Elena Fort vuelve a hacer el ridículo, ahora con el Femení

La directiva y portavoz da la noticia de que podrá entrenar en un campo hierba natural del que ya disfruta desde abril de 2020

Elena Fort, la directiva y portavoz de la Junta de Joan Laporta, haría bien en encontrar un asesoramiento serio y eficiente, o bien estar callada, antes de cometer un error tras otro intentando ayudar a su presidente a demostrar que sólo desde su llegada al Camp Nou el Barça es un club modelo, organizado y ejemplar. Parece empeñada, sin embargo, en hacer todo lo contrario y en ponerse en ridículo.

El ex directivo y excandidato Xavier Vilajoana la tuvo que poner en su sitio ayer en las redes sociales después de que Elena Fort, a través de su cuenta personal de Twitter, anunciara regodeándose lo que parece un avance en el rodaje profesional de fútbol femenino del FC Barcelona. “Un compromiso firme para consolidar el fútbol femenino. Creemos y hacemos! Por fin pueden entrenar en un campo de césped natural, como se pedía. Por fin una Masía también en femenino. Nos comprometimos y ya está hecho. Hechos. ¡Trabajo y compromiso!”.

La réplica demoledora del ex directivo Xavier Vilajoana no tardó en correr como la pólvora por las redes: “Desde abril del 2020 que el @FCBFfemeni tiene el campo n.4 de césped natural para uso exclusivo … Ésta y que el Femení B entrenara por las mañanas fueron las dos primeras decisiones que tomé. Hay un montón de hemeroteca que puedes consultar por si no te han informado correctamente”.

No se produjo, por parte de Elena Fort, la menor reacción ni de disculpa ni de matiz consolidando esa sensación de su talante, totalitario y de obediencia ciega al que parece ser el único propósito de su paso por el Barça, borrar el pasado del club por desastroso, irrepetible y causa permanente de bochorno y de vergüenza. Independientemente de sus opiniones parece evidente que la gestión del Femení del FC Barcelona, primer equipo, filial, equipos formativos y Masia ha sido un ejemplo de éxito que tampoco, eso es cierto, debe atribuirse en exclusiva a Xavier Vilajoana. Ni mucho menos.

En su réplica, rotunda e inapelable, también debía haber generalizado en favor de todos los responsables de la progresión y de la consolidación del Femení que, cuando Elena Fort, era directiva con Joan Laporta en 2010, había sido olvidado y relegado a sección amateur sin ningún interés en reforzarlo ni trabajar para recuperar la primera categoría. Y muchos menos Elena Fort, que en este tema debería estar más callada que nadie.

Lo mismo que el resto de la directiva, Elena Fort se dedicaba por aquel entonces a viajar con el primer equipo, darse una vida de cinco estrellas con los recursos de un club arruinado y gozar despreocupadamente de todas y cada una de las hazañas de la decadencia de los últimos días de Joan Laporta como comprar los terrenos de Viladecans, pagarse una millonaria póliza de responsabilidad civil y creerse como ahora la capacidad de gestión de un presidente que no sería precisamente un ejemplo defensa y de respeto de los derechos de las mujeres. Ella debió estar de acuerdo en que Laporta contratara a su amante, Flavia Masoli, para que la mantuviera y viviera del club mientras era su novia. Le dio, con su permanencia y devoción, pleno respaldo y colaboración.

Ahora, el papel de Elena Fort como portavoz de la Junta se ha debido limitar a prácticamente cero pues no está al día, verdaderamente, de cuanto acontece en el club y ya se puso en ridículo cuando anunció que la asamblea extraordinaria debía convocarse el 4 de julio y no el 20 de junio como finalmente se celebró.

Buscarse el refugio del Femení como si este estuviera necesitado de una mano salvadora demuestra poca visión y desde luego ningún respeto por el trabajo, excelente, de tantas personas que apostaron por otorgarle rango de sección profesional, pero desde luego sin desligarlo, al contrario, de una filosofía de club que le ha llevado a conquistar la primera Copa de Europa en la misma temporada de su primer Triplete con el sistema de juego propio e identitario del marco formativo del FC Barcelona.

Lamentable las pocas miras, el egoísmo y el mal ganar de una directiva como ella que tras ganar las elecciones el 7 de marzo, sin haber pisado en su vida el Estadi Johan Cruyff, quiere ahora dar lecciones de apoyo al Femení como si hubiera estado abandonado, sin rumbo y necesitado, como ha insinuado, de que alguien le procurara un campo de entrenamiento digno.

Claro que esa ignorancia e inapropiada actitud está en consonancia con la de su propio presidente, Joan Laporta, quien quedó retratado en TV3 durante la campaña electoral por exhibir, con sorna y cachondeo, su absoluto desconocimiento y desinterés por el Femení del Barça. No hace falta que Elena Fort refuerce con tuits de la risa algo que ya era evidente. Al final, Laporta ganó las elecciones por lo que parecía más importante: tener el control y las claves de la renovación de Messi. Pero ni eso.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas