero ni por nadie.

Figueras le asegura que este plan está “justificadísimo” y que él defendería esta vía. “Esto son cargos de confianza, eventuales, y todos los eventuales están cubiertos. Y para crear nuevos eventuales, esto va a Gobierno. Y en estos momentos no hay ninguna negociación cerrada para aumentar los eventuales”. “Pero esto es la típica cosa que se puede pactar”, dice Fandos refiriéndose a ERC. “Sí, pero esto no lo pacta el secretario del Deporte, pobrecito. Esto lo pacta la consejera, ¿me entiendes?”, acaba Figueras, que queda que llamará a Elsa Artadi y que ella le enviará un mensaje a Meritxell Budó mostrando su preocupación, pero con buenas maneras.

Unas horas más tarde, hablan de la posibilidad que se pueda incorporar a un lugar alto, puesto que Figueras ya habló aquel día con la consejera. “Escucha, lo he estado pensando y yo no puedo venir con un nivel por debajo de todos los jefes de área. Esto yo no puedo aceptarlo. Aunque sea provisional, esto se sabe en tu casa, y yo esto no puedo aceptarlo. ¿Eh que me entiendes, a mí? Es decir, no puede ser tener un espacio de secretario general y que el día siguiente me vaya de jefa de no sé qué, por debajo de Oriol y de todos, ¿me entiendes? Yo esto no lo haré”.

Dudas sobre la fórmula
El interés de Figueras por colocar a Fandos era notorio. Habló con Elsa Artadi, con Xavier Trias y con Artur Mas para encontrarle una plaza con sueldo público. Fue Trias quién le apuntó a Figueras que se la podría fichar “a través de alguna fundación, se entiende que subvencionada con dinero público”, según consta en un auto judicial. Después, dice el mencionado auto, Figueras habló con Gerard Esteva, presidente de la UFEC, para impulsar la candidatura y “vehicular el dinero a través de una fundación”. Este proyecto fue explicado también a la consejera de Presidencia y portavoz del Gobierno, Meritxell Budó, para que lo apoyara. Finalmente, después de hablar con Neus Munté, Elsa Artadi y Meritxell Masó, secretaria general de Presidencia, pudo enchufar provisionalmente a Fandos como asesora técnica en la Diputación el 6 de septiembre del 2019, a la espera del cargo de “reina” del proyecto olímpico.

Pero, en realidad, Figueras no tiene muy claro cómo enfocar el tema de los Juegos Olímpicos y duda entre que la organización la controle Ferrocarriles de la Generalitat (que es la propietaria de las pistas de esquí donde se tienen que realizar las pruebas) o la fundación que pretende crear junto a la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña (UFEC) y que se pondría en marcha el 2020.

Para solucionar el tema, Gerard Figueras convoca un almuerzo el 7 de noviembre de aquel año en el restaurante 1918 de Vilanova i la Geltrú, al cual asisten él, el ex-presidente Artur Mas, el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, y el presidente de la Diputación de Girona, Miquel Noguer. Era un reducido grupo del “viejo sector de los negocios” de Convergència con el responsable máximo del COE. Es más: Alejandro Blanco vetó Pitu Cortada a la comida. “Para hablar en plata, es una cosa de nosotros cuatro y de nadie más”, alegó el presidente del COE. Un informe de la Guardia Civil detalla lo que se habló en esta comida, que se llevó a cabo en el restaurante de la familia del cómico independentista Toni Albà, primo de Gerard Figueras.

“Alejandro Blanco habló de crear una comisión de tres personas, de ver el planteamiento de los Pirineos, de Aragón, y que lo que tenían que hacer era impulsar aquello de la sociedad civil explicando que esto de que se estaba hablando disponía del OK del presidente del Gobierno”, dice el informe de la Guardia Civil sobre el tema. El encuentro fue grabado por el hecho que el teléfono de Figueras estaba intervenido por orden judicial.

El planteamiento no podía ser más beneficioso para el secretario del Deporte, que sería el factótum y podría, por fin, colocar a Maite Fandos como “reina” de los Juegos. Alejandro Blanco aseguró a sus interlocutores que se podría hacer una candidatura conjunta con Aragón y que, “una vez dieran el pistoletazo de salida, comportaría mucho trabajo y se tendrían que crear dos oficinas gordas, una en Barcelona y otra en Aragón, cosa que exigiría contratar a mucha gente”. Blanco le aseguró a Artur Mas que “el Gobierno central cubre el coste, siempre se ha hecho. El COE lo paga casi todo”. Y está dispuesto a que Gerard Figueras pilote la operación.

Fue el mismo Figueras quien propuso que, “de momento, lo aprovisionaremos todo desde Deportes y Presidencia, para que se pueda ir ejecutando desde Ferrocarriles de la Generalitat, que es quien… Sin perjuicio que… Escucha: yo pongo 200, Barcelona pone 300… un poco de bolsa… Hacedme un presupuesto y una propuesta de acciones… Lo que haríamos es prepararlo nosotros… Se han pasado un poco porque pone 400.000 euros”. En este momento es cuando Miquel Noguer se compromete a hablar con responsables de otras diputaciones para que hagan una reserva cada una, y hablan de “dos millones en el año”.

“A Zaragoza, ni puto caso”
Después de la comida, Figueras habló de nuevo con el vetado Pitu Cortada. Reconoce que Alejandro Blanco les dijo que tanto el presidente del Gobierno español, como la Zarzuela “están alineados” y a favor de los Juegos. El presidente del COE, además, les dijo que, “si hay Gobierno en enero, esto se podría formalizar en febrero”. Y tenía que haber dos actos en los Pirineos: uno en el catalán y otro en el aragonés. Fue Miquel Noguer quien advirtió que, al acto de Zaragoza, “ni puto caso, que ahora dicen que sí y después…”.

Además, debía haber un acto de presentación el mayo o el junio de 2020 y después “en la Casa España de Tokio hacer una gran exposición de la candidatura e ir pasando gente por allá y lo que haga falta”. A todo esto, Miquel Noguer sacaba pecho: “Si convenía, ya lo pagarían ellos, todo esto”, recoge el informe citado.

En resumen, el pelotazo de los Juegos sería importante: la candidatura olímpica tendría un coste de 1.500 millones de euros, de los cuales 1.100 millones los pondría el COI, de forma que quedarían 400 millones a aportar. “Se desconoce la manera cómo se financiará esta inversión, pero de la observación telefónica parece inferirse que se nutrirá fundamentalmente de fondos públicos y que incluso ya se ha podido disponer de alguna partida para impulsar el proyecto”, dice un informe judicial.

Este informe relata que en la comida ya se habló de “la necesidad de hacer una aportación económica para que Alejandro Blanco pueda hacer la contratación, al parecer por importe de 400.000 euros”. Y en otro punto, destacan los investigadores: “La ejecución de la candidatura parece que se vehicularía, según comentan Maite Fandos y Gerard Figueras, a través de una fundación, pero se desconoce en este momento qué será. En todo caso, participaría la UFEC, a la cual Figueras habría realizado una aportación que califica de un poco atípica”.

Por lo que se ve, todo era como el cuento de la lechera. “Lo que parece acreditado es que estas disposiciones de fondos públicos para la candidatura resultan opacas, que se pretende utilizar a Ferrocarriles de la Generalitat para sufragarlas y que no se puede descartar una posible malversación de fondos públicos, motivo por el cual se continúa investigando para aclarar el origen y el destino de estas disposiciones”, señala el informe.

Miquel Noguer era el enlace con Waterloo
El presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, propuso la creación de un consorcio entre el COE, el Gobierno español y el Gobierno catalán para financiar la candidatura de los Juegos de invierno de 2030. Como que esto tardaría un tiempo por la cuestión burocrática, sería el mismo COE quien controlaría la candidatura en un primer momento.

En una conversación telefónica entre Gerard Figueras y Pitu Cortada, el primero le comenta a su interlocutor que Alejandro Blanco “sufre por el dinero”. Figueras le contestó que “Beto ya ha encontrado un montón de centenares de miles de euros, que no se preocupara, que ellos estaban trabajando con Ferrocarriles, que es trabajo técnico el que están haciendo de momento con ellos”. El informe revela también que Figueras le comenta a su interlocutor que “hay cosas que no quiero decir por aquí”, pero le relata que Miquel, refiriéndose a Noguer, “estuvo ayer en Waterloo”, visitando a Carles Puigdemont.

Cortada y Figueras coinciden también en esta conversación en incorporar a Mediapro en la operación de los Juegos. A continuación, Figueras llama a Álvaro Montoliu, presidente de AMT Comunicación y le comenta cómo ha ido el almuerzo. Además, le detalla que tiene que hacer un trabajo que financiará Gerard Figueras y que tendrá que realizar una transferencia de dinero a Alejandro Blanco “para hacer la contratación”.

El informe relata también: “Figueras le dice que Alejandro le comentó que ‘cuidado, que aunque me lo pases a mí, y yo sea privado, yo tengo que seguir criterios públicos, también. Lo reflexionamos, lo vemos y pensamos en la manera’, que él (Alejandro) supone que lo hablará con su secretaria general y nosotros lo que tenemos que hacer ahora es afinar el desarrollo de todas aquellas partidas que han propuesto y pensar en temas de contratación… si a través de Ferrocarriles…”. En este momento, se da cuenta que habla demasiado y le dice a su interlocutor que no quiere seguir hablando por teléfono de este tema.

A continuación, el secretario de Deportes de la Generalitat le dice al empresario que “lo ideal, para él, seria hacerle una transferencia a Alejandro de 400 o el importe que sea… y ellos contratan… que si se tiene que hacer desde Ferrocarriles, ya hablarán”. Alejandro Blanco, sin embargo, niega que él o el COE hubieran recibido ni un euro de la Generalitat de Cataluña para poner en marcha algún tipo de promoción de la candidatura olímpica.

Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas

 

Desactiva tu adbloker en nuestra web para disfrutar el contenido

  1. Pulsa el icono del adblocker
  2. Selecciona «No actuar en páginas de este sitio web» (o similar). También puedes pulsar el botón «Activado para este sitio» o «Pausar adblocker».
  3. Pulsa el botón refrescar de tu navegador para ver el contenido completo.