La presión de los repartidores detiene un acto de Glovo

La empresa pretendía un "lavado de imagen" y mostrarse como una compañía innovadora y con responsabilidad social, a pesar de incumplir la ley 'rider' y los derechos de los trabajadores

'Rider' de Glovo

Glovo se ha visto obligado a cancelar el acto empresarial que había organizado este martes con el objetivo de explicar su papel como supuesta empresa comprometida con la innovación y la responsabilidad social, frente a representantes del mundo político, social y económico. Sin embargo, los repartidores, con el apoyo de CCOO, decidieron convocar una concentración ante la oficina de Glovo para denunciar «el incumplimiento de la ley» y «los abusos» hacia los trabajadores -como dice el comunicado del sindicato-, una decisión que ha llevado a la empresa a cancelar el evento.

Como ha confirmado a EL TRIANGLE la secretaria de Nuevas Realidades del Trabajo y Economía Social y Solidaria de CCOO, Carmen Juares, la cancelación ha sido «producto de la movilización, de la presión que han ejercido con la convocatoria». «La empresa ha querido evitar que los invitados oyeran la opinión de sus propios repartidores«, ha asegurado Juares, quien ha detallado que la idea era «contar a los asistentes la verdadera cara de Glovo, y que sean los propios trabajadores quienes les comenten las condiciones laborales que viven».

Para el sindicato, lo que pretendía hacer Glovo con el acto era «un lavado de imagen», presentarse como una compañía «innovadora, con responsabilidad social y explicar su contribución a mejorar la calidad de vida». En definitiva, en palabras de Juares, «transmitir situaciones que no viven sus trabajadores, quienes sufren explotación laboral, carencia de derechos, y condiciones de trabajo propias del siglo XIX».

INCUMPLIMIENTO DE LA LEY ‘RIDER’
Una de las actitudes que más critica CCOO sobre Glovo es el incumplimiento de la ley ‘Rider’, en vigor desde hace tres meses. De hecho, según el sindicato, «la gran mayoría de los repartidores siguen como falsos autónomos«, y viven «una situación de mucha precariedad que les está asfixiando».

En este sentido, Juares denuncia que algunos trabajadores «se están endeudando porque no pueden hacer frente al pago de la cuota de autónomo con los ingresos que están obteniendo», puesto que muchos salarios «no llegan al mínimo» establecido por la ley y, además, «Glovo ha ido bajando de forma unilateral el precio que paga por cada pedido entregado». De hecho, aunque la empresa modificó el sistema del multiplicador -la cifra por la que se multiplica la tarifa base- para que salgan pedidos a partir de un euro, eliminando del 0,7 al 0,9 y dejando del 1 hasta el 1,3, por otra parte ha descendido el precio que paga por pedido entregado, es decir, la tarifa base.

SIN RESPUESTA DE ALSINA
Por todo ello, las palabras de la consejera de Acción Exterior de la Generalitat, Victòria Alsina, sobre Glovo, asegurando que «representa el modelo que queremos», no agradaron a CCOO. El secretario general de CCOO en Cataluña, Javier Pacheco, instó a la consellera a reunirse con los ‘riders’ «para conocer las consecuencias del modelo de empresa que para usted es referencia», pero hasta ahora, según Juares, no han recibido ninguna respuesta.

Juares considera que Alsina «debería reflexionar» si cree que «una empresa que no paga el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y que se niega a laboralizar a los trabajadores contratándolos como falsos autónomos es el modelo que necesita Cataluña», y ha remarcado que «los hechos demuestran la postura de las distintas fuerzas políticas«. «Hemos presentado una moción en el Ayuntamiento de Barcelona a la que ERC, el PSC y los comunes han apoyado. Queda claro cómo los partidos consideran este modelo», ha concluido.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides