Laporta ya se enfrenta a su propia crisis comercial

Deserción en masa de ejecutivos del club, incapaces de vender activos sin Messi y en desacuerdo con los planes imposibles de la nueva junta directiva

La obsesión por recargar en la temporada anterior las enormes pérdidas producidas por la Covid es un bosque que a la junta de Joan Laporta no le deja ver lo que hay más allá, la evidencia de una caída de ingresos espectacular, inédita y sangrante que ahora ya juega en su contra desde el día 1 de julio.

Con independencia de las interpretaciones legales y de la guerra de auditorías previas a la asamblea, el Barça de Laporta lleva dos meses y medio intentando compensar ese enorme vacío de ingresos, el mismo agujero negro que no admite en las cuentas de Bartomeu ni en el ejercicio 2020-21, sin ningún éxito más allá de los traspasos de jugadores a la desesperada, un patrimonio que, como Ilaix y otros, procede de la producción del fútbol base de la junta anterior.

Más allá del efectivo de esas operaciones -que tienen como objetivo cumplir con las ratios de la LFP-, los compromisos de la masa salarial, los gastos de estructura y la devolución de los préstamos se basan en el rendimiento y el balance del trabajo de área comercial del club, donde se vive una crisis aguda y una parálisis como no conocía el Barça desde hacía años.

Hoy el Barça está lejos de los 380 millones de la explotación comercial exigida para cubrir no sólo el presupuesto de la temporada en curso, también cojean los de las próximas temporadas. Por ejemplo, con la que parece segura pérdida de Rakuten, que ya solo pagaba la mitad del contrato inicial para este curso, apenas 30 millones, los ingresos previstos por la camiseta son de cero euros a día hoy a partir del 1 de julio de 2022, con el agravante que, de forma apremiante, Nike exige poder estampar las camisetas de la 2022-23 en un proceso que se inicia dentro de apenas un mes.

Quiere decir que el FC Barcelona necesita cerrar con premura y bajo una gran presión un nuevo contrato de publicidad principal en la camiseta en cuestión de pocas semanas.

Rakuten se ha caído porque la firma japonesa, que se las prometía muy felices con su patrocinio del Barça, ha acabado con una inspección interna de Rakuten España, por parte de la central japonesa que ha detectado irregularidades en la gestión de sus proyectos e inversiones. Una puerta cerrada prácticamente para siempre.

Por otra parte, en el área comercial del FC Barcelona se venía produciendo una crisis detrás de otra desde que hace unos meses. Antes de las elecciones, el anterior director comercial, Xavi Asensi, se marchó fichado por una tentadora oferta del Inter de Miami, franquicia del “soccer” de EEUU que inicia una gran etapa de crecimiento y de implantación.

El vacío lo ocupó Jordi Camps, segundo de Xavi Asensi, mientras se desarrollaron las elecciones y tomaba posesión la nueva junta directiva de Joan Laporta. A finales de abril se dio por hecha la llegada de Cinto Ajram, ex-responsable de activación de patrocinio (2016-17). Como Ajram se marchó corriendo cuando percibió la magnitud de la tragedia en cuanto  tomó contacto con la realidad, la apuesta siguiente fue recurrir a Jordi Camps, perfecto conocedor de la situación, recursos y potencial entorno de espónsores interesado en atarse al FC Barcelona.

Ahora se ha sabido, por una información de 2Playbook, que Jordi Camps también se da a la fuga a partir de finales de este mes. Según varias fuentes, el denominador común de estas sucesivas huidas radica en las discrepancias con el responsable de ingresos, Alex Barbany, y en general con las nuevas exigencias, imposiciones y objetivos imposibles que reclama la directiva y considera absolutamente imprescindibles el CEO Ferran Reverter.

La fuga de ejecutivos tiene que ver, por un lado, con el hecho, indiscutible que la patada a Messi, tanto por la forma como por el fondo, ha dejado en “shock” al mercado y ha provocado un lógico desencanto o desinterés entre quienes habían iniciado contactos y negociaciones con el Barça. Un frenazo en seco difícil de recuperar o de hacer olvidar.

Pero desde el área comercial se ha detectado un acusado recelo y rechazo a la figura de Joan Laporta, el presidente del FC Barcelona que ha hecho historia engañando a propios y extraños con la fallida renovación de Leo Messi, una pirueta inexplicable que ha dado la vuelta al mundo igual que, previamente, se asociaba a la figura del nuevo presidente la única y exclusiva posibilidad de que Messi siguiera en el Barça gracias a su buena relación y sus habilidades negociadoras.

Laporta se ha topado con una realidad que conocía tanto como se negaba a admitir, seguro de negociar con éxito, a su modo político y de amiguismo, al margen de la ley, la solución a las ratios de limitación salarial con la LFP y sus propios déficits de ingresos. Entre Javier Tebas y Florentino Pérez no sólo lo han dejado compuesto y sin Messi sino con un descrédito internacional y una desconfianza que afecta sobre todo a los proyectos comerciales.

Además, se sabe que Laporta tiene previstos organizar sus propios juegos de malabares con los números de la liquidación de la temporada 2020-21, circunstancia que acarreará conflictos legales en los tribunales y situarán al FC Barcelona en un estado de incertidumbre económico y financiero que también espanta a sus posibles patrocinadores. Tanto más cuando ha decidido retrasar y marear el inicio del Espai Barça, sin fecha, mientras el Real Madrid ya ha estrenado su nueva joya comercial, un estadio Santiago Bernabéu preparado para una explotación comercial que arroje el triple de beneficios de antes de la pandemia en cuanto se recupere el mercado turístico, además con la perspectiva casi segura de poder fichar a Mbappé la próxima temporada.

Internamente, el malestar y la preocupación por la situación de debilidad en la que ha quedado el Barça de Joan Laporta se han apoderado del área comercial. “Saldremos a vender”, prometió y repitió Laporta cuando, en campaña, le preguntaron cómo iba a obtener nuevos recursos para el club. También prometió renovar a Messi y respetar el estatus de los “penyistes” del club. De momento no ha aumentado los recursos, sino que ha conseguido menguarlos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas