El comité de Seat advierte de la “tormenta perfecta para la reducción del empleo” en la planta de Martorell

El portavoz de los trabajadores, Matías Carnero, alerta al Gobierno y a la Generalitat de las consecuencias de la transición al eléctrico y de la falta de componentes

SEAT
SEAT

La transición al coche eléctrico y la escasez mundial de chips podrían provocar “una tormenta perfecta que puede servir para justificar la reducción de empleo en Seat”. Así de contundente y contrariado se muestra el presidente del comité de empresa de la firma de Martorell, Matías Carnero, quien pide al Gobierno central, a la Generalitat y a la matriz, Volkswagen, que acuerden medidas para garantizar los puestos de trabajo de la compañía ante la zozobra que se avecina.

El comité de empresa de Seat quiere evitar de manera inequívoca que se repita el caso Nissan, la multinacional japonesa que detendrá su producción en Cataluña el próximo 31 de diciembre. Así lo manifiesta en una entrevista con la Agencia EFE el propio Carnero, que insta al Govern a “ponerse las pilas” para ayudar en la transformación de la industria del automóvil” al tiempo que actúa con “coherencia y responsabilidad política”.

Matías Carnero, como presidente del comité de Seat, se sienta también en el Consejo de Supervisión del Grupo Volkswagen. Su consejero delegado, Herbert Diess, dijo hace unas semanas que la transición al vehículo eléctrico supondrá la pérdida de 30.000 empleos. Carnero da por hecho que la mayor reducción de personal se dará en Alemania, pero teme que afecte también a la planta de Martorell, donde trabajan 15.000 personas.

El temor a que los despidos lleguen también a la Seat es lo que lleva al comité de empresa a interpelar directamente a las administraciones. Carnero le ha pedido a la ministra de Industria, Reyes Maroto, que el PERTE (Proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica) del automóvil sirva para “garantizar la transición no traumática” de una industria que dejará de fabricar coches de combustión para dedicarse a los eléctricos, que requieren menos horas de producción, y que por ello incluya garantías de empleo a la compañía.

Matías Carnero quiere anticiparse a los ajustes de producción provocados por la transición a los eléctricos y por ello le pide al Grupo Volkswagen que instale otra sección de fabricación: “Con una única plataforma y sólo tres modelos eléctricos -Cupra, Skoda y Volkswagen- es probable que no lleguemos a producir 500.000 unidades al año a partir de 2025 en Martorell. Necesitamos una segunda plataforma para fabricar más”.

Además, el comité de Seat le pide también a la matriz que apueste de manera más decidida por el modelo Cupra, una marca en crecimiento, que, según Carnero, se está encontrando con “palos en las ruedas porque no es una prioridad” para el grupo.

Por otro lado, la falta de componentes por la crisis mundial de microchips sigue lastrando a la fábrica de Martorell, que este año ya ha producido 80.000 coches menos que en las mismas fechas del año anterior. Por ello, Seat ha aplicado un ERTE hasta mediados de 2022.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides