Piqué cobra, mínimo, por ocho conceptos distintos

Enseñar una nómina fue un truco barato, pues ingresa por sus dos contratos (laboral y de imagen), que a su vez generan otros pagos por bonus de lealtad y variables en función de partidos jugados y objetivos

Si alguien no puede ni debe dar lecciones de economía, ni siquiera doméstica, es Xavier Sala-i-Martín, que no está del todo desaparecido, ni mucho menos, pero sí escondido en un cargo de la Fundació, donde no es preciso forzar la máquina para disfrutar de todos los beneficios de formar parte del entorno de Joan Laporta, como disponer de las mejores entradas gratis,  desplazamientos de cinco estrellas con todos los gastos pagados y ser comensal habitual en esa reuniones convocadas en restaurantes caros para justificar la vida directiva e institucional del club. 

Eso sí, a cambio, le toca salir a ‘ladrar’ o ‘disparar’ de cuando en cuando en Twitter para justificar esa condición de leal a la causa y economista que fue de referencia en los peores tiempos del final del laportismo (2010) cuando no se creía las cuentas del club ni el vicepresidente económico de su junta. Por eso motivo, porque el vicepresidente económico no quería dar la cara, le tocó a él salir a mostrar cuentas falseadas y sin auditar como si fueran las reales.

Las cuentas ya no le cuadraron entonces, pues él tuvo el valor y el descrédito de afirmar que el ejercicio 2009-10 se había saldado con beneficios de 12 millones la temporada, afirmación insolente y embustera que la auditoría se encargó de rectificarle con un resultado de 84 millones de pérdidas. 

Tampoco le salieron los números como implicado y adláter de Joan Oliver, Joan Laporta y Rafael Yuste en el Reus, club que esta “banda de los cuatro” sí consiguió liquidar después de unas cuantas temporadas. De esa proeza, como es lógico entender, nunca salió en su cuenta de twitter a dar explicaciones o pedir perdón -tampoco lo hizo por arruinar el Barça una primera vez- sino que, como el resto del clan, permaneció escondido a la espera de que pasase la tormenta.

Así son los cobardes, que sólo aparecen detrás del escudo de otros y a cubierto, renunciando a los debates y a dar la cara, como ha hecho esta semana, parapetado en la mediocridad del mundo twitter. “El Barcelona ha dicho que la información de Lluís Canut es falsa. @3Gerardpique lo confirma. Me parece que Canut está obligado a explicar de dónde ha sacado la información. Y no vale la excusa de mal periodista de ‘proteger las fuentes’ cuando estas fuentes te dan datos inventados”, dijo en un comentario del todo previsible y activado por el departamento correspondiente para que todo el entorno laportista saliera a atacar al periodista en una de las reacciones menos comprensibles y más injustificadas del club en los últimos meses. “Me parece que ha llegado la hora -añadió- de desenmascarar a esta especie de periodista deportivo que se las da de importante porque tiene ‘informaciones privilegiadas’ que nadie más tiene y que la mayoría de las veces no son más que informaciones inventadas. ¡Ya es más que suficiente!”, ha tuiteado.

La verdad es que en un ranking de certidumbres y aciertos, Lluís Canut posee un índice de credibilidad del cual Sala-i-Martin carece por sus repetidas y divagantes afirmaciones sobre la economía del club, y eso a pesar de haber sido presidente de la Comisión Económica primero y tesorero -como directivo- después. Quiere ello decir que, por sus embaucadas en las asambleas, recomendando a los socios aprobar cuentas y operaciones desastrosas, la recompensa fue ser nombrado directivo, una secuencia que hoy el código ético ha suprimido y prohibido por razones obvias que atentan contra el principio de independencia de quien forma parte de la Comisión Económica Estatutaria. 

Xavier Sala-i-Martín por cierto debió esperar un año a ser nombrado presidente de la Económica porque no era socio en 2003 ni poseía la antigüedad mínima para ser designado con un cargo. En conjunto, una persona de poco fiar que sólo dispara a favor del viento. 

Más rabia le dio aún que Lluís Canut, en su comparecencia del lunes pasado, se ratificara en sus afirmaciones sin querer entrar a dar muchos detalles. Lo que insinuó fue más que suficiente para entender que Gerard Piqué no cobra por un solo concepto. 

A saber, el defensa azulgrana ingresa por diferentes conceptos como son el contrato laboral, el contrato de imagen, que cobra a través de una sociedad y que por tanto no recibe en su cuenta de CaixaBank, las variables por partidos jugados, las variables por objetivos como clasificarse para la Champions League y en su caso una prima de lealtad asociada a los dos contratos firmados (imagen y laboral). Un bonus que según los expertos es elevado. 

Por tanto, haber exhibido un ingreso de 2,3 millones no supone más que un truco barato para entrar a librar esa  guerra de twitter que no conduce a nada en busca de un protagonismo mediático que parece necesitar como una extraña y moderna adicción.

En total, y en circunstancias normales, Gerard Piqué cobra a lo largo del año de contrato por un total de unos ocho conceptos diferentes. Ya lo dijo Lluís Canut, que los jugadores firman contratos muy complicados.

Gerard Piqué, como está en todas las hemerotecas, amplió su contrato en noviembre de 2020, después de aceptar diferir parte de su contrato por un ajuste salarial a causa del impacto de la Covid en los ingresos. Se habla de una cantidad aplazada de casi dos millones de euros que, conviene insistir, no se rebajó, sino que recuperará en el premio de final de carrera, eso después de prolongar su contrato, que terminaba en la actual temporada 2021-22, cuando cumplía los 35 años, hasta la temporada 2023-24 fecha en la que cumplirá los 37 años.

Gerard Piqué no se auto-escandalizó en ese momento cuando, para acceder a un aplazamiento que restaba tensión puntual a la tesorería del club, consiguió dos años más de contrato, ninguno de los cuales baja de esos 28 millones apuntados por el periodista de TV3.

Lo que Piqué cobra, en cualquier caso, es tan legítimo como lo que tiene firmado el resto de la plantilla. Debería cobrarlo, como hasta ahora, en silencio y sin ruido, en correspondencia, mérito indiscutible y reconocimiento a haber sido uno de los mejores jugadores de la historia del FC Barcelona. 

Complicarse la vida, a menos que necesite su imagen permanentemente en las redes y en los medios para salir de sus apuros en los negocios, es lo que no tiene sentido ni justificación.

Facebook
Twitter
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas

 

Desactiva tu adbloker en nuestra web para disfrutar el contenido

  1. Pulsa el icono del adblocker
  2. Selecciona «No actuar en páginas de este sitio web» (o similar). También puedes pulsar el botón «Activado para este sitio» o «Pausar adblocker».
  3. Pulsa el botón refrescar de tu navegador para ver el contenido completo.