Canadá y Escocia como ejemplo, cuando interesa

La que había estado vicepresidenta segunda de la Mesa del Parlament, Eva Granados, cesó de su cargo de diputada la semana pasada para ser designada senadora y ser la portavoz del PSOE en la cámara alta. En su discurso de despedida, que fue inusualmente largo, hizo referencia a las dificultades con las cuales se había encontrado haciendo de diputada del PSC. Lo hizo mirando al laborismo escocés y citando después un diputado socialista quebequés.

Resulta, cuando menos, curioso que mientras que desde el socialismo catalán y español se ha renunciado a facilitar la celebración de un referéndum en Cataluña siguiendo el modelo del Canadá o del Reino Unido, recurra precisamente a referentes de su familia política en Escocia y en el Quebec para criticar cómo es de complicado “luchar contra el nacionalismo mágico”.

La hasta ahora diputada en el Parlament y recientemente nombrada senadora será la cara visible del PSOE en la cámara alta. Su llegada ha estado gradual, y los periodistas que trabajan a las Cortes Generales ya lo han podido conocer. Lamentablemente para ellos, ya han descubierto que es una política que nunca sale del guion y que difícilmente caerá en ningún titular grandilocuente. “Nos aburriremos”, decía un veterano del Senado hace unos días.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides