Umtiti, protegido por el lobby Piqué-Laporta

A efectos prácticos, el defensa catalán actúa como su agente para solucionar su futuro sin daños colaterales

Gerard Piqué (@3gerardpique)
Gerard Piqué (@3gerardpique)

La inmediata ascensión de Gerard Piqué en la ‘capitanía de facto, tras la repentina y cada vez más traicionera y premeditada despedida de Leo Messi, además de llamar la atención, desvanece las dudas y confirma las habladurías de este’ compadreo ‘ del central con Joan Laporta, con quien se ha visto repetidamente. A ambos se les se atribuye más de un movimiento dentro del vestuario que no ha pasado del todo por el consenso ni el conocimiento de los capitanes.

Que, al final, fuera Gerard Piqué quien hizo unos juegos malabares con su contrato para que Memphis Depay pudiera debutar el domingo pasado confirma que va por libre, y refuerza esa sensación de que Piqué trata de aprender del ‘mejor’ para ser en el futuro un presidente que, como Joan Gamper, lo haya sido todo también sobre el terreno de juego. Junto a Laporta, como se puede empezar a vislumbrar, ya destaca como un alumno aventajado.

Sin que se sepa, de momento -todo se acabará sabiendo-, si intervino en la trágica orquestación del gran engaño del presidente a Leo Messi, lo que sí es seguro es que el futuro de Samuel Umtiti, el defensa francés, depende de la negociación directa entre Piqué y el propio Laporta.

A efectos prácticos, una de las sociedades de Piqué, participada por su entorno empresarial de Kosmos, es la responsable de la representación del jugador francés vía Arturo Canales, que ya es más que un agente de Gerard. Dicho de otro modo, Piqué está en disposición y tiene argumentos, como parece ser, para negociar e influir en la decisión final y próxima sobre el futuro de Umtiti. Por este motivo, que poco tiene que ver con lo deportivo y sí con la trastienda de lo que tienen entre manos Piqué y Laporta, nada malo le puede ocurrir mientras siga siendo un protegido de este nuevo lobby.

El peligro radica en que el entrenador pueda acabar sintiéndose la víctima de una especie de conspiración no tanto contra Ronald Koeman como a favor de determinados intereses del jugador y de sus intereses comunes con el presidente. ¿Exagerado? Un columnista de reputación y credibilidad como Xavier Salvador, de Crónica Global, daba pistas o, mejor dicho, retrataba a Gerard Piqué esta semana en un artículo en el que valoraba el gesto de aparentar rebajarse el sueldo este año y sus actuaciones en un pasado no tan lejano.

“Nada que reprochar a un jugador -ha escrito- que se procura una carrera para el día que correr detrás del balón sea difícil, pero sí la forma cómo eso se lleva a cabo, jugando con el sentimentalismo blaugrana, capaz de transigir con todo tipo de personajes de raleas y calañas diversas. Sin ir más lejos, se cuenta la sorpresa de la anterior junta directiva cuando en mayo de 2020 el defensa llamó al expresidente del club al enterarse de que el Barça buscaba socios dispuestos a quedarse con el 49% del proyecto Barça Corporate (academias de fútbol, innovación y digitalización, tiendas por todo el planeta…). Piqué no quería otra cosa que ser la empresa elegida para asumir esa participación en el proyecto a través de Kosmos, su compañía.

Y sigue: «Cuando Barto (Josep Maria Bartomeu) le dijo que eso infringía el código ético del club, que ni directivos, ni jugadores, ni personas vinculadas a la entidad podían hacer negocios con la misma, el filántropo Gerard Piqué insistía e insistía buscando un trato de favor. La negativa de la anterior junta directiva fue taxativa y el cabreo del futbolista, mayúsculo. Al final, en las rondas de exposición de la iniciativa logró colar a su representante Arturo Canales -que también trabaja para Xavi Hernández- y Goldman Sachs le explicó de qué iba la cosa. Barto y los suyos dejaron cuatro ofertas preparadas que Laporta no ha puesto en marcha y entre las cuales no figuraba Kosmos. Imaginen si al final en vez de los grandes grupos y fondos interesados por el proyecto el asunto acabara en manos del generoso deportista…”.

Inequívoca y significativa revelación periodística sobre cómo se las gasta Piqué ahora que el vestuario se le queda pequeño y sus días de futbolista se acaban. No es de extrañar, pues, que en el estreno de su propio canal de televisión Gerard Piqué volviera a cargar contra Bartomeu con la misma cantinela: «Con Bartomeu nos sentíamos engañados», dijo. ¿Piensa lo mismo Leo Messi sobre la palabra y la seriedad de Joan Laporta? ¿Hablaba el Piqué socio del Barça, o el Piqué al que se le había escapado un posible negocio a costa el club?

Claro que con Josep Maria Bartomeu, en aplicación del código ético, no había espacio para el amiguismo y el arreglo. Gerard Piqué, como socio y barcelonista, debería haber aplaudido y aprendido la lección. Por el contrario, parece que con Laporta sí se entenderá ràpido. A él no le cuesta cambiar el código ético si esto supone un problema para que sus familiares puedan vivir del club. Kosmos ya tiene las puertas abiertas del Barça y Piqué, barra libre.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas