Aragonès, Torra y Artur Mas: desvelado un caso de espionaje a 65 personalidades catalanas

El semanario ‘The New Yorker’ ha denunciado que se han intervenido las comunicaciones de políticos y miembros de la sociedad civil de Catalunya con el programa israelí de vigilancia Pegasus

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y el expresidente, Quim Torra, en el Parlament de Catalunya
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y el expresidente, Quim Torra, en el Parlament de Catalunya.

Pere Aragonès, Quim Torra y Artur Mas han sido víctimas de un caso de espionaje que ha afectado a 65 políticos y miembros de la sociedad civil de Catalunya, muchos de ellos independentistas. El semanario norteamericano ‘The New Yorker’ ha desvelado este lunes, 18 de abril, que se han intervenido las comunicaciones con Pegasus, un programa israelí de vigilancia que solo pueden comprar gobiernos y fuerzas y cuerpos de seguridad para combatir el crimen.

Ronan Farrow ha explicado en su reportaje titulado ‘Como las democracias espían a sus ciudadanos’ que el eurodiputado de ERC Jordi Solé, que sustituyó Oriol Junqueras, sospechó que estaba siendo víctima de espionaje mediante el móvil y contactó con el investigador de seguridad Elies Campo, colaborador del Citizen Lab, un grupo de investigación con sede en la Universidad de Toronto que analiza abusos de los derechos humanos con tecnología avanzada.

Citizen Lab ha corroborado que han hackeado el móvil de Solé y el de 65 políticos catalanes y miembros de la sociedad civil, entre los que se encuentran el expresidente del Parlament de Catalunya, Roger Torrent, y el líder de Esquerra Republicana en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall. “Más de sesenta teléfonos, propiedad de políticos catalanes, abogados y activistas en España y de toda Europa han sido espiados con Pegasus”, ha afirmado Farrow.

La investigación del Citizen Lab “sugiere que el Gobierno ha utilizado Pegasus”. El programa diseñado por la empresa israelí NSO permite escuchar conversaciones, leer mensajes, acceder al disco duro, hacer capturas de pantalla, revisar el historial de navegación e incluso activar por control remoto la cámara y el micrófono de los teléfonos móviles.

Gobierno y autoridades se desvinculan

La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha asegurado que no tiene constancia de los hechos en la rueda de prensa después del Consejo de Ministros. Ha afirmado que corresponderá a la justicia investigar si el hackeo se ha producido y en qué circunstancias. Ha recordado que cualquier intervención de un móvil en España requiere una autorización judicial previa.

Fuentes de Interior han declarado que ni el ministerio, ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil “han tenido nunca ninguna relación” con la compañía israelí. Han afirmado que tampoco “han contratado ninguno” de los servicios de NSO y, por lo tanto, tampoco el ‘software’ de Pegasus.

Indignación independentista

El presidente del Gobierno de la Generalitat, Pere Aragonès, ha reclamado al Gobierno de Pedro Sánchez que ofrezca “garantías fiables y transparentes” de que el CNI y las fuerzas de seguridad del Estado no están involucrados en el espionaje. “Todas las sospechas apuntan a que sí. No sé qué Estado puede tener interés en saber qué hace la autoridad de Catalunya que no sea el Estado español”, ha señalado Aragonès.

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha criticado de forma tajante el caso de espionaje: “Nos persiguen por tierra, mar y aire: nos pegan cuando votamos, nos asedian judicialmente, nos encarcelan y ahora sabemos que también nos espían. Se ve que algunos fines justifican todos los medios”. El líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, lo ha calificado como “el mayor escándalo antidemocrático de Europa”.

Oriol Junqueras, presidente de ERC, ha denunciado que “el independentismo ha sido víctima del mayor caso de espionaje ilegal del mundo” y que el “Catalan Gate” es “un atentado directo contra la democracia, los derechos y las libertades fundamentales”. “Esta causa no quedará impune”, ha sentenciado.

El expresidente Carles Puigdemont ha atribuido el supuesto espionaje a los servicios de inteligencia españoles. “Hemos sido espiados de manera masiva e ilegal a través de un programa que solo pueden tener los estados. Políticos, abogados y activistas, víctimas de la guerra sucia y bruta del estado español para luchar contra una idea legítima”, ha indicado.

(Visited 134 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario