Stop Violències de Andorra acompaña a 7 mujeres a ejercer su derecho al aborto en Cataluña durante enero

La asociación denuncia las barreras que se encuentran las andorranas, que deben pagar entre 300 y 4.000 euros por abortar y desplazarse hasta Barcelona

Manifestación de Stop Violencias en defensa del aborto

La primera asociación feminista y profesionalizada de Andorra, Stop Violències, que lucha por legalizar el aborto en el principado y así garantizar este derecho a todas las andorranas y temporeras, ha atendido durante el primer mes de este 2021 a un total de 7 mujeres de entre 18 y 35 años. De estas, 4 son de Andorra y las otras 3 son temporeras que se encuentran en el país por motivos laborales. Seis de los casos atendidos han sido abortos de primer trimestre, mientras que uno ha sido de segundo trimestre. Para poder ejercer su derecho a interrumpir el embarazo, las mujeres han tenido que gastar entre 300 y 4.000 euros cada una.

La mayor cifra se corresponde con el aborto de segundo trimestre. De hecho, las intervenciones a partir de estos meses son caras, un aspecto negativo que se suma al trauma que supone: “El duelo por estos abortos ya es muy duro por sí mismo, sólo falta que un país te lo niegue y tengas que hacerlo fuera de casa, pagando y sin ningún derecho social, económico, ni de ningún tipo”, señala la presidenta de Stop Violències, Vanessa M. Cortés.

Otra barrera que deben superar las mujeres de Andorra que quieran abortar, además de la económica, es la distancia: desde el principado hasta Barcelona no hay ninguna clínica en la que puedan hacerlo. Al ser consideradas inmigrantes no pueden ser atendidas en ningún hospital público, por lo que deben recurrir al sector privado, localizado principalmente en la capital catalana. Este factor “no sólo encarece el proceso, sino que puede llegar a imposibilitarlo” afirma M. Cortés, presidenta y psicóloga de la entidad, subrayando que no todas pueden permitirse perder uno o varios días de trabajo para ir a abortar a Barcelona.

Las 7 mujeres que durante este mes de enero han sido atendidas por Stop Violències han podido ejercer su derecho a abortar con la ayuda de la red La Meri, nacida el 10 de diciembre de 2018 -coincidiendo con el Día de los Derechos Humanos- con el objetivo de acompañarlas en todo el proceso e informarlas sobre cómo abortar en Cataluña -principalmente, en Barcelona- de forma segura, feminista y con sororidad. “Las mujeres abortaremos cuando lo decidamos, sea legal o no. Es nuestra respuesta a la infantilización y colonización de nuestros cuerpos y nuestros derechos”, remarca la presidenta de Stop Violències.

En el principado, ejercer este derecho es ilegal y se considera un delito incluso en los casos de las mujeres y niñas que se quedan embarazadas a causa de una violación, las cuales deben pagar entre 300 y 500 euros para poder abortar durante el primer trimestre del embarazo en Barcelona. Algo que, según la comisión contra la tortura de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), vulnera los derechos fundamentales de las mujeres. En los casos donde la vida del feto no es posible fuera del útero materno, “la respuesta que el país les da es que den a luz a pesar de que después tengan que ver morir al bebé gestado con deseo, y sin tener en cuenta el trauma que esto comporta”, señala Stop Violències. Los abortos de segundo trimestre en las clínicas de la capital catalana, según la experiencia de la asociación andorrana, cuestan entre 4.000 y 6.000 euros, una cifra que obliga a muchas mujeres a pedir préstamos personales que tendrán que devolver con intereses, o bien a recolectar dinero de los familiares que puedan ayudarles.

Para hacer posible la red La Meri, la asociación andorrana se coordina con la Asociación de Derechos Sexuales y Reproductivos, Marea Verde de Barcelona, ​​Ca la Dona y Mika Sorodidad Internacionalista, ya que, como señala M. Cortés, “batallar el derecho de las mujeres a abortar a nivel nacional e internacional” es una de las misiones del proyecto, el cual se basa en la idea “libertad es decidir” y engloba la lucha por los derechos sexuales y reproductivos. Stop Violències cuenta con el apoyo de entidades como Front Line Defenders y Amnistía Internacional, y envía informes a la ONU y al Consejo de Europa informando sobre la situación del aborto en Andorra.

Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas

 

Desactiva tu adbloker en nuestra web para disfrutar el contenido

  1. Pulsa el icono del adblocker
  2. Selecciona «No actuar en páginas de este sitio web» (o similar). También puedes pulsar el botón «Activado para este sitio» o «Pausar adblocker».
  3. Pulsa el botón refrescar de tu navegador para ver el contenido completo.