El FBI investiga en Andorra los negocios de Alex Saab, el “testaferro” de Nicolás Maduro

Este empresario colombiano ha sido extraditado a los Estados Unidos

Un escándalo internacional vuelve a colocar a Andorra en el radar de las autoridades norteamericanas, en este caso del FBI. Las investigaciones sobre Álex Saab, el empresario colombiano acusado de ser el “testaferro” del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, constatan que canalizó una parte de su operativa financiera corrupta a través de una entidad financiera del pequeño Principado.

A petición de Washington, Álex Saab fue detenido el 12 de junio del año pasado en el archipiélago africano de Cabo Verde, cuando su avión privado hacía escala de un vuelo con destino en Teherán (Irán). Después de un largo proceso judicial, este empresario ha sido extraditado a los Estados Unidos el pasado 16 de octubre.

De la defensa de Álex Saab se encarga el despacho madrileño del ex–juez Baltasar Garzón –contratado por el régimen de Nicolás Maduro- que ha hecho intensas gestiones ante las autoridades de Cabo Verde para evitar su extradición. Confiaba que el resultado de las elecciones en este país africano, celebradas el pasado día 17, favorecerían los intereses de este empresario, que podría volver a Venezuela. Pero unas horas antes de que se abrieran las urnas, se ejecutó la extradición y Álex Saab ha sido internado en una prisión de Miami.

Alimentos en mal estado

El testimonio de Álex Saab se considera capital para desentrañar una enorme trama de corrupción en la cual, presuntamente, están involucrados el presidente Nicolás Maduro y personas de su familia y de su círculo de máxima confianza. Por eso, su captura y extradición era, desde hace años, un objetivo prioritario del FBI, que ahora finalmente ha conseguido.

Este empresario gestionó las adjudicaciones del gobierno de Caracas para la importación de casas prefabricadas y de alimentos para la población venezolana, que sufre grandes penurias. En total, estos contratos subían a unos 1.500 millones de dólares y las autoridades norteamericanas sospechan que parte de los pagos se hicieron con envíos de cocaína a México y la venta clandestina de petróleo a países asiáticos.

El escándalo se destapó en 2017, cuando se constató que los alimentos que abastecía Álex Saab a Venezuela (conservas, maíz, leche en polvo…) eran de pésima calidad y que, además, aplicaba un recargo en el precio superior al 100%. Para hacer esta operativa, el empresario colombiano usaba una multitud de sociedades radicadas en paraísos fiscales y es aquí donde aparece la pista de Andorra, que ahora sigue el FBI.

Una cuenta en Andorra

En concreto, las investigaciones han permitido determinar que una de las sociedades que usaba Álex Saab, denominada Polmont Oil Trading SA, constituida en 2015 en Panamá, tenía una cuenta abierta en una entidad bancaria andorrana. Esta pista ha sido confirmada por los Pandora Papers donde, entre la documentación del despacho panameño de abogados Alemán & Cordero & Galindo & Lee (Alcogal) que ha hecho pública el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), aparece un pasaporte a nombre de Álex Saab.

El diario El Tiempo, el más importante de Colombia, ha tenido acceso al “dosier” de los Pandora Papers y ha publicado la foto del pasaporte del “testaferro” de Nicolás Maduro que figura en la entidad andorrana. Dada la pésima calidad de los productos que Álex Saab llevaba a Venezuela, se calcula que los beneficios que ha obtenido durante estos últimos años son enormes y que los habría escondido, en parte, a través de Andorra.

Las investigaciones también han permitido determinar que en el esquema de corrupción urdido por este empresario colombiano jugaba un papel capital Jorge Guillermo Wurms, un influyente abogado de Panamá que además tiene la nacionalidad suiza. Su nombre aparece como fiduciario en algunas de las sociedades que utilizaba Álex Saab y se le considera el “cerebro” de su operativa a través de paraísos fiscales.

Jorge Wurms, según informa la prensa de este país centroamericano, ha sido agente comercial de entidades como Crédit Suisse, UBS y Andbank. Después del escándalo protagonizado por Álex Saab y la “cacería” desatada contra él por el FBI, ha “desaparecido” de Panamá y se supone que está residiendo en Colombia, bajo la protección del presidente Iván Duque.

La pieza separada del sumario BPA

Esta investigación del FBI sobre los vínculos de Álex Saab y Andorra no tiene nada que ver con la pieza separada del sumario de la Banca Privada de Andorra (BPA) que está focalizada en Venezuela. Es justamente todo lo contrario.

Esta pieza separada hace referencia a un grupo de 28 colaboradores de Rafael Ramírez, que fue uno de los hombres de máxima confianza del ex-presidente Hugo Chávez, que lo nombró ministro de Petróleo y Minería (2002-14) y presidente de la empresa estatal PDVSA. Después de la muerte del líder de la “revolución bolivariana”, Rafael Ramírez cayó en desgracia a ojos de Nicolás Maduro, que comenzó una furibunda depuración y persecución contra él y sus seguidores.

Por eso, tuvo que huir del país y se ha exiliado en Italia. En la actualidad, Rafael Ramírez, que reivindica el espíritu inicial de la “revolución bolivariana”, es uno de los referentes más destacados de la oposición contra la deriva dictatorial que sufre Venezuela.

En este sentido, el régimen de Nicolás Maduro es el primer interesado en que la justicia andorrana castigue duramente a los 28 colaboradores de Rafael Ramírez que tenían cuentas en la BPA, puesto que lo considera su “enemigo político”. En cambio, la investigación sobre Álex Saab que dirige el FBI apunta directamente contra la corrupción del actual presidente de Venezuela.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides