Imágenes que duelen más que mil palabras

Inma Orquín, que colabora con la asociación Afghan women on the run para facilitar visados ​​a las mujeres y familias afganas que huyen de su país y quieren venir a vivir a España o a otros países europeos, me hace llegar un vídeo de cerca de un minuto y medio de duración. “Es muy duro pero tienes que verlo”, me dice. Hago de tripas corazón y lo miro. Soy de esos que cuando en una película ven venir una escena violenta cierran los ojos. El vídeo muestra la ejecución a tiros de una decena de personas con las manos atadas a cargo de un grupo de talibanes. ¡Horrible!

El mismo día vi otras imágenes que muestran hasta qué punto puede llegar la insensibilidad y el desprecio de unas personas hacia otras. Son las de una multitud de policías israelíes impidiendo a golpes de porra, puñetazos y patadas que un grupo de palestinos transportase a hombros el ataúd de la periodista Shireen Abu Aqla desde el hospital donde se certificó su muerte hasta el cementerio donde tenían que enterrarla. Poco faltó para que el féretro cayera al suelo. Abu Aqla había muerto por el disparo de un soldado israelí. Finalmente, pudieron enterrarla a pesar de este estúpido y lamentable episodio.

La vida nos suministra periódicamente imágenes como éstas que nos golpean. Una de las que últimamente me ha herido más es la de los once militares colombianos retirados que, a finales del pasado mes de abril, reconocieron que habían participado en los asesinatos de personas inocentes para hacerlas pasar por guerrilleros. Lo hicieron frente a los familiares de estas personas asesinadas. Es estremecedor ver el vídeo de esta sesión de la Jurisdicción por la Paz colombiana. Uno de los militares, cuando una madre le pidió explicaciones del porqué habían asesinado a su hijo, dijo “les arrebaté la ilusión a sus hijos, les rasgué el corazón a sus madres por una presión de unos falsos resultados, para tener contento a un gobierno. No es justo, no justo”.

Joan Manuel Serrat canta aquello de que «de vez en cuando la vida está tan bonita que da gusto verla». Y a veces, demasiado a menudo, no da nada de gusto verla.

Es lo que hay. No podemos cerrar los ojos e ignorarlo. Este 29 de mayo hay elecciones presidenciales en Colombia. Ojalá los colombianos acierten en la elección del nuevo presidente. En Afganistán tardarán mucho tiempo en tener unas elecciones democráticas con las que se pueda echar a los talibanes del poder. Por eso es tan necesario el trabajo de entidades como Afghan women on the run. En Israel, parece que gane quien gane las elecciones, la violencia contra los palestinos seguirá eternamente. Unos cuantos valientes, sin embargo, consiguieron que el ataúd de Shireen no cayera al suelo.

Es lo que hay.

Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas

 

Desactiva tu adbloker en nuestra web para disfrutar el contenido

  1. Pulsa el icono del adblocker
  2. Selecciona «No actuar en páginas de este sitio web» (o similar). También puedes pulsar el botón «Activado para este sitio» o «Pausar adblocker».
  3. Pulsa el botón refrescar de tu navegador para ver el contenido completo.