Ibáñez desata contradicciones en su testimonio sobre el Barçagate

Según él, las cuentas falsas no fueron contratadas por el club sino por su cuenta

Carlos Ibáñez, socio fundador de I3 Ventures

La declaración ante la jueza de Carlos Ibáñez, propietario de la agencia que contrató el FC Barcelona para la monitorización de los contenidos de las redes sociales a nivel global y para reforzar la imagen reputacional del club, puede acabar siendo clave en el desenlace del llamado Barçagate a favor de los demandados, el presidente Josep Maria Bartomeu y tres ejecutivos del club. Otra cosa muy distinta es que el enorme poder mediático de los demandantes haya promovido mucho antes del desenlace de la causa un juicio popular y periodístico condenatorio contra el ex-presidente.

El caso, sin embargo, es que la versión mayoritaria de la prensa, obtenida por las filtraciones de los abogados demandantes, no concuerda con el real testimonio de Carlos Ibáñez, que reconoció obviamente haber sido contratado por el FC Barcelona para analizar, positivar y dinamizar las redes sociales en beneficio de la imagen y de la marca FC Barcelona, pero en ningún caso haber incluido en ese encargo la creación de perfiles falsos que, de acuerdo a los cargos presentados, tenían como finalidad atacar y erosionar la imagen de personas del entorno del club poco afines a la directiva y a jugadores del primer equipo.

Precisamente, Ibáñez explicó ante la jueza que la creación de esos perfiles había sido una iniciativa suya, al margen del contrato, no cobrada tampoco, para calibrar e identificar, según su versión, las cuentas ‘bots’ que de un modo recurrente, sistemático y agresivo atacaban a Josep Maria Bartomeu y a su junta. En ningún caso, aclaró, formaban parte del acuerdo con el club.

Al parecer, como se ha explicado a los periodistas es que Carlos Ibáñez, por derivación del acuerdo con el Barca, había asumido como un encargo del club la puesta en marcha de esos perfiles, un de ellos contrario a Jaume Roures, circunstancia que parece haber provocado buena parte de esa empatía mediática con los afectados y de ese permanente ataque a Bartomeu.

En su declaración, además de haber aportado la justificación de los trabajos de monitorización y reputación digital, Ibáñez también precisó que sólo se vio personalmente con Josep Maria Bartomeu en una ocasión, con motivo de la presentación de su proyecto y oferta. A partir de ese momento sus contactos siempre fueron Jaume Masferrer, ejecutivo, ideólogo e impulsor de estas acciones para el seguimiento de los contenidos de las redes, y Òscar Grau como responsable de las cuestiones administrativas, entre ellas el haber divido la facturación interna por áreas, algo que Ibáñez calificó de “muy común” entre sus clientes, como hace regularmente, dijo, con el Banco de Santander.

La contradicción es evidente según la versión que se pueda leer, pero que en breve podrá ser analizada cuando sea posible acceder a los audios de más de dos horas de registro de la declaración. La diferencia entre certificar que el contrato con el club incluía los ‘bots’ contra algunas personas o no, como aseguró el empresario, es la clave del fondo del juicio. 

Ibáñez puso un ejemplo de ese juego de los ‘bots’, cuentas automatizadas y repetitivas que generan respuestas críticas a otras cuentas personales o institucionales, que dijo haber creado por su cuenta y riesgo. Si estas cuentas contra Bartomeu, explicó, atacaban a Valverde, las suyas replicaban que Guardiola no había ganado con el City, argumentando que en ningún caso esa reflexión puede considerarse un agravio personal contra nadie.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Noticias más leídas