SOS Racismo alerta de un aumento de la discriminación por raza en Cataluña

La asociación ha detectado un 83,5% más de situaciones racistas sobre todo entre particulares, en el acceso a derechos sociales y en los ámbitos policial e institucional

Manifestación contra el racismo
Manifestación contra el racismo

El informe INVisibles. El estado del racismo en Cataluña elaborado por la asociación SOS Racisme muestra que este tipo de discriminación ha aumentado notablemente en el último año. Según los datos que, en una rueda de prensa, han detallado la portavoz de la entidad, Paula Rossi, y la coordinadora de comunicación, Larissa Saud, en 2021 se identificaron 334 situaciones de racismo en Cataluña, un 83,5% más en comparación con el 2020, cuando fueron 180.

La asociación ha calificado de «incremento extraordinario» estas cifras, las cuales ha afirmado que están relacionadas con el fin de la pandemia: «La finalización de la situación sanitaria y social extremas del año anterior ha incrementado y visibilizado las desigualdades y las vulneraciones de derechos también por racismo». Por otro lado, la entidad ha lamentado que de los más de 300 casos detectados, en 209 de estos (el 63%) no se haya podido hacer efectiva la denuncia «por miedo a las represalias ya la dificultad de actuar por derechos que extrañamente son reconocidos». En 2020, fueron el 46% de los casos identificados los que no se denunciaron.

La mayoría de las situaciones racistas detectadas –un 25% de los casos– se han producido entre particulares, especialmente entre vecinos señala la entidad. En este sentido, SOS Racisme ha destacado que las vulneraciones a la hora de acceder a derechos sociales como la vivienda y las subvenciones también han incrementado notablemente este último año: en 2020 se detectaron 22 casos, mientras que en 2021 fueron 67. Otro de los contextos donde más se da la discriminación por raza, según el informe de la entidad, es el ámbito policial, en el que se producen identificaciones en función de perfiles raciales y donde se han detectado el 19 % de los más de 300 casos.

La asociación ha denunciado también el «racismo estructural o institucional», presente en el 16% de las situaciones detectadas en 2021: «A lo largo de estos 30 años, desde el Servicio de Atención y Denuncia (SAiD) hemos constatado que en la hora de denunciar delitos con motivación racista frente a los juzgados, la condición de persona migrada y/o de racialización no hegemónica tiene un peso importante y un trato discriminatorio en las decisiones judiciales». En este sentido, SOS Racisme ha destacado «la gran dificultad para conseguir sentencias condenatorias cuando las personas denunciadas forman parte de los cuerpos de seguridad del Estado».

Durante 2021, la asociación ha atendido a un total de 648 personas, 474 de las cuales se han dirigido por primera vez a la entidad. Los restantes 174 casos son situaciones de años anteriores pendientes de resolución. En cuanto al origen de las personas, en el 29,7% de los casos se trata de magrebíes, en el 28,8% de latinoamericanos y en el 26,3% de subsaharianos. «Creemos que existe un racismo estructural a todo nivel, sostenido por un discurso y por unas dinámicas que se trasladan a las instituciones, y que también legitiman la violencia en el ámbito particular», ha advertido SOS Racisme.

Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas