Ilusión versus razón

Hoy en día todos estamos a merced de caer en noticias falsas o bien en reproducir como actuales informaciones de años atrás. Por eso, hace falta siempre comprobar y leer bien antes de retuitearlo en las redes sociales, una función que numerosos políticos hacen y no siempre verificando la certeza.

Estos últimos días hemos vivido como un diputado de Junts per Catalunya, Francesc de Dalmases, daba por actual una información de 2015, lo cual le servía para atacar tanto a los socialistas como a Podemos, cuando aquella información hacía referencia a una iniciativa del Gobierno de Mariano Rajoy.

Ni De Dalmases se leyó la noticia ni sus amigos tampoco cuando la reenviaron. A pesar de esto, algunos avisaron al diputado independentista, pero él tardó un día en borrarlo, dejando que circulara por las redes. Por eso, obtuvo el apoyo de tuiteros más rápidos que los más rápidos del Far West. Josep Costa, Jordi Martí, Lluís Llach o el vicepresidente Jordi Puigneró fueron del millar de personas que cayeron en el engaño.

No es la primera vez que De Dalmases cae en la trampa. Querer ser el más rápido suele tener sus consecuencias. Aprovechar cualquier cosa para denigrar al adversario no es de recibo. Si hay quién lo hace, peor para él.

De Dalmases forma parte del grupo más próximo a los postulados de Carles Puigdemont y, sobre todo, de Laura Borràs, a quien le une una amistad forjada en los despachos del Parlament. Ellos dos, con Costa, forman un trío de opinadores en las redes muy consolidado.

Dentro del independentismo circula que España es una dictadura a la altura de Turquía. Si así fuera, todos ellos estarían en prisión sin juicio, que es lo que hace Erdogan en su país. Son los mismos que desde tribunas públicas proclaman la carencia de libertades. Y lo pueden hacer un día sí y otro también. En Turquía no podrían y ellos lo saben.

A la vez, aseguran sin ningún problema que España no pinta nada de nada en el escenario internacional, por lo cual serán las instituciones europeas o mundiales las que obligarán a Pedro Sánchez a hacer un referéndum en Cataluña para proclamar la independencia. Precisamente esto no cuadra demasiado con las últimas acciones del gobierno español, liderando Europa con la repatriación de ciudadanos afganos.

Parece que la ilusión esté por delante de la razón. Hoy por hoy, no sé si habrá un referéndum o no. Hoy por hoy, no sé si Cataluña podrá independizarse de España. Pero de lo que estoy seguro es que en Cataluña ahora hay libertad para expresar las ideas sin problema alguno.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario