La guerra mediática y en las redes sube de tono por Koeman

El periodista Lluís Canut pone en su sitio a Enric Masip, destapando su pasado nuñista y su oportunismo

El riesgo de formar parte el entorno del FC Barcelona pasa, hoy, por ser masacrado en las redes sociales, ser carne de tertulia o aparecer en las noticias, circunstancia que supone quedar a la voluntad de un periodismo que desde la trinchera de la información se ha acostumbrado a disparar primero y a preguntar después, sin contrastar las noticias, sobre todo si el ‘enemigo’ es sospechoso o presunto culpable.

En este sentido, lo mejor es defenderse uno mismo, como ha hecho Lluís Canut, periodista de TV3, en su columna de Mundo Deportivo desde donde ha atizado al ‘pistolero’ de Laporta, Enric Masip, un personaje crispado y nervioso de los que en seguida salta a defender a su presidente, le ataquen o no. Enric Masip, en su línea, cargó contra Koeman tras haber manifestado el técnico su legítima satisfacción por haber dado grandes oportunidades a los más jóvenes valores de la cantera. 

Masip saltó como un tigre a la yugular de Koeman, el entrenador que, se supone, cuenta con la total confianza del presidente, o al menos eso es lo que cuentan desde el club. Si el Barça tiene futuro, vino a decir Masip, no es porque Koeman haga bien esa parte de su trabajo, esencial, sino exclusivamente porque hay un presidente valiente como Laporta. Un mensaje de tono agresivo y con un punto de resentimiento. Como otros muchos laportistas, Masip lleva mal que el entrenador de Bartomeu siga siendo el titular del banquillo del primer equipo.

Koeman le podía haber replicado al ‘guardaespaldas’ del presidente que si este mes ha cobrado, no se sabe bien por qué función real en el ‘camarote’, más allá de haberse convertido en un sicario mediático, es gracias en buena a parte a los 17 millones pagados por el Leipzig al Barça del traspaso de Ilaix Moribar, futbolista que encumbró Koeman a lo largo de la temporada anterior y que hace un año ni tenía mercado ni el Barça ninguna expectativa de subirlo al primer equipo y menos aún de convertirlo en un gran negocio.

Al final de una semana agitada por el cruce de declaraciones, el nerviosismo por la derrota ante el Bayern y esos cuchillos afilados en el entorno del palco, Lluís Canut decidió poner en su sitio a Masip dedicándole el párrafo final de un interesante artículo. “Mientras, un empleado, con nómina de alto ejecutivo, como la ex-figura del balonmano Enric Masip, cuelga un tuit ensalzando a Laporta como réplica a unas palabras del mister en Holanda poniendo en valor su trabajo de promoción de los valores de la cantera. Nada que nos pueda sorprender de alguien que años atrás, en su etapa de máximo esplendor deportivo, se dedicaba a pelotear a Núñez, calificándole como “el mejor presidente de la historia”, dos años después de haber despachado a Cruyff de manera polémica”.

En efecto, Lluís Canut guarda en su memoria y en los archivos de TV3 unas imágenes en las que el entonces capitán del Dream Team de balonmano interrumpe una intervención de Núñez para vitorearlo y aclamarlo. Por ese motivo, en respuesta al artículo, Enric Masip ha tuiteado su decisión de contar hasta 10 antes de responder. Teme que si entra en otra nueva polémica esas imágenes se pongan en circulación como una prueba inequívoca de que su cruyffismo y su laportismo de hoy puedan interpretarse como oportunistas y fruto más bien del interés por seguir exprimiendo sus días de gloria en el Barça. 

De ahí su cambio de chaqueta tras la llegada de Laporta, que le dejó en 2010 con un contrato tipo ‘Busquets’ o ‘Alba’ en el staff del balonmano de la época. Cuando la nueva administración de Sandro Rosell le pidió un esfuerzo por rebajar esas contraprestaciones, alargando el contrato para adecuar su función y salario a las posibilidades del club no sólo se negó en redondo, sino que exigió cobrar hasta el último euro de su contrato antes de irse. No fue, como califica ahora Laporta a los capitanes del primer equipo, un ‘héroe’ ni un ejemplo.

El periodista, que no oculta su amistad personal con Ronald Koeman, aunque no al extremo de haber sido el artífice de su fichaje como se ha llegado a decir exageradamente para restarle cualquier mérito a Bartomeu, ha cargado en ese mismo artículo contra el entorno laportista en abierto desacuerdo con la continuidad de Koeman, incluidas voces mediáticas de peso. “Lo más delirante -ha escrito- resulta asistir a las clases de ‘cruyffismo’ que le pretende impartir a quien fue uno de los símbolos y pieza clave del Dream Team. Sin olvidar que si un pupilo tuvo con Johan una estrecha relación familiar éste fue Ronald, como quedó patente con su presencia, la de su esposa Bartina y sus hijos, llegados desde Holanda para asistir a la capilla ardiente de Cruyff. Los que pregonan la necesidad de cesar a Koeman por carecer de una mirada ‘cruyffista’ para analizar el fútbol son precisamente los mismos que en el reservado del santuario barcelonista del restaurante de Fermí Puig le pedían que dejase la selección holandesa para venir a arreglar los desaguisados del Barça”.

Texto revelador de que las fobias contra Koeman provienen del credo dominante contra Bartomeu y de ese dudoso barcelonismo de quienes celebran las derrotas del Barça, como la de la semana pasada en Champions, para quemarlo todo, Koeman incluido por más símbolo que sea del Dream Team.


DAVID CARABÉN HEREDA EL ‘TRAUMA’

Por otro lado, coincidiendo con el anuncio de convocatoria de asamblea para mediados de octubre, se ha puesto en marcha también una trama que pretende situar a Bartomeu en el centro de una operación contra el independentismo que podría haber tenido, en el presunto trasiego de facturas del Barçagate, su fuente de financiación.

El descabellado y novedoso argumento tiene su origen en un folio incautado al ex-jefe de gabinete del club, Jaume Masferrer, en el que se leen anotaciones sueltas, inconexas, que se ha filtrado desde los Mossos d’Esquadra en el marco de esa instrucción fantasma y paralela del caso. Un sumario iniciado sin mandato judicial por orden de Ferran López el mes de marzo pasado cuando ocupaba, detrás de Lluís Trapero, la sub-comandancia del cuerpo de la policía catalana. Hoy, Ferran López es el responsable de la seguridad del FC Barcelona. TV3 se ha apropiado de esa idea para repetirla y elaborar editoriales acusatorias basadas en sospechas, especulaciones y una enorme dosis de imaginación. 

A rebufo de la televisión pública, descaradamente al servicio de la junta de Laporta, no han faltado artículos a favor de esa teoría conspiranoica como el firmado por David Carabén, representante de esa clase política, hija del totalitarismo de Convergència y ahora abanderada del soberanismo, que históricamente ha reclamado su derecho exclusivo al palco del Camp Nou y la necesaria imposición de un pensamiento barcelonista único, elitista y tribunero. 

Por lo menos dos generaciones de este barcelonismo de país tan identificado con el Barça del pasado de Agustí Montal, siguen traumatizados por los 22 años de presidencia de Josep Lluís Núñez, una etapa que algunos como David Carabén, hijo del histórico gerente del FC Barcelona cuando Johan Cruyff llegó al Barça como jugador, aún no han podido superar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas