Jordi Puigneró contradice al director del laboratorio canadiense autor del ‘CatalanGate’

Ronald Deibert asegura que ninguna institución estuvo implicada en el análisis de las infecciones y el director de la Agencia de Ciberseguridad de Catalunya afirma que han trabajado juntos

Las explicaciones contradictorias sobre la gestación y realización del informe realizado por el laboratorio canadiense Citizen Lab como CatalanGate afectan a un segundo consejero: Jordi Puigneró, vicepresidente del gobierno y consejero de Políticas Digitales y Territorio. Puigneró ha contradicho al director de Citizen Lab y máximo responsable del CatalanGate, Ronald Deibert. EL TRIANGLE publicó el 26 de mayo que el libro ‘Pegasus‘ del ex presidente del Parlament y actual consejero de Empresa y Trabajo, Roger Torrent, incluye varios párrafos que chocan con las explicaciones que ha dado Deibert sobre la elaboración del informe sobre el espionaje a independentistas catalanes.

Como en el caso de Torrent, las contradicciones con las explicaciones de Deibert se han detectado a raíz de las respuestas que el director de Citizen Lab dio a la treintena de preguntas que seis eurodiputados de Ciudadanos plantearon a la Universidad de Toronto, de la que depende este laboratorio de investigación en tecnología y derechos humanos, en relación con los criterios y el método con el que se había realizado la investigación. En una de estas preguntas, se pedía «qué otras instituciones o grupos estuvieron involucradas en el análisis» y Deibert contestó que «ninguna institución o grupo estuvo involucrada en el análisis forense realizado en el informe».

Oriol Torruella, director de la Agencia de Ciberseguridad de Cataluña (ACC), que depende del departamento que dirige Puigneró, afirmó, en declaraciones a La Vanguardia publicadas el 8 de mayo, que había colaborado con Citizen Lab en esta investigación . “La Agencia de Ciberseguridad de Catalunya trabajó desde que se conoció el espionaje al presidente del Parlament, Roger Torrent, con Citizen Lab para verificar si el modelo de infección a través de Pegasus del que había sido objeto, junto con los parlamentarios Ernest Maragall (ERC) y Anna Gabriel (CUP), podía haberse trasladado al Gobierno de la Generalitat”, se lee en el artículo de La Vanguardia. Este espionaje se hizo público en julio del 2020. Torruella explicó también que «de acuerdo con las competencias de la Agencia de proteger las comunicaciones de los altos cargos de la Generalitat, se trabajó con el centro canadiense» para detectar si tenían teléfonos y dispositivos afectados por el espionaje.

La labor de la ACC se realizó, según su director, desde su laboratorio y también en colaboración con Citizen Lab, “para desentrañar formas de identificar si existen o no infecciones, un proceso complejo debido a la sofisticación del software de Pegasus que requiere la colaboración entre distintas entidades especializadas en ciberseguridad”.

Puigneró anunció, el 4 de mayo, que, además de los 65 independentistas que, según Citizen Lab, fueron espiados con el software Pegasus, la Agencia de Ciberseguridad había detectado otros dos: su ex jefe de gabinete como a consejero de Políticas Digitales, Ivan Monforte, y el ex-consejero de Territorio y Sostenibilidad y actual presidente del Puerto de Barcelona, ​​Damià Calvet.

El vicepresidente del gobierno catalán y dirigente de JxCat considera que no tiene sentido mantener la mesa de diálogo entre los gobiernos catalán y español mientras no se aclare el CatalanGate. Realmente este caso tiene muchas contradicciones y puntos oscuros.

Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario

NOTAS ESPECIALES

Noticias más leídas