Tebas le quita a Haaland de la cabeza a Laporta

Sólo podría hacerlo vendiendo jugadores y aceptando el dinero de CVC, argumenta, y califica a Ferran Reverter como el hombre de Florentino en el Barça: “Ha llevado al club a una situación difícil”

Ni Joan Laporta ni su gestión provocan demasiados piropos cuando quienes opinan no forman parte de su corte mediática o de su núcleo duro. Un claro ejemplo es su íntimo amigo, Alfons Godall, o al menos lo había sido toda la vida y sobre todo en su anterior etapa en el Barça. A Godall le abrió de nuevo las puertas del club a través de la Fundació en lo que parecía un gesto de reencuentro y de lealtad a esos viejos tiempos en los que Godall era su verdadero hombre de confianza y su apoyo en los peores momentos. Todo acabó, sin embargo, abruptamente hace unas semanas cuando Godall debió dimitir por una alusión tan libre como poco atinada contra un profesional del deporte de la talla de Rafa Nadal.

Para despedirse de este universo azulgrana en el que ya ha demostrado que ni encaja ni sabe estar, ha dejado unos de esos tuits que el entorno laportista ha hecho silenciar y olvidar para siempre. “El destino había escrito que @JoanLaportaFCB y yo acabaríamos algún día juntos en can Barça. El destino ha escrito que @JoanLaportaFCB y yo no podríamos permanecer juntos en can Barça en la etapa final. Le deseo mucha suerte y que los suyos lo defiendan más que él a mí”. Un reproche más personal que institucional pero que demuestra hasta qué punto Laporta sigue practicando ese deporte de ‘usar y tirar’ a las personas de su propio entorno.

Alusiones al margen, la verdad es que nadie ha echado de menos a Godall, tampoco sus comentarios en twitter y para nada su aportación a la operativa de la Fundació Barça, que por culpa de su desliz ha perdido un gran patrocinador.

Tampoco es que haya conseguido que hable ni un poco bien de Laporta otro de sus ‘amigos’ como es Javier Tebas (foto), que le ha hecho innumerables y enormes favores, el principal haberle permitido presentar ante LaLiga un aval como el del 17 de marzo pasado -pronto se cumplirá un año- incumpliendo la Ley del Deporte y los propios estatutos del FC Barcelona, pues cinco de los firmantes de los avales no podían hacerlo por su condición de directivos no electos.

Uno de esos firmantes irregulares del documento no reunía siquiera las condiciones exigidas para ser elegible como directivo. Un festival de embustes y trampas que no sólo LaLiga se comió con patatas, pues también la Comisión Gestora y por descontado el propio Banc Sabadell hubieron de mirar hacia otro lado para cometer la insensatez de avalar, valga la redundancia, ese aval.

Javier Tebas, que le tiene preparada a Joan Laporta una auditoría de la liquidación de la temporada 2020-21 bien distinta de la que presentó a los socios, con menos de la mitad de las pérdidas de esa realidad aumentada, le viene advirtiendo repetidamente que por culpa de inflar ese globo ha puesto al club y a él mismo en una situación muy inestable, sobre todo de cara al futuro.

La forma en que avisa, sin entrar en tecnicismos, es muy gráfica: «Hoy, estando la situación como está, el Barça no puede tener a Haaland. Si hubieran entrado en el acuerdo con CVC, si se fueran algunos jugadores… podrían permitir acometer algo así. Tienen todavía meses para trabajarlo», acaba de decir en una de sus apariciones en las que le preguntan si Joan Laporta está en condiciones de competir en el próximo mercado por el goleador noruego frente a otros equipos de la Premier inglesa, la Juventus, el PSG o el Real Madrid.

Del Barcelona «más que darme pena, no me gusta que esté en esta situación. Nos gusta un Barcelona con una situación competitiva. ¿Por qué ha llegado a esta situación? Porque ha ido al límite en el gasto salarial y si se te caen el 25% de los ingresos tienes un problema porque los contratos de los jugadores siguen estando».

Luego ha querido despedir a Ferran Reverter con el mismo afecto y consideración que le provocó su ejercicio al frente del club como primer ejecutivo. “Lo que tengo muy claro es que Ferran Reverter era opositor a CVC y LaLiga y me consta que no me tenía mucho cariño. Es un ejecutivo que en muy poco tiempo se había puesto a saber de todo. Venía de Mediamarkt, de un mundo de logística, lavadoras y televisores, llega al Barça y ya sabía de derechos de televisión, de la política del fútbol… ¡De todo! Y así ha llevado al Barça a una situación complicada. No digo en lo económico, que de eso sí sabía, pero creo que en el ámbito comercial, político e institucional ha llevado al Barça a una situación difícil y complicada”.

Su reflexión a propósito de su sustituto es de cierta preocupación: “Ahora habrá que ver quién llega, no vayamos a ir de Guatemala a Guatepeor. Pero si el Barcelona sabe reconducir la situación y asume que tiene que hacer ciertas cosas para superar su crisis económica y crecer, le irá bien. Y a LaLiga le interesa que al Barça le vaya muy bien, porque no puede ser que uno de los dos clubes más importantes del mundo esté así. Arriesgó antes de la pandemia y después las medidas que ha tomado para salir no son las adecuadas”.

Aún le siguen preguntando si la marcha atrás del Barça con CVC en agosto pasado fue un recurso instrumental para justificar la marcha de Messi. “Aquella negativa a CVC vino por las presiones a Reverter, que era el hombre de Florentino en el Barcelona, o al menos una persona próxima a Florentino, y por eso decidieron salir”.

Pero no tiene tan claro, en cambio, que la salida del CEO ‘madridista’ vaya a hacer cambiar de opinión a Laporta y a su junta sobre el dinero que CVC pudo entregar al Barça para equilibrar sus cuentas. “Eso dependerá de ellos. Yo siempre he mantenido contacto con Laporta, pero no puedo marcar la línea del Barcelona. La actual es de confrontación con LaLiga y con sus clubes, que son los que apuestan por el proyecto de CVC. ¿En qué le beneficia? ¿Le está aportando algo? No aceptar el tema de CVC o meterse en un proyecto con la Superliga que no le suma nada. “Nos van a dar 700 millones”, me decía Laporta a mí. “Jan, no sé cómo os podéis creer estas cosas”, le contesté”.

Hoy en día, como recuerda Javier Tebas, el Barça no se mueve desde el punto de vista comercial, económico y financiero en una dirección que aporte, más allá del ruido mediático y de elevar el cuarto puesto en la Liga a gestas nunca antes conseguidas, verdaderas soluciones a corto, medio y largo plazo. El ruido por Haaland, al menos por parte de quien decide cuánto dinero podrá mover de verdad el Barça este verano en fichajes, más que ruido sigue siendo humo mediático, la especialidad de Laporta.

(Visited 74 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario