Laporta suma otro grave problema económico y deportivo atacando a Piqué

El intento de acorralarlo y señalarlo por su ‘mala’ vida, su intensa agenda comercial, delicado estado físico y sueldo millonario ha provocado un efecto rebote en el central que puede convulsionar la temporada

Gerard Piqué (Doha Stadium Plus Qatar, Flickr)
Gerard Piqué (Doha Stadium Plus Qatar, Flickr).

Hasta hace bien poco, Gerard Piqué participaba, disfrutaba y se movía como pez en el agua dentro de ese ruido mediático y de las redes sociales en torno a su figura. Hasta que, de pronto, se ha hecho el silencio, coincidiendo con dos inesperadas novedades de enorme impacto en su vida: el anuncio de su separación de Shakira y, casi simultáneamente, la retirada de esa protección institucional y deportiva dispensada con una generosidad sin límites por los últimos presidentes y entrenadores del FC Barcelona.

Lo primero, desde luego, es un asunto personal y estrictamente familiar. Pero el divorcio con Laporta y con Xavi tiene bastante mala pinta, casi tan mal augurio como aquella pancarta del Bernabéu (“Ganas de volver a veros”) que ha acabado en doblete del Real Madrid y la 14ª Copa de Europa blanca.

Bastó que Laporta se quisiera gustar a sí mismo, como siempre más de la cuenta, lanzando otra bravuconada de las suyas: “Le hemos dicho a Piqué que debía elegir entre el fútbol y la vida empresarial. Y ha elegido el fútbol”, para que a las pocas horas el central azulgrana redoblase su frenética actividad al margen de su carrera deportiva.

Como han explicado detalladamente algunos medios, Piqué respondió a esa letanía del presidente filtrando su apoyo a la candidata Maite Barrera por el gobierno de Global Barcelona junto a otros emprendedores de nueva generación, tipo Oscar Pierre, fundador de Glovo, o Enric Asunción, el fabricante de cargadores eléctricos para coches Wallabox.

También se ha conocido su implicación en la velada de boxeo del día 26 de junio próximo en el Pavelló Olímpic de Badalona, uno de esos tinglados en los que anda metido con Ibai Llanos.  Gerard, como es lógico suponer, no ha dejado Kronos ni su rol de jefazo del Andorra, recién ascendido, añadiendo a sus múltiples ocupaciones e intereses la promoción del restaurante Rusc de Andorra, en otra de esas aventuras que le mantienen ocupado.

La madeja empresarial y de inversiones del central azulgrana puede que se haya convertido en algo más que un ‘hobby’ o que en algún momento le haya robado horas de preparación y concentración de su oficio de futbolista. Esa es una realidad incontestable que, por otro lado, forma parte del juego, pues se trata de aprovechar su enorme tirón mediático, incluida la fobia en su contra desde determinados sectores y, a su favor, el no menor atractivo que su figura, desenfadada y desinhibida, también concentra.

Por no hablar de su cartel internacional, que le ha llevado a protagonizar veladas y encuentros de primer nivel con personajes como Mark Zuckerberg cuando ha pasado por Barcelona y convertirse ambos en las estrellas del Mobile.

Aclarado esto, el toque de atención que le dio Xavi -porque así se lo exigió Laporta- iba en otra dirección, la de intentar frenar la escalada de fiestas y juergas que sus propios medios amigos, normalmente protectores, no podían dejar de admitir y señalar en proporción y méritos directos a su pródiga y escandalosa presencia en los principales ambientes nocturnos de la ciudad, habitualmente en compañía de otro futbolista de la plantilla y amigotes poco recomendables.

La reunión fue, en principio, para afearle oportunamente esa actitud tan poco profesional y dañina para la imagen del club. También, en base a ese mismo argumento, reforzado con las recaídas de su lesión, trasladarle un mensaje muy concreto en el sentido de que ya no sería titular en la defensa la próxima temporada.

El objetivo final, a donde de verdad querían llegar presidente y entrenador aprovechando ese estado transitorio de vulnerabilidad mediática, era forzarlo a asumir una sustancial rebaja de su salario, el más elevado de la plantilla desde la patada a Messi.

Pero, como no podía ser de otro modo, Piqué se rebotó y se rebeló. Fuentes del club, no del jugador, aseguran que su respuesta fue desafiante, que ya podían fichar al mejor central del mundo que él seguiría siendo el titular. Respuesta a la que se quiso dar un enfoque positivo y de compromiso en un entorno de reciclaje de su actitud profesional y el abandono, o la ocultación, que resulta igual de efectiva, de ese mal hábito de salir a tomar copas, algo que naturalmente no está prohibido, menos aún en vacaciones.

El cóctel perfecto, aderezado con una foto del segundo capitán esforzándose en el gimnasio, convenientemente difundida desde los medios oficiales del club.

Pero todo eso fue antes de esa fanfarronada de Laporta que no venía a cuento y que, por lo visto, ha sido el detonante de ese festival de noticias sobre la otra vida de Piqué, al margen del terreno de juego, concentrada en su amplia cartera de negocios.

No era necesario pasarse, como hizo Laporta, cuando lo único que de verdad está en juego es la perentoria necesidad contable de ahorrarse la ficha, o al menos buena parte, del jugador mejor pagado del vestuario.

Piqué también es hoy el jugador con menos amigos, y el menos compañero según el resto, convertido ahora en la víctima de una campaña de acoso y derribo que, no es causalidad, la directiva ha favorecido para que el socio también aporte su grano de arena. Se trata de conseguir que le dé la espalda de colgarle la etiqueta de ‘acabado’, ‘pesetero’ y ‘mal barcelonista’.

Contra esa maniobra directiva, deportiva y mediática está la experiencia, el talento y la personalidad de Gerard Piqué, convencido de que no existen, más allá de los problemas financieros, ningún otro motivo para ser ahora el primer repudiado y arrinconado. Nadie mejor que él sabe que el año pasado permitió, con una pequeña renuncia a su salario, la inscripción de Éric Garcia y Memphis Depay.

Eran otros tiempos, en los que él le decía a Laporta lo que tenía que hacer, como darle la baja a Messi y Griezmann, a cambio una cadena de favores aún por explicar. Laporta, cuando tuvo la oportunidad y el contexto apropiado, no adoptó las medidas necesarias para reducir como era necesario la masa salarial.

Ni lo hizo, porque no se atrevió, y además se revolcó en el fango del resentimiento, buscando cómo ampliar esas pérdidas en 300 millones, que hoy le tienen atado de pies y manos. También su junta se ha estrellado en la obtención de ingresos, hasta que se han encendido todas las alarmas, a una semana del cierre del ejercicio, al comprobar que faltan casi 150 millones para evitar más pérdidas.

Piqué tiene en sus manos la posibilidad de convulsionar la temporada si, dentro de apenas dos semanas, se presenta a entrenar recuperado de las molestias y dispuesto a forzar que el entrenador cambie de opinión.

Será difícil, por no decir imposible, que para entonces el Barça haya cerrado el fichaje de Jules Koundé, el central del Sevilla que debería ser su sustituto.

Piden un traspaso que el Barça sólo podría acabar de afrontar si los capitanes, sobre todo Piqué, renuncian a la mitad de su ficha de la próxima temporada y a los atrasos para este ejercicio, que ascendían a 389 millones y siguen en su mayor parte pendientes de pago.

Dicho de otro modo, sólo Piqué, renunciando a buena parte de su ficha de los dos años que le quedan, podría facilitar el aterrizaje de su propio ‘verdugo’. Y eso no pasará, claro.

Otro presidente se habría anticipado y actuado con la fuerza de los propios argumentos económicos, incuestionables, si se hubiera aplicado una política igualitaria de rebajas y admitido la necesidad de superar la situación a base de apretarse todos el cinturón.

Laporta llega tarde a todo, ya no puede actuar porque nunca tuvo ningún plan ni control y la improvisación se paga cara. Señalar a Piqué ha sido un error más y un estímulo para una plantilla que sigue enrocada y dispuesta a que se cumplan sus contratos, por mucho que les amenace un Xavi al que, con sus decisiones, Laporta ha conseguido empequeñecer.

Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas

 

Desactiva tu adbloker en nuestra web para disfrutar el contenido

  1. Pulsa el icono del adblocker
  2. Selecciona «No actuar en páginas de este sitio web» (o similar). También puedes pulsar el botón «Activado para este sitio» o «Pausar adblocker».
  3. Pulsa el botón refrescar de tu navegador para ver el contenido completo.