Cerveza amarga y científicos tóxicos

Terminado ya el verano creía que una conocida marca de cervezas retiraría un anuncio de TV que cuando empezó se emitió durante semanas y semanas. Llega el otoño y veo que se vuelve a emitir (?). No entro en si el encargo publicitario está bien acabado, el diseño conceptual es de buena factura o si la comunicación del mensaje está bien hecha. Simplemente pongo en cuestión la frase final del anuncio, cuando en boca de uno de los actores respondiendo a «¿dónde nos harán ir en el próximo anuncio?» contesta en tono humorístico «quizás a Groenlandia, ja, ja,ja, ja».

Señores cerveceros, cuidado con las licencias humorísticas cuando estamos en plena emergencia climática, pues precisamente de Groenlandia, o mejor dicho, de su deshielo acelerado, vendrán, ya están viniendo, las cada vez más frecuentes DANA (Depresiones Aisladas en Niveles Altos), por más que el conjunto del Ártico también se esté sufriendo el deshielo y ayude a la dislocación del clima del Atlántico Norte. Dislocación que quedaría relativizada o no tan peligrosa, si no fuera porque el Mediterráneo (del que tanto abusa también esta cervecera) se esté calentando el doble de rápido que el resto de mares y océanos. La conjunción de estas dos anomalías hace que la península ibérica y especialmente Cataluña (también el País Valenciano y las Baleares) sea una de las zonas que más sufrirán (ya es una realidad) los impactos y embates del choque de masas de aire frío en altura atlánticas y de masas de aire caliente mediterráneas, calentadas por un desplazamiento hacia el Norte del clima (unos 1.500kms.) y de los meteoros africanos y saharianos, como hace años estamos viendo, pero ahora cada vez de forma más frecuente e intensa .

Por lo tanto, poca broma con Groenlandia, y más haciéndola en barca por el Mediterráneo (podría volcar). De hecho, estamos bien convencidos de que este anuncio no se podrá hacer pronto haciendo referencia a Groenlandia. La velocidad del deshielo de esta enorme isla (cuatro veces más rápida que en 2003), con una capa de hielo de 3Km. de altura, es de tal magnitud, que cuando se produzca el punto de inflexión o ruptura con la corriente del Golfo (que ya se está produciendo), la dislocación de la corriente atlántica, aunque multiplicará más DANA y más peligrosas.

Hacer mención a «números» con Groenlandia puede resultar sensacionalista, pero hay que hacerlos. En 2.019 se fundían a razón de un millón de Tm de hielo por minuto y este verano de 2.021 se han dado dos hechos hasta ahora nunca vistos: el primero, temperaturas ¡¡¡16 grados superiores a las habituales!!!; el segundo, más ilustrativo aún, es que ¡¡¡por primera vez en la historia (de los últimos 10.000 años) ha llovido !!!

Por otra parte, hay que recordar, pues muchos científicos no lo saben (?!) o no lo dicen, que justo debajo de Groenlandia se encuentra también uno de los dos «motores» (de hecho, el más importante) que hace posible la circulación permanente de las corrientes oceánicas a través del planeta, y por la parte que nos toca la corriente del Golfo, gracias a la que tenemos el clima templado que tenemos. Atención, pues, a efectos mariposa: el aletear de una mariposa en Groenlandia puede provocar una gran tormenta o gran huracán en el litoral catalán. Por lo menos, un «Gloria 2» está asegurado.

Y hablando de científicos, este es el segundo aspecto que queremos analizar críticamente en este artículo. Veamos. Últimamente proliferan en el Empordà declaraciones de «científicos», que al hacer mucho ruido parecen muchos más de los que son. Resulta realmente esperpéntico que hagan afirmaciones que en Barcelona serían impensables. Al parecer aquí, la gente «compra» lo que le venden sin preguntar… Lo hemos podido comprobar.

Afirmar como hacen algunos, «que los impactos ambientales que provocará el proyectado (no aprobado) Parque eólico marino de Roses serán superiores a los impactos del cambio climático en esta zona» es una falsificación tan grande y grosera de la realidad, que indigna desde todos los puntos de vista y dice mucho del nivel de polarización, demagogia e intereses crecientes que hay alrededor del movimiento conservacionista local (que no ecologista), que sirve como tapadera a estos «científicos». El objetivo de facto, no nos engañemos, es «El Empordà no se toca» (máxima que en privado reconocen muchos de los «NIMBY»), o sea, «energías renovables sí, pero no al lado de mi casa».

Nos gustará ver qué cara ponen estos «científicos» cuando en algún momento de este año o el próximo (lo más tarde), los paseos marítimos, los puertos, las infraestructuras hoteleras y turísticas, las viviendas, los parkings, etc. etc. de muchas poblaciones de la Bahía de Roses queden inundadas, dañadas o sujetas a declaración de zona catastrófica. Entre otras razones porque estos mismos científicos y el movimiento conservacionista local han olvidado completamente que la protección civil y la prevención de riesgos (por lo tanto, las personas y no los animales o el paisaje) deberían ser estrategia de primer orden y prioridad número 1 en emergencia climática.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario