Más Mossos siguen haciendo méritos para que los fiche Laporta

El recién llegado Lluís Miquel Venteo desplaza en la seguridad a Ferran López mientras otros miembros del cuerpo alimentan el Barçagate

Lluís Miquel Venteo

La circulación de altos cargos de Mossos d’Esquadra a los cuadros ejecutivos del Barça de Joan Laporta sigue abierta. Al contratado Ferran López, el “héroe” del arresto y encierro de Josep Maria Bartomeu a seis días de las elecciones a la presidencia del club, le siguió Lluís Miquel Venteo (foto), también procedente del cuerpo. La identidad del siguiente en hacer méritos para entrar en el Barça con un gran sueldo y muy poca faena será revelada en breve y se corresponderá con el agente, o agentes, que de firma cíclica y con un invariable efecto mediático, están filtrando cabos sueltos del Barçagate.

Ayer mismo, por los canales oficiales de la SER y de Goal, con la total predisposición la agencia Efe, se volvió a filtrar otra tanda de informaciones, cabos sueltos convertidos en tramas criminales, enigmáticas anotaciones, sugerentes de las malvadas intenciones de Josep Maria Bartomeu, y contratos correspondientes a la relación entre el FC Barcelona y Nicestream y I3Ventures, alguno de cuyos hallazgos los Mossos han convertido en material periodístico como mínimo ganador de un Pulitzer. La verdad, sin embargo, está más próxima al montaje, la especulación y el interés pactado entre alguien con poder dentro de Mossos –evidentemente, no todo el cuerpo juega a las conspiraciones barcelonistas- y la directiva de Joan Laporta, la gran beneficiada del Barçagate. 

No es casual que, como ahora, cuando se viene un parón de selecciones y algún periodista podría preguntarse qué hace el entrenador de Víctor Font, denostado por Laporta en la campaña, alguien que como mucho podría entrenar al Barça B, convertido en la clave de bóveda del gran proyecto de esta Junta, surjan temas recurrentes como el Barçagate para evitar las tentaciones. 

Por cierto, que Ferran López ha caído en desgracia como jefe de seguridad porque mientras Koeman, Puyol y otros barcelonistas eran víctimas del descontrol, incivismo y desmadre de los aficionados a la salida del Camp Nou, él seguía disfrutando de la merienda-cena servida en la Llotja, un ágape interminable al que rápidamente se había vuelto adicto los días de partido. Como las cámaras lo grabaron todo, a Laporta le vino bien justificar otro fichaje político como el de Lluís Miquel Vento, otro de los Mossos con historial, para ampliar ese bloque de ejecutivos que esta temporada consumirá cinco millones más que el año pasado. 

Esta semana se ha producido el relevo de poderes, Vento sustituye a López al frente de la seguridad sin que al club la maniobra le produzca un ahorro sino todo lo contrario.

Al margen de esta circunstancia, conviene recordar que a raíz de la intervención de Mossos en el Barçagate, el cuerpo ha iniciado por su cuenta y sin orden judicial, como la entrada y registro en el domicilio y oficina de Bartomeu en su día, una instrucción paralela a la que lleva más de un año realizando la jueza del 13 de Instrucción al mando del caso. Esta instrucción, a diferencia de la oficial que estuvo sujeta al secreto de sumario, está siendo retransmitida por determinada prensa siguiendo un plan y orden mediático.

Esta vez, según estos medios beneficiados por las filtraciones, se han hallado los siguientes documentos en los registros realizados: el informe publicado en su día por la SER, origen de todo el proceso, los diferentes contratos con las filiales de Nicestream cuyas firmas no coinciden con los contratos librados por el Barça a Mossos, excepto la de Óscar Grau, CEO del club en aquel momento. También anotaciones personales hechas a mano por Bartomeu como manual de defensa con referencias a toda la trama del entorno azulgrana y a las acusaciones prejudiciales.

Desde la intervención de Mossos, en dos de las filtraciones anteriores los periodistas han destacado el hecho ‘relevante’, ‘sospechoso’ y ‘concluyente’ de haber encontrado en la oficina y domicilio de Bartomeu toda esa documentación. La razón es bastante simple,  decepcionante y desmonta el discurso negro y conspirativo de la prensa ya que, como investigado en el juzgado 13, el ex-presidente tiene derecho a disponer de copia de toda la documentación de la instrucción, es decir de todo el material que tras los registros pertinentes en el FC Barcelona fue copiado y clasificado por la policía judicial. 

Entre ese material figuran los contratos y el resto del documental de interés a criterio de los expertos policiales. La misma documentación obra en poder de los denunciantes.

Por otro lado, la última ‘exclusiva’ revela que Mossos ha requerido del club la información completa de la ‘due dilligence’ íntegra de PwC y todas las investigaciones previas y posteriores relacionadas con el Barçagate realizadas a instancias de la propia directiva de Josep Maria Bartomeu. Mossos argumenta que puede contener información esencial sobre el fraccionamiento de los contratos, un hecho controvertido en la interpretación mediática pero normalizado desde el punto de vista de la organización del club, que además explica el motivo de que aparezcan diferentes firmas de jefes de área junto con la de Òscar Grau. 

Parece gratuito pensar que los contratos inferiores a 200.000 euros, que no pasaban por junta directiva, estaban libres de control como se insinúa desde el comienzo de la movida mediática de Barçagate. Cualquier contrato seguía un minucioso proceso de validación por los jefes de departamento, CEO y tesorería, es decir que se firmaban por no menos de tres altos cargos.

En definitiva, nada que no se haya incluido ni esté contenido en la otra instrucción, la que se lleva a cabo en el juzgado 13. El bis judicial promovido por Mossos sirve para que nunca falten en los medios el lanzamiento recurrente de noticias sobre las actuaciones de la junta de Josep Maria Bartomeu presentadas bajo un formato especulativo, tendencioso y con suficiente y creativa imaginación añadida para presentar las informaciones como indicios claros de ilícitos por parte de una banda criminal organizada y peligrosa. 

No habría que perder de vista que, finalmente, se juzgará, si así lo concluye la investigación, la presunta publicación de tuits.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas