Los trabajadores de Mahle se manifiestan este sábado contra el cierre de la fábrica

La deslocalización supondrá el despido de 345 personas, que reclaman al Govern encontrar una alternativa

La fábrica Mahle de Vilanova y la Geltrú

Este sábado 4 de diciembre, el comité de empresa de la fábrica Mahle de Vilanova y la Geltrú (el Garraf), con el apoyo de los sindicatos CCOO, UGT y CGT, ha convocado una concentración a las 12 del mediodía en el municipio para protestar contra el cierre de la planta de la multinacional alemana. La fábrica, que lleva más de 60 años en la zona, tiene una gran importancia para el territorio y su cierre supondrá el despido de 345 trabajadores, que sólo disponen de dos meses para encontrar otro trabajo, ya que el 28 de enero la empresa cerrará la planta.

Los empleados reclaman mantener sus puestos de trabajo y, en este sentido, insisten en que hay alternativas para hacerlo posible como producir otras piezas o presentar un nuevo proyecto para la planta, tal como se está tratando de conseguir en el caso de Nissan. En una entrevista en el digital Poder Popular, Alfredo Sabada, miembro del Comité de Empresa de Mahle por la CGT, ha asegurado que hay oportunidades para aprovechar la planta y su maquinaria actual, y ha remarcado «la capacidad de una plantilla con mucha experiencia en el sector y un capital humano que no puede dejarse perder».

Los sindicatos también piden la implicación de todas las Administraciones locales, autonómicas y estatales, y que negocien con quien sea necesario para resolver el conflicto. En este sentido, Sabada ha señalado que «la verdadera negociación con las empresas que puedan hacerse cargo de un proyecto nuevo deben hacerlo el Departamento de Industria de la Generalitat y los Ministerios de Industria y de Empleo del Gobierno del Estado». «La situación es muy crítica para la comarca», ha añadido, «ya que Mahle es una de las tres grandes empresas que quedan en el territorio» y «si la cierran, sólo quedarán puestos de trabajo destinados al turismo de sol y playa». Sin embargo, la Generalitat ha admitido que la dirección de la multinacional no tiene ninguna intención de modificar el plazo de cierre de la planta – previsto para el 28 de enero- para que se pueda reindustrializar con otra actividad.

El principal motivo que da la empresa alemana para cerrar la fábrica es la transición hacia el coche eléctrico, puesto que la planta se dedica a la producción de pistones y este tipo de vehículo no lo necesita. En un comunicado, Mahle aseguró que «esta medida es el resultado de la transformación de la industria automovilística hacia una movilidad neutra en carbono y la clara tendencia a abandonar el motor de combustión», y que «la caída continua de la demanda y la competencia» han llevado a que la planta funcione «muy por debajo de su capacidad normal». Para los sindicatos, estas razones «son excusas», y según señala Sabada «la realidad es que se van a producir a Portugal y Polonia porque les sale más barato«.

(Visited 157 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario