Los vecinos de El Canós (Segarra) se oponen a la construcción de una macrogranja con 9.600 cerdos

La plataforma vecinal denuncia “la destrucción del hábitat, la contaminación medioambiental y la pérdida de diversidad biológica y de empleos” que provocaría el proyecto

Nuevo capítulo en la lucha del mundo rural contra las macrogranjas. Los vecinos de El Canós, pueblo situado en el municipio de Els Plans de Sió (Segarra), se han movilizado contra la construcción de una macrogranja con 9.600 cerdos, según el diario Segre.

A lo largo de las últimas semanas, en las ventanas y balcones de las viviendas de El Canós han aparecido numerosas pancartas en las que se puede leer “No macrogranja, sí ramaderia sostenible”. Los vecinos del pueblo, junto a los de Muller y L’Aranyó, todos ellos en el Els Plans de Sió, se han agrupado a través de una página de Facebook que ya cuenta con 255 miembros y donde exponen sus argumentos.

Los opositores al macroproyecto alegan que, de llevarse a cabo, provocaría “una destrucción del hábitat, la contaminación medioambiental (hídrica, acústica, del suelo) y la pérdida de diversidad biológica y de empleos”. Los vecinos denuncian que la cercanía a los tres pueblos mencionados tendría “un impacto negativo en el paisaje de la Segarra”.

El proyecto se presentó el pasado 3 de enero en el ayuntamiento de Els Plans de Sió y ahora se encuentra en fase de exposición pública. La granja se ubicaría en una finca de 21.393 metros cuadrados situada a 1.050 metros de El Canós, en la partida els Plans de L’Aranyó. Los 9.600 cerdos engordarían en cuatro naves rectangulares de 2.186 m2. También se crearía una balsa de 2.700 m2. La inversión sería de 600.000 €.

La plataforma vecinal se niega a que el paisaje de la Segarra se transforme por culpa de los purines, los residuos orgánicos, especialmente excrementos y orina, que producen los animales. La entidad Som Segarra también se opone al proyecto por las consecuencias que tendría para sus habitantes y para el medio ambiente, ya que se situaría muy próximo a una zona protegida por la Red Natura 2000.

Asimismo, Som Segarra denuncia que la macrogranja superaría el umbral de los 7.500 cerdos como máximo que marca el Real Decreto español. Y añade que el impulsor del proyecto se limita a cumplir el mínimo de las exigencias medioambientales que se requieren y se niega a adoptar medidas adicionales que reduzcan sus externalidades negativas.

(Visited 315 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario