Tebas deja en evidencia a Eduard Romeu por ignorante y por bocazas

El vicepresidente económico de Laporta queda en ridículo intentando dar lecciones a la LFP y declarándose fan de Florentino Pérez

El vicepresidente del Área Económica del Barça y vicepresidente del consejo de administración de Audax, Eduard Romeu

Eduard Romeu, el vicepresidente económico del FC Barcelona, se ha llevado un buen rapapolvo de Javier Tebas tras dejarse llevar por un arrebato de protagonismo mediático y conceder un par de entrevistas, no controladas ni autorizadas por el departamento de comunicación, inmediatamente después de conocerse la fecha oficial de la asamblea y la asunción de un presupuesto de 765 millones de euros de ingresos.

Desbocado y convencido de saber el terreno que pisa, Romeu se dejó llevar por cifras equivocadas y por la influencia de un presidente como Joan Laporta que igual se abraza a Tebas que de pronto lo califica de maníaco obsesivo. Lo grave, más allá de la frivolidad de sus respuestas y de su manifiesta ligereza refiriéndose a los temas de la más candente actualidad azulgrana, fue la palmaria demostración de su ignorancia sobre la verdadera dimensión del negocio del fútbol y haber lanzado una crítica a Tebas que le costó una respuesta cortante y rotunda del presidente de la LFP.

Romeu descalificó a Tebas porque, dijo, “no es inteligente llevarse mal con los dos clubs, Real Madrid y Barça, que generan el 90% del negocio”, eso después de considerar que Javier Tebas quería engañar al Barça con el acuerdo con CVC.

Tebas le replicó a las 8 de la mañana del mismo viernes por Twitter: “Sr. Romeu: FC Barcelona y Real Madrid son el 40% de la cifra de negocio no el 90%. La inversión de CVC generaría al FCB más de 3.200 M nuevos en estos años. #ErroresGraves”.

Como reacción, el FC Barcelona anunció horas después, alinearse de nuevo con el Real Madrid, en alzar una impugnación del acuerdo con CVC aprobado en la asamblea de la LFP por mayoría de los clubs integrantes. En esta misma dirección, Eduard Romeu puso como ejemplo de gestión ejemplar al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, por quien demostró en estas declaraciones una admiración bastante más allá de lo recomendable. Una pasión que determinados barcelonistas no comparten del todo o cuando menos no quieren ver reflejado en un directivo de tanta responsabilidad en el FC Barcelona.

Por otro lado, la sintonía con el Real Madrid ha llegado a un extremo que poco a poco va desgastando la entereza y la confianza de los socios del Barça en su presidente y junta directiva, incapaces por ahora de avanzar guiados por una hoja de ruta propia. Al contrario, toda la estrategia con relación a la LFP pasa por decir amén a los intereses de Florentino Pérez, por defender la Superliga como si estuviera a la vuelta de la esquina, rechazar el provecho del acuerdo con CVC como si el resto de los clubs fueran en contradirección y ahora, recién salido de la cocina de Florentino, esa impugnación legal contra un acuerdo sellado por la práctica totalidad de los integrantes de la Liga.

La amenaza de una sanción por parte de la UEFA contra Juventus, Real Madrid y Barça sigue latente, del mismo modo que en un juzgado de Madrid se ha permitido la personación de la Liga en la causa preventiva planteada por los clubs de la teórica Superliga para defenderse de posibles sanciones económicas y de exclusión de la Champions League.

Tampoco han sentado bien las bromas de Eduard Romeu respecto a la insolvencia del club en estos momentos, afirmando que “le vamos a quitar al Madrid a Mbappé y a Haaland”, sabiendo que es una amenaza real justificando el chiste con la idea de levantar la moral de la afición barcelonista.

Equivocarse como lo ha hecho sobre las cifras del negocio global de la LFP, debiendo callar y esconderse a la réplica de Tebas, no es un buena carta de presentación para un vicepresidente económico que llegó rebotado por la dimisión de Jaume Giró e interpuesto por su jefe, José Elías, para cuidar más de su aval que del Barça, y esa es una sensación que le resta credibilidad y ese liderazgo que se le supone en materia de economía y finanzas. Sólo tiene razón, vistos los precedentes, en destacar la gestión del Real Madrid sobre la suya propia y la de Joan Laporta, del que, no hace falta decirlo, necesita el Barça para sus intereses y negocios.

LLUÍS CARRASCO, OTRO QUE HABLA DE MÁS

Al ex-director de campaña de Joan Laporta, que también se creyó el autor intelectual de la victoria en las urnas, le está quedando muy grande intentar permanecer en el entorno como un experto y visionario de la comunicación. Sus tuits enfurecidos contra Koeman, sobre el que dijo “se ha autodestruido” con sus declaraciones hubieron de ser rectificados, corregidos y justificados después de haber sido abroncado desde el club por librar una batalla que no le toca. La prueba es que Laporta defendió a Masip, su ‘pistolero’ de cámara, para responder a Koeman, pero no a su ex-gurú de campaña, al cual finalmente no ha contratado para su estrategia de comunicación una vez conseguida la presidencia.

Claro que la campaña se basó en esconder a la Laporta y no exponerlo ni en debates ni en entrevistas para que el socio no conociera al ‘monstruo’ del 2010 que dejó al Barça temblando de deudas ni que pudiera decir, como ha hecho desde que llegó al cargo, una mentira detrás de otra. Carrasco tendría que aplicarse su propia técnica electoral y dejarse ver lo menos posible por el bien de los suyos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas