Las Fiestas de Gracia comienzan con polémica

Ada Colau es recibida con una gran pitada, mientras la oposición la acusa de anteponer su ideología por el papel de Cuixart

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart
El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha dado el pistoletazo de salida a las Fiestas de Gracia (Barcelona) haciéndose cargo del tradicional pregón. El discurso, que ha tenido lugar en la plaza de la Vila de Gràcia, ha comenzado con un recordatorio para los sanitarios y su esfuerzo en esta pandemia, que ha ido seguido de unas palabras dedicadas a los independentistas «exiliados»: «No habrá una fiesta mayor hasta que no vuelvan los exiliados. Os queremos en casa«, ha aseverado, entre aplausos.

Cuixart ha dado las gracias a los habitantes del barrio de Gracia «por estos tres años y ocho meses de apoyo», remarcando a continuación que «en el inicio, cuando todo parecía oscuro, Gracia, una vez más, resistía». Precisamente, el presidente de Òmnium ha halagado el espíritu de lucha de la juventud del barrio, afirmando que los distintos colectivos sociales que habitan (como el Sindicato de Vivienda, el Casal Popular Tres Lliris y la plataforma Salvem l’Alzina , entre otros) son «un ejemplo».

El activista ha pedido «más dinero para la cultura«, reivindicándola como «la herramienta más efectiva para combatir el fascismo, la intolerancia y el fanatismo», y ha instado a los ciudadanos a «pensar cuáles son los motivos que nos emplazan a la lucha, a volverlo a hacer, a hacerlo juntos «. «Motivos no nos faltan», ha asegurado.

Pitadas a Colau
Una vez finalizado el discurso de Cuixart -con gritos de independencia-, ha llegado el turno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. La líder del Gobierno municipal, sin embargo, ha sido recibida con una gran pitada, hasta el punto de que el presidente de Òmnium ha tenido que intervenir: «España no nos quiere escuchar porque tiene miedo de la palabra. Todos nosotros formamos parte de un mismo pueblo, no nos dejemos dividir «, ha insistido.

Colau, como respuesta a la pitada y a las interrupciones, ha comenzado su discurso entonando un «viva la libertad de expresión», para luego «agradecer» a Cuixart que, «a pesar de la dureza y la injusticia de lo que ha sufrido» , esté «dando el ejemplo que ha dado, defendiendo siempre el diálogo, la empatía, la conversación, el entendimiento y la democracia».

«Politización» del pregón
La elección de Cuixart como pregonero de las fiestas, sin embargo, no ha gustado ni al PP, ni a Cs ni a Barcelona por el Cambio, los cuales ya habían anunciado que no enviarian ningún representante de sus respectivos Grupos Municipales. En un comunicado, el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Óscar Ramírez, ha criticado que la alcaldesa «anteponga, una vez más, su sectarismo ideológico a las tradiciones de barrio«, y el presidente del PP de Gracia, Miguel Raposo, ha añadido que «se hace un uso partidista de la cultura».

La portavoz del Grupo Municipal de Barcelona por el Cambio, Eva Parera, ha cargado contra la elección de Cuixart en un artículo en el diario Metrópoli Abierta, donde asegura que el pregonero no puede ser «una persona que defiende el incumplimiento de las leyes y que clama por la destrucción de nuestro Estado de derecho». Parera también ha criticado que el PSC no se haya opuesto y lo ha considerado «cómplice», junto con los Comunes, por «aliarse una vez más con los independentistas«.

Por parte de los socialistas, no ha asistido al pregón el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, sino que el PSC ha estado representado por el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, y el consejero del distrito Alberto Lacasta. Este último, precisamente, atribuyó la elección de Cuixart como pregonero a una «decisión unilateral» del concejal del distrito, Eloi Badia, y la cuestionó argumentando que, a su juicio, «politiza» el acto.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides